Argentina. Los inicios del nudismo

No cabe duda de que el nudismo ha dejado de ser una curiosidad.

Sin embargo, no deja de asombrar que, en Castelar, en 1934, ya lo practicaran. Francisco Verding, Agustín Puyo y Roberto Ferrer, quienes lo hacían en forma individual y que tuvieron la idea de formar una comunidad nudista en la zona.

La tarea no les resultó nada fácil, primero eran sólo veinte, pero cuando llegaron a cien decidieron que debían tener un espacio para poder desarrollar la actividad.

Una vez que consiguieron financiar el proyecto, los dueños de los campos cercanos no querían que en sus propiedades se practicase el nudismo. Al querer crear la asociación nudista se sintieron perseguidos y mal interpretados, hasta que pudieron contactarse con un nudista que les ofreció su campo y su propiedad para poder hacerlo.

De esta forma nació el grupo PANDA, siglas que significaban (Primera Asociación Naturo Desnudista Argentina), en 1934. El grupo se reunía a orillas del río Reconquista, a 4 km del Puente Márquez. La noticia no tardó en llegar entre quienes veían con ojos raros la propuesta.

Aparecían curiosos por todos lados, autos, motos o bicicletas llegaban hasta el lugar para ver qué sucedía en esa extraña colonia. Hasta algunos utilizaban sus aviones para tener una vista diferente.

La idea de aquellos nudistas era la práctica de la naturaleza, hacían gimnasia, danzas rítmicas, juegos, descansos y conversaciones. Se juntaban los domingos, ya que en la semana todos tenían otras actividades. Cuando el día terminaba, todos iban a darse un chapuzón al río.

Aquellos encuentros eran un lugar de paz y armonía donde no se podía fumar ni beber, así como tampoco formar parejas aisladas, quienes no cumplían con el reglamento podían ser expulsados. El reglamento también establecía que estaban prohibidas las conversaciones sobre política, religión o cualquier tendencia social.

La Nación publicaba lo siguiente el 18 de diciembre de 1934: “Sostendrán los adamitas o nudistas de Castelar que nadie puede privarles de la libertad de poner práctica lo que piensan. Es cierto. Más tampoco se puede privar a los que pasean por aquellos parajes del derecho de hacerlo sin herir sus escrúpulos. En este sentido es irreprochable la interpretación policial. No tenemos por qué molestar a los adamitas a condición de que no molesten. Es lo que olvidaron en Castelar. En adelante ejercerán sus principios en sitios que no sean públicos”.

Seguramente, la presión de la época fue muy grande y por ello tuvieron que dejar de reunirse. Lo que no podemos negar es que, sin duda, fueron adelantados en la zona oeste del Gran Buenos Aires.

Fuente: Revista Nudelot – Diciembre 2019.

Información relacionada:

Nudismo en Argentina: orígenes, playas y anécdotas del culto a la liberación.
Nudelot – La Revista Naturista de Argentina y América Latina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .