El nudismo purificador

El profesor Capo solía decir: “Hagamos un pequeño esfuerzo y seamos puros”. Y cuando se refería a la pureza no sólo aludía a la salud del cuerpo sino también del espíritu y la mente. Capo entró de lleno en el nudismo a mediados de los años veinte, cuando se instaló en Barcelona, y se convirtió en uno de sus principales promotores a través de la revista Pentalfa. Naturismo y Nudismo se complementaban.

“El desnudismo es una vuelta consciente a la naturaleza y nunca una práctica de exhibicionismo y de estímulo del erotismo”, aseguraba Capo. Pero este ideal un tanto ingenuo era difícil de transmitir y complicado de entender en una sociedad que veía el desnudo como un pecado, y el cuerpo de la mujer como una tentación inmoral.

Nicolás Capo (derecha), con su mujer, Ramona, que lleva en brazos a su hijo Apolo, en la colonia nudista de Gavà, en 1932.

Para Capo el nudismo -o “desnudismo científico y filosófico”, como lo llamaba- era sinónimo de salud y librecultura, e implicaba una liberación de la mente y del sexo en el sentido de deshacerse de la necesidad de practicar sexo y, así, purificarse y fortificar la mente. El profesor veía el sexo con la única finalidad de procrear; las mujeres no tenían, en su opinión, connotaciones sexuales. Pese a la naturalidad con que difundía los beneficios del nudismo, era muy discreto y, a la vez, muy estricto con quién y dónde practicarlo. Por este motivo, tanto la familia Capo como sus pacientes tomaban sus baños de sol desnudos y al resguardo de curiosos en la terraza de su vivienda de la calle Alcoy de Barcelona o bien en los campos nudistas que fundó a imagen de los que proliferaban en Francia y Alemania. Uno de esos campos nudistas fue fundado en 1929, estaba situado en Gavà (Barcelona), el Paternón o masía Can Torelló, y era el punto de encuentro de naturodesnudistas y “amigos del sol”: matrimonios y familias con hijos. Nunca accedían personas solas con el fin de evitar voyeurs, a quienes el profesor decía que se equivocaban, que aquello era salud y no había que hacer caso a las “malas pasiones”.

Resguardados por una tapia de más de dos metros de alto practicaban gimnasia sueca o educación fisicobiológica y deportes de equipo, también baños de sol, comían paellas vegetarianas, y compartían canciones, poesías y simbólicos bailes purificadores alrededor del fuego. En este entorno estaban seguros de que los niños serían vegetarianos convencidos, como Gandhi y Tolstoi, que vivirían sin probar la carne de “inocentes animales”, y no se extrañarían de sus cuerpos porque lo considerarían natural, no lo verían como exhibicionismo.

A pesar de la discrección y el respeto con que practicaban el nudismo siempre sufrieron persecuciones. Uno de estos ataques tuvo lugar, como denuncia el propio Capo en una “Carta abierta al señor Presidente de la Generalidad y al señor Gobernador General” publicada en el número 228 de Pentalfa, un día de verano de 1932. Un grupo de miembros de la Sociedad Naturodesnudista de Barcelona estaba practicando gimnasia y tomando el sol desnudos tras los muros del Partenón de Gavà cuando una docena de jóvenes falangistas asaltaron la masía, robaron a los allí presentes y quemaron sus ropas.

Fuente: Libro Recetario del profesor Capo (fragmento). Varios autores. Larousse Editorial 2016. ISBN 978-84-16641-05-5

Información relacionada:

El recetario del profesor Capo. El impulsor de la cocina vegetariana.
Catalanes en pelotas.

Desnudez negra: cultura, resistencia y renacimiento

Cuando escuchas la palabra nudista, ¿en qué piensas? ¿Te imaginas a los hippies blancos tomando el sol desnudos en una playa apartada, muy, muy lejana? ¿Te imaginas esos cuerpos siendo negros? ¿Sabías que existe un movimiento nudista negro?

La desnudez, por supuesto, es algo natural para todos los humanos, independientemente de su raza. Pero la desnudez tiene una historia importante que se le atribuye cuando se trata de africanos. Antes de analizar el movimiento nudista negro actual, echemos un vistazo a la historia de la desnudez en la cultura africana.

Desnudez en varias culturas africanas

Antes de los días transatlánticos de la esclavitud, la desnudez era ampliamente aceptada y celebrada en la cultura africana. Las tribus africanas como la tribu igbo en Nigeria, la tribu Karamajong en Uganda y la tribu zulú en Sudáfrica generalmente realizaban sus actividades diarias desnudas. Estas tribus no veían la desnudez como algo de lo que avergonzarse o reprimirse. Formaba parte de su cultura.

La desnudez generalizada en la antigua África podría atribuirse al clima cálido y húmedo de los trópicos. La mayoría de los africanos antiguos realizaban trabajos que implicaban trabajo manual. Por lo tanto, la desnudez les brindó la oportunidad de refrescarse mientras participaban en sus actividades.

Además, en el antiguo Egipto, su joven faraón egipcio Akhen-Aton hizo una declaración abierta a favor de la práctica de la desnudez como una forma de lograr el avance espiritual y físico. Las historias apoyan la afirmación de que él y la reina Nefertiti a menudo estaban desnudos en el palacio.

Sin embargo, una vez que el comercio de esclavos y la religión cruzaron el mar Atlántico y encontraron su camino en África, las cosas cambiaron. La desnudez llegó a ser vista como algo pecaminoso y vergonzoso.

Los exploradores europeos tenían la opinión de que la falta de ropa que descubrieron en África era primitiva. Además, los colonizadores hicieron una distinción hipócrita entre la desnudez en el arte europeo y la desnudez de los africanos. Describieron erróneamente la desnudez africana como incivilizada y racialmente inferior.

Los descendientes de africanos que se encontraron en Europa y América como esclavos fueron obligados a cubrirse y se les enseñó a ver su desnudez como bárbara e incivilizada. Posteriormente, esto condujo a la disminución constante de la desnudez entre los negros de todo el mundo.

La desnudez como forma de resistencia

A pesar de la reacción violenta, la desnudez negra recibida por parte de los occidentales, la desnudez ha sido utilizada como una forma de resistencia por parte de los negros en todo el mundo.

La desnudez envía un mensaje poderoso. La desnudez dice: “Mírame como soy, acéptame como soy”.

Por lo tanto, no sorprende que los negros de todo el mundo hayan utilizado la desnudez como una forma de protesta. En la sociedad africana, una mujer desnudándose en un lugar público es un asunto grave. Tiene la intención de traer vergüenza y una maldición sobre la persona que le ha traído todo este sufrimiento.

Curiosamente, las mujeres negras han sido pioneras en la desnudez negra como forma de protesta. Aquí hay algunos ejemplos históricos de protestas desnudas de mujeres negras.

Disturbios femeninos de Aba de 1929

El motín de mujeres de Aba, que ocurrió en 1929, duró dos meses. Un grupo de mujeres del mercado de la tribu igbo en el sureste de Nigeria organizó la protesta. Estas mujeres organizaron resistencia contra los poderes excesivos del gobierno británico y los jefes de orden indígenas durante la colonización.

Las políticas fiscales de explotación que afectaron a estas mujeres desencadenaron la resistencia. En la tradición Igbo, se suponía que las mujeres no pagaban impuestos.

No obstante, el gobierno británico no respetó la tradición del pueblo Igbo. Las mujeres igbo suplicaron al gobierno colonial que respetara su condición de exenta de impuestos, pero la solicitud fue ignorada.

La rebelión comenzó en un pueblo llamado Oloko. Comenzó cuando un representante de un suboficial fue a cobrar impuestos a una viuda. La viuda se negó a obedecer, lo que provocó una discusión que terminó con un suboficial agrediéndola. Luego pasó a reunir a otras mujeres en la plaza del pueblo. Su historia llevó a mujeres de otras aldeas a unirse a su aldea en la protesta que duró dos meses.

Aproximadamente 10,000 mujeres fueron parte de la protesta de Mujeres Aba. Ellas protestaron desnudas y semidesnudas para desafiar a las autoridades coloniales británicas. Fue la forma más alta de resistencia que el gobierno colonial británico presenció en Nigeria.

Mujeres por Liberia Acción masiva por la paz

Leymah Gbamee, una de las líderes que ayudó a iniciar el movimiento, recibió el Premio Nobel de la Paz en 2011. En 2003, movilizó a muchas mujeres para llamar a los delegados presentes en las negociaciones de Accra.

El grupo de mujeres exigió que las representantes firmaran lo antes posible el acuerdo de paz alcanzado en las negociaciones de Accra. Amenazaron con desnudarse si no se tomaban en serio sus demandas.

Pudieron obligar a los delegados a llegar a un acuerdo en las negociaciones de paz. Los delegados se asustaron ante la idea de ver a la líder desnudarse.

La idea de usar la desnudez para traer vergüenza y una maldición sobre las personas que te oprimen funcionó a favor de las mujeres como herramienta de resistencia.

Protesta en topless de San Francisco

Más recientemente, en 2015, un grupo de mujeres negras protagonizó una protesta en topless en San Francisco. La protesta en topless tenía como objetivo llamar la atención sobre el asesinato de mujeres y niños negros por parte de la policía.

Se encontraron manifestantes con carteles con el hashtag #SayHerName. Los manifestantes también tenían nombres y fotografías de mujeres negras muertas que fueron víctimas de la brutalidad policial.

Uno de los manifestantes, Chinyere Tutashinda, dijo: “También entendemos que vivimos en un país que mercantiliza a las mujeres negras y los cuerpos negros”. La protesta envió un mensaje de que los cuerpos negros no eran una mercancía sino que debían ser respetados.

Censura y desnudez negra

En los tiempos modernos, la censura de la mayoría de los medios sociales ha hecho que la desnudez negra sea más difícil de expresar. La desnudez negra es a menudo simbólica y cultural.

Sin embargo, debido a que la mayoría de las personas ven la desnudez sexualmente, es difícil para la mayoría de las personas retratar su desnudez en los medios de comunicación social. Un ejemplo de tal escenario es el caso del popular presentador de televisión sudafricano, Ntando Duma.

En la cultura zulú, una mujer honra a su Umemolo con su familia a la edad de veintiún años. Umemulo es una forma de que una mujer virgen demuestre que está disponible para el matrimonio.

Los participantes de la ceremonia visten un atuendo tradicional, lo que implica que van casi completamente en topless.

Ntando Nduma celebró su Umemulo en 2016 en su ciudad natal en Orange Farm. La estrella de televisión compartió imágenes de la ceremonia con sus más de un millón de seguidores en Instagram.

Desafortunadamente, debido a las reglas de Instagram sobre desnudez, las imágenes fueron censuradas. En uno de sus subtítulos, la estrella de televisión escribió: “Esto no es desnudez, es cultura”.

Desnudez negra en el siglo XXI

No es de extrañar que la desnudez no haya sido prohibida por completo en algunas partes de África. Todavía hay ocasiones especiales en las que se muestra y se celebra la desnudez.

Una de esas ocasiones son los torneos de lucha con palos en Etiopía. Otro ejemplo de tal ocasión es el Umkhosi Womhlanga de los zulúes y swazi, en el que las jóvenes que han alcanzado la mayoría de edad bailan con el torso desnudo.

En el oeste, organizaciones como The Black Naturalist Association, están tratando de promover el estilo de vida nudista y todos los beneficios que conlleva.

Las redes sociales han promovido el impulso para desestigmatizar la desnudez negra. Varias estrellas como Lizzo han publicado desnudos de sí mismas para promover la positividad corporal.

Parece que la desnudez negra como forma de resistencia y celebración llegó para quedarse.

Fuente: Black Excellence (texto original en inglés).

Desnud Arte: Rolando Cubero

La carrera de Cubero como pintor comenzó en 1975 con una obra de tendencia surrealista. Desde entonces, sus pinturas comenzaron a exhibirse tanto en Costa Rica como en exposiciones internacionales en América Central. Para los años 80, su trabajo está bajo la influencia del realismo mágico latinoamericano y se muestra en galerías y eventos en Venezuela, Colombia, Panamá, Honduras, El Salvador, Guatemala y México.

Ya en los años 90 sus pinturas asumen un mayor compromiso con el realismo. Sin abandonar toda la atmósfera y elementos mágicos de su período anterior. A finales de la década sus obras han sido expuestas en Uruguay, Chile, Bolivia, Estados Unidos, España e Italia.

Desde el año 2000 continuó mostrando sus pinturas en galerías y museos tanto en su país de origen como en Latinoamérica, Estados Unidos y Europa.

Valiéndose del desnudo, masculino y femenino, el pintor costarricense, Rolando Cubero, brinda una imagen a lo que no tiene imagen, para que sea comprendido, por medio de alegorías que pretenden representar lo efímero de la naturaleza humana: vigor físico, sexualidad, erotismo, deseo, poder, emoción, y belleza.

Algunos ven esto como hermetismo, cuando en realidad el artista apunta hacia una espiritualidad del cuerpo que, gradualmente, especialmente a partir del 2000, construye con una introspección cósmica y surreal, según se explica en la crítica de arte de hoy en formato audiovisual de ARS KRITERION.

El crítico de arte, Juan Carlos Flores Zúñiga examina la trayectoria y proceso creativo de Rolando Cubero así como su propuesta conceptual dentro del arte realista y figurativo para este nuevo episodio del VLOG Ars Kriterion No 21-18, producido para el Círculo de Críticos de las Artes de Costa Rica.

Este episodio fue grabado durante la visita realizada por Flores Zúñiga al Taller del artista ubicado en Barva de Heredia, en setiembre del 2018.

Nota: Haciendo clic sobre cualquiera de las imágenes puedes visualizarlas en sus tamaños originales, en modo “pase de diapositivas”.