¡Feliz 90 cumpleaños, Sunfolk!

Celebrando 90 años de naturismo en British Naturism Sunfolk

La mayoría de los miembros de British Naturism estarán familiarizados con la historia reciente del naturismo británico: el lugar Sunfolk cerca de St Albans, Hertfordshire, y la adquisición por parte del naturismo británico del sitio a principios de 2020, pero ¿sabías que este es solo el último capítulo de Sunfolk? ¿historia?

El sitio Sunfolk ha estado en uso continuo como un lugar naturista durante los últimos 90 años, lo que lo convierte en uno de los espacios más antiguos disponibles para naturistas en cualquier parte del país. Mientras esperamos que el lugar vuelva a abrir la próxima primavera, y más allá de los emocionantes planes de desarrollo sobre los que puede leer más en otra parte de este número, también debemos reflexionar sobre el trabajo pionero de los miembros de la Sun-Folk Society, a quienes debemos gracias por establecer y mantener el sitio para que todos lo disfruten hoy, y por permitir generosamente a BN adquirir el sitio.

Como parte de nuestra solicitud de planificación para el desarrollo de Sunfolk, trabajamos con ex miembros de la sociedad para preparar una breve historia del lugar. ¡El 90 aniversario del establecimiento de Sunfolk el 1 de diciembre de 1931 parecía el momento perfecto para compartir esto más ampliamente!

La Sun-Folk Society fue establecida por un grupo de naturistas asociados con la New Gymnosophy Society, fundada a fines de la década de 1920 para brindar oportunidades para la recreación al aire libre y la actividad social naturista, inspirada en el modelo de clubes naturistas alemanes representados colectivamente por el «Reichbund fur Freikorperkultur» (RFK). Estos clubes se habían construido sobre un modelo de membresía abierta y accesible, con la propiedad y el funcionamiento del club, sus terrenos e instalaciones compartidos entre los miembros.

En ese momento, los primeros clubes naturistas en el Reino Unido ya existían pero operaban de manera comercial (como Spielplatz) o como clubes privados con membresía solo disponible mediante invitación, el modelo utilizado por el club Five Acres en ese momento.

The Sun-Folk Society en sus inicios

La fuerza impulsora detrás de la fundación de The Sun-Folk Society fue Rod Martin, quien había desarrollado relaciones cercanas con naturistas alemanes en la década de 1920. Junto con otros ocho naturistas, Rod estableció la sociedad en abril de 1931, originalmente alquilando tierras en el sitio de Spielplatz antes comprando los cinco acres que componen el actual Naturismo Británico: Sitio Sunfolk el 1 de diciembre de 1931.

Desde sus inicios, The Sun-Folk Society operó como un club de miembros, controlado por un comité debidamente constituido, y brindando oportunidades de recreación naturista al aire libre y actividad social a cualquier naturista que quisiera unirse y contribuir al club. Por lo tanto, aunque la tierra fue comprada de forma privada por dos de los miembros fundadores (Rod Martin y Eustace Mills), se transfirió a un fideicomiso en mayo de 1936, lo que garantiza que la tierra solo se pueda usar para la recreación naturista y no se disponga para ningún otro. propósito.

El período anterior a la guerra vio un trabajo considerable completado por los miembros de The Sun-Folk Society para despejar áreas del sitio boscoso, construir una casa club y excavar una piscina. La casa club original permanece en uso.

El sitio también proporcionó una base a lo largo de este período para los esfuerzos por aumentar el perfil público y la aceptación del naturismo en el Reino Unido y más allá. La Sun-Folk Society anunció nuevos miembros en el Times, el Spectator, el New Statesman y el London Evening Standard, y publicó su propia revista naturista, Gymnos, para la venta abierta en 1932. El sitio también habría albergado la primera edición internacional Conferencia naturista en 1934, pero esta fue cancelada tras el cierre forzoso de los clubes naturistas y RFK alemanes por parte del gobierno nacionalsocialista.

La Sun-Folk Society se fue fortaleciendo en el período de la posguerra con un aumento significativo en la membresía individual y familiar que a su vez permitió la inversión y la mejora del sitio. Durante el período de cincuenta años comprendido entre las décadas de 1940 y 1990, The Sun-Folk Society contó con una membresía numerosa y activa de varios cientos de personas, a menudo incluidas dos o tres generaciones de la misma familia. La recreación comunitaria y la actividad social permanecieron en el centro del sitio, y la sociedad eligió deliberadamente no permitir el desarrollo de edificios para uso individual para proteger este espíritu. La inversión en instalaciones deportivas se completó a lo largo de este período con la creación de pistas de miniten y voleibol, y la creación de pistas de petanca para complementar la piscina creada en los años 30.

The Sun-Folk Society AGM, 1948

Los edificios en el sitio también se ampliaron durante este período para proporcionar instalaciones para la actividad social y para apoyar la recreación al aire libre. Estos incluyeron la expansión de la casa club existente para incluir una cocina moderna en la década de 1970, el desarrollo de un bloque de baños moderno en la década de 1980 y la instalación de una sauna y un salón para tomar el sol en la década de 1990. Se ampliaron los céspedes para tomar el sol y las plantas ornamentales para proporcionar variedad e interés, y la creación de un «paseo al sol» alrededor del perímetro del sitio, encerrado por coníferas para proteger a los miembros de los sitios vecinos no naturistas.

El sitio fue un foco de actividad naturista en el área durante gran parte de este período, albergando eventos deportivos regionales para clubes naturistas, reuniones de otras organizaciones naturistas y eventos sociales como bailes campestres y una exhibición anual de fuegos artificiales.

La Sun-Folk Society continuó su trabajo para atraer nuevos miembros al siglo XXI con su primer sitio web, lanzado en 2000. Un legado de un miembro también permitió el desarrollo de una nueva piscina, completada en 2016. Una serie de Los desafíos de mediados de la década de 1990 llevaron a una disminución de la membresía en los 25 años hasta 2020. Para garantizar que el sitio permaneciera accesible para el naturismo, el consejo de administración de la sociedad inició conversaciones con BN , lo que llevó a la adquisición del sitio. principios del año pasado.

Las condiciones de la adquisición por parte del naturismo británico especifican que el sitio debe seguir utilizándose para promover el naturismo, continuando los 90 años de historia del naturismo en el sitio y honrando el papel clave del sitio en el desarrollo del naturismo en el Reino Unido. Pero lo más importante en palabras de Allan Kidney, el último presidente de The Sun-Folk Society, «la adquisición permite el regreso de las generaciones desaparecidas de naturistas a este sitio de importancia histórica».

Fuente: British Naturism Jon Williams, vicepresidente de BN (Texto original en inglés).

El auge y el declive del nudismo en Estados Unidos

El movimiento nudista se estableció en Norteamérica a principios de la década de 1930 por parte de inmigrantes alemanes que creían que el nudismo era saludable, una forma de estar en comunión directa con la naturaleza. El movimiento floreció y decayó, tratando siempre de distanciarse de la pornografía. Brian Hoffman cuenta la historia en Naked: A Cultural History of American Nudism.

El nudismo es un tema extraño para un libro de historia. Sus amigos y colegas asumieron que usted era un nudista que buscaba justificar una causa.

No crecí en un grupo nudista, pero mis padres formaban parte de la contracultura. La desnudez en el patio trasero o en la vida cotidiana era habitual. Vivía en Los Ángeles en los años 80, y en mi barrio había guionistas y escenógrafos. Era una educación divertida. A medida que fui creciendo me di cuenta de que no es así como vive la mayoría de la gente y volví a preguntarme por qué la gente tiene ideas tan dispares sobre la desnudez. Se considera un acto inmoral o algo completamente normal.

La cultura occidental se centra en las conexiones eróticas. Para mí, el nudismo se convirtió en un prisma para entender cómo pensaban los estadounidenses sobre el cuerpo desnudo y cómo cambiaron esos pensamientos y supuestos culturales.

Fueron los inmigrantes alemanes quienes introdujeron por primera vez el nudismo en América, pero fueron rechazados por muchas comunidades. Al fin y al cabo, eran los primeros años de la década de 1930, y había mucha censura de lo que se consideraba películas y libros pornográficos en Canadá y Estados Unidos.

En Alemania era muy popular desde principios de siglo. Fue una reacción a la urbanización, a la rápida industrialización. La idea era volver a la naturaleza, estar sano, hacer ejercicio, tener jardines y ser vegetariano. Cuando llegaron a Estados Unidos en los años 30, la mayoría de los inmigrantes alemanes fueron a Nueva York o Chicago, y cuando quisieron practicar el nudismo se encontraron con problemas. Ir desnudo en un gimnasio de Berlín es muy diferente a ir desnudo en un gimnasio de Nueva York. Ir desnudo en Norteamérica en aquella época tenía que ver con el erotismo, el burlesque, la casa de baños gay, el striptease. No se trataba de la salud, la forma física o la recreación.

La manera de sortear esta situación era salir de la ciudad. Los campamentos nudistas comenzaron a surgir en el campo. En Estados Unidos y Canadá los campamentos nudistas están siempre en medio de la nada.

En Estados Unidos, las zonas rurales tienen una larga tradición de aceptación de la desnudez, del chapuzón desnudo, de volver a la naturaleza. Pero todavía te metías en problemas, todavía te hacían redadas si te pasabas de la raya, pero, sobre todo en los años 50, consiguieron crear comunidades que no imponían a los vecinos, que estaban relacionadas con la salud, la forma física, la familia y el ocio.

La American Civil Liberties Union se encargó de defender a los que querían establecer campamentos nudistas, pero había graves problemas que, en mi opinión, habrían hecho parpadear a la ACLU: a los estadounidenses de raza negra no se les permitía unirse a los campamentos nudistas; tampoco a los gays, a los hombres solteros o, en los primeros tiempos, a los católicos. Se hacía hincapié en las parejas blancas protestantes casadas y sus hijos.

El jefe de la ACLU en la posguerra era un hombre llamado Roger Baldwin y él mismo era un nudista ocasional. A menudo iba desnudo cerca de su casa de campo en Martha’s Vineyard. Esa fue una de las razones por las que la ACLU estaba dispuesta a ayudar al movimiento nudista.

No había un acuerdo total, por supuesto, porque el movimiento nudista estaba muy alejado de los valores estadounidenses, especialmente en la década de 1950. La ACLU adoptó un enfoque moderado y se centró en el hecho de que se trataba de la familia y la respetabilidad.

El problema es que no se puede saber quién es un nudista de verdad y quién lo hace con otros fines. Esto es lo que los jueces luchaban cuando los casos llegaban a los tribunales. Nadie sabía quiénes eran las personas que miraban revistas nudistas como Sunshine & Health o veían películas nudistas. Podían ser personas interesadas en la pornografía o en el sexo intergeneracional.

La ACLU era consciente de ello. Sin embargo, ganaron un caso legal a principios de los años 50 para permitir que Sunshine & Health se enviara por correo a los suscriptores. La oficina de correos la había confiscado y en 1955 comenzaron a acelerar la confiscación del correo. Lo irónico es que esta revista que definió el movimiento en EE.UU. y que ganó su caso judicial para mostrar desnudos frontales, quebró en 1963. Ya no era especial. Cualquier publicación podía entonces mostrar cuerpos desnudos de frente.

Aún así, Sunshine & Health y otras revistas nudistas fueron vistas como pornografía porque presentaban muchas fotografías de mujeres y hombres desnudos.

Era pornografía, se pretendiera o no. Algunas de las imágenes eran definitivamente pornográficas. Si miras las revistas masculinas de beefcake, hay muchas imágenes similares en Sunshine & Health. La gente lo compraba para ver fotografías de desnudos, especialmente de hombres homosexuales, porque podían evitar ser acusados de leer pornografía si miraban una revista nudista.

La gran mayoría de las portadas de finales de los 40 o 50 son mujeres atractivas y se parecen mucho a la revista Playboy. Era una forma segura de ver la pornografía.

Fuente: Toronto Star (Texto original en inglés).

Cantarriján y el legado de Bruckner

Hoy, investigando un poco sobre la historia del nudismo en general y la de Cantarriján en particular, he podido retrotraerme hasta los mismos albores del nacimiento del nudismo “legalizado” en nuestro país. Espero que ésta historia que os narro hoy, la encontréis tan interesante como a mi me ha resultado el conocerla.

Mucho antes de que el naturismo se autorizara en las primeras playas de nuestro país, mucho antes de que el nudismo se llegará a regular internacionalmente y que dejara de ser perseguido, o incluso penado, por las leyes de la época, la gente ya acudía a Cantarriján para bañarse y tomar el sol desnuda.

La limpieza de sus aguas, el estar lejos de la carretera y, además, tener varios obstáculos naturales que impedían la vista desde el exterior, hacían de ella una playa idónea para ésta práctica.

Los tiempos oscuros que precedieron y que se recrudecieron durante la Guerra Civil Española, vetaron todo recuerdo de libertad. El pensamiento nudista, como otras muchas ideas liberales surgidas de la sociedad de la época, se hizo impensable de practicar o, ni tan siquiera, de mencionar. Cantarriján quedó en silencio. Tanto, como las voces que un día rieron y disfrutaron en sus arenas.

Mucho tuvo de pasar en nuestro país hasta ver el final del Régimen franquista y permitirse la llegada de la Democracia a España.

Branco Bruckner, un ingeniero agrónomo yugoslavo nacionalizado español, y funcionario del Ministerio de Agricultura, fue una de esas mentes, pioneras y poco reconocidas, que surgieron con la llegada de un nuevo periodo de luz y libertad.

Apoyado por la FNI (Federación Naturista Internacional) abanderó el movimiento nudista en Andalucía, creando en marzo de 1978 (pocas semanas después del nacimiento de la FEN) su primera asociación regional oficial, ANA (que así se llamaba por aquel entonces la Asociación Naturista de Andalucía).

Pocas personas han hecho tanto en tan poco tiempo por el nudismo.

Una vez regulada en España la práctica del nudismo mediante una orden ministerial, Bruckner conseguía que se inaugurara en la provincia de Almería el primer camping naturista de la Península (Las Palmeras) y, muy poco tiempo después, comenzarían las obras de lo que hoy es Costa Natura, en Estepona, el primer complejo nudista del país, adelantándose así a la imparable irrupción en España del naturismo.

Cuando el verano de 1982 tocaba a su fin, el Gobierno Civil de Granada remitía al Ayuntamiento de Almuñécar una nota mediante la cual autorizaba oficialmente, a la playa de Cantarriján, la práctica del naturismo. Primero, sólo en un área delimitada y más tarde, en toda su extensión.

El logro fue de Bruckner y de su Asociación Naturista, quien vio en Cantarriján el paraíso que hoy todos sabemos que es y que luchó con todos sus medios, para que no se construyeran en ella las 500 viviendas vacacionales que, en pleno boom turístico surgido tras la Transición Española, se había proyectado construir casi a pie de playa.

En ésta tarde fría y lluviosa de marzo, sentado en un ordenador que acusa ya el paso del tiempo, y a casi 36 años de su logro para nuestra playa, éste cantarrijano quiere dar las gracias a Branco Bruckner por ser un referente indispensable del nudismo en España, por hacernos ver la importancia de estar asociados y unidos por una misma causa común. Que la lucha por conseguir lugares donde el nudismo esté presente, sigue siendo importante.

Que no hay que acomodarse en la pasividad y que lo de “nudista” no sea un mero adjetivo que adorne el nombre de una asociación.

Pero sobre todo, quiero agradecerle el volver a recordarme que Cantarriján no debe perder lo que un día él ayudo a conseguir que fuera: Una de las primeras playas naturistas autorizadas y reconocidas a nivel nacional en un paraje, hoy, protegido por Leyes y ordenanzas estatales.

Fuente: Asociación de Amigos de la Playa Nudista de Cantarriján (AAPNC).

Nota: En julio de 2005 publiqué en la antigua web Lugares Naturistas, y dentro del apartado Documentos sobre Naturismo, los primeros 18 capítulos de lo que iba a ser una «Historia del Naturismo en España» según la visión personal de Branco Bruckner, que desgraciadamente no finalizó, pues en Mayo de 2005 falleció sin terminarla o sin que haya constancia de que ésta se terminara. Para su consulta, descarga o lectura, aquí se encuentra el documento íntegro en formato pdf, recuperado de los archivos de la antigua web.

Información relacionada:

Los primeros baños en pelotas en las playas andaluzas.
Branco Bruckner.