A.A.P.N.C. Una breve, pero intensa historia

La breve pero intensa historia de la Asociación de Amigos de la Playa Nudista de Cantarriján (AAPNC) empieza como siempre deberían empezar todas las grandes historias: En una idílica playa nudista, al atardecer de un verano que ya casi llegaba a su fin.

Y es que los últimos años, no habían sido buenos en lo que a nudismo se refiere en la playa de Cantarriján, situada en el granadino municipio costero de La Herradura.

Los nudistas se habían visto relegados a los extremos de la playa y los bañistas textiles habían ocupado todo el resto. La misma historia de siempre en los mismos lugares nudistas de siempre.

Cantarriján siempre había sido una playa de mezcolanza y un lugar ideal para la iniciación al nudismo. Un pequeño vergel salvaje al que sólo acudían unas pocas personas con bañador. Y donde reinaba el respeto mutuo y la libertad de elegir como estar.

Pero poco a poco, las maravillas naturales que ofrecía el paraje, fueron atrayendo a más y más turismo textil. Y el respeto de estos hacia los nudistas, se fue disipando hasta casi hacerlos sentir incómodos y, por último, hacerles buscar otros lugares. Como Adánes y Evas, con hojas de parra, expulsados del paraíso.

Pero unos pocos decidieron resistir en este Edén, cual galos en tiempos del Imperio Romano, y optaron por pedir ayuda a otras asociaciones nudistas que despuntaban en nuestro país. Ayuda, que nunca llegó.

Y así, desde la frustración y la soledad individual, es como empezó todo. Unos inconformistas con la nueva situación se empeñaron en revertirla. Se unieron y así dejaron de estar sólos, iniciando un proyecto común como colectivo. Un proyecto pronudista, claro está.

Se organizaron primero a través de las redes sociales, creando en Facebook un primigenio grupo reservado (que aún existe como recuerdo de esa primera semilla de lo que luego sería la AAPNC) donde compartían sus vivencias, fotos de la playa, organizaban sus reuniones y planificaban sus estrategias para evitar que más nudistas se dieran a la fuga cantarrijana.

Pero llegó un momento en el que el grupo ya no era suficiente para revertir la situación y pusieron una nueva idea sobre la mesa (en éste caso, sobre la toalla): Ya que otras asociaciones no se hacían cargo de su problema…¿Por qué no lo hacían ellos como asociación?

Y eso, precisamente, fue lo que hicieron.

En 2018, nació la Asociación de Amigos de la playa nudista de Cantarriján (AAPNC), como savia nueva de un tejido asociativo nudista ya existente, pero cuya mayoría se había convertido en un exclusivo club social y había perdido su identidad primaria de preservación de la desnudez allá donde ésta peligraba.

Los nudistas cantarrijanos como asociación eran dinámicos, abiertos, plurales y, sobre todo, reivindicativos. Muy reivindicativos.

Se unieron a la Federacion Nacional e Internacional de Naturismo, buscando globalizar su quijotesca lucha contra los gigantes, que en este caso, y en lugar de molinos de viento, eran los bañadores en Cantarriján.

Se preguntaron que querían que fuera AAPNC. Y todos tuvieron muy clara la respuesta: Un colectivo que luchase por fomentar, normalizar y visibilizar el nudismo. Protegiendo y concienciando además sobre el delicado hábitat en el que se ubica su playa; realizando para ello, no sólo toda clase de actividades destinadas a tal fin, sino emprendiendo acciones a través de la distintas Administraciones que regulaban Cantarriján y el Paraje Natural de los Acantilados de Maro-Cerro Gordo.

Y para ello, se marcaron unas directrices muy concretas que debían seguir para conseguir una playa mejor en todos los aspectos: Querían ser lo que toda asociación naturista debería ser y hacer lo que estuviera en sus manos para lograrlo.

Y lo primero que hicieron, fue presentarse oficialmente ante medios de comunicación, administraciones y agentes sociales.

A partir de ahí, iniciaron una importantísima vía de colaboración con el Ayuntamiento de Almuñécar, y sobre todo con el Area de Medio Ambiente del consistorio sexitano.

Se reunieron también con la, por aquel entonces, Delegada de Medio Ambiente en Granada de La Junta de Andalucía y con sus técnicos en la materia, para tratar muchos temas relacionados con Cantarriján, entre ellos la señalización de “enclave nudista” en sus accesos por el Paraje.

Luego siguieron los encuentros con la Mancomunidad de Municipios de Granada, con la concejalía de playas y con el Patronato de Turismo, por el que han llegado a estar presentes en Ferias Internacionales tan importantes como la de Fitur o la de Berlín, llevando así la promoción del nudismo de Cantarriján a cotas nunca vistas.

Gracias a eso, hoy disfrutan de un balizamiento marítimo de protección, tanto para la flora y fauna marina, como para los bañistas. Y además, luce un maravilloso cartel en pleno centro de Almuñécar que anuncia a Cantarriján como lo que siempre ha sido, una “Playa Nudista”.

En Enero de 2020, el Ayuntamiento de Almuñécar les concedió el “Premio Anual de Medio Ambiente”, reconociendo así su trabajo por divulgar, preservar y concienciar sobre la Naturaleza y el Medio natural.

Que una Administración premie a una asociación nudista no es, desgraciadamente, algo muy común en nuestros días.

Y consiguieron lo impensable: que uno de los restaurantes ubicados en la playa, de nombre “La Barraca” contara con una “zona libre” en sus instalaciones para poder estar desnudos.

Los medios de comunicación también han encontrado un filón en ellos. No hay verano que no aparezcan en alguno desde que “Comando Actualidad” de TVE se fijara en ellos y en su amada Cantarriján. Cualquier actividad, acción o propuesta queda reflejada en los medios escritos, en televisiones autonómicas, como Canal Sur, o en distintas emisoras de radio.

Pero ellos opinan que la relación con los “Mas Media” es recíproca, ya que todo esto se traduce en un mayor conocimiento del nudismo para el profano en la materia y en una gran fuente de divulgación de las bondades que ofrece la vida naturista.

Revistas como “El Viajero” de El País, y publicaciones internacionales, como “Condé Nast Traveller”, “H&E Naturism” o la “Britism Naturism Magazine” han publicado diversos reportajes dedicados a la labor de este colectivo.

Cuando empezaron con este proyecto y comenzaron a hacer girar los engranajes de su asociación, los nudistas cantarrijanos ya sabían que era importante fomentar y visibilizar el nudismo, tanto en su playa como fuera de ella, para animar a los nudistas a normalizar esta forma de vida ante aquellos que no la compartían y ante los que todavía veían en la práctica del nudismo algo “inconcebible”.

¿Pero hay algo más natural que la desnudez de nuestro cuerpo? Ellos piensan claramente que no. Que lo que no es natural es tener que vestirse para bañarse. O para tomar el sol. O, simplemente, para compartir actividades en grupo con otras personas.

Y en este sentido, AAPNC ha venido desarrollando, desde sus inicios, muchísimas actividades donde el estar desnudo es la opción protagonista de todas ellas: Una Jornada anual de Encuentro entre nudistas (Ya van a por la tercera edición), talleres y concursos de fotografía, clases de yoga al desnudo, rutas senderistas en las que no hace falta la ropa, jornadas de spa, paseos en barco, la original celebración del “Día Sin Bañador”, donde cambian cerveza por trajes de baño…

Hacen todo lo que se les ocurre y más, sin perder un ápice de su entusiasmo inicial y promoviendo la creatividad en otras asociaciones y colectivos que ahora, les toman como ejemplo de lo que debe ser el nuevo “activismo nudista”.

Y en todo esto ha ayudado su continua presencia en las redes sociales, (Facebook, Twitter, Instagram o Vimeo) y en su página web (www.cantarrijan.com) que está a punto de recibir al visitante número 100.000, en las que innovan con propuestas y promueven la participación de los nudistas de todas partes del planeta, convirtiendo su modus operandi en un estandar de funcionamiento para muchos nudistas, que faltos de un canal de interactuación virtual colectiva en Internet, los han acogido como referencia nacional.

Y ellos, en las redes, hablan de su Cantarriján, de actividades, acciones y del nudismo, pero siempre de una manera liviana y clara para que llegue a todo el mundo. Y eso no significa que lo hagan mejor que aquellas que toman el nudismo como si de un tratado enciclopédico se tratase. En absoluto. Es simplemente, que ellos son así.

El nudismo es libertad, ideología, sentirte a gusto con tu cuerpo, pero también diversión. Y los cantarrijanos le ponen mucho de eso a todo lo que hacen y dicen.

Su historia aún es corta, pero no hay duda de que su andadura va a ser de largo recorrido.

Por lo pronto, los nudistas ya no se recluyen en las esquinas de su playa y, poco a poco, aquellos que se fueron del paraíso van regresando a sus orígenes.

Revertir eso no es nada fácil, pero ellos lo están haciendo posible.

Como dice Ana Frank en una de sus mejores frases: “¡Qué maravilloso es que nadie necesite esperar ni un solo momento antes de comenzar a mejorar el mundo!“.

Y es que, las ideas maravillosas no deberían sentarse en una sala de espera para ponerse en marcha.

Los Amigos de la Playa Nudista de Cantarriján, son el mejor ejemplo de esta gran verdad.

Nota: Haciendo clic sobre cualquiera de las fotografías puedes visualizarlas en sus tamaños originales, algunas en modo “pase de diapositivas”.

Información relacionada:

¡Feliz cumpleaños nudista, AAPNC!

Los orígenes de la Federación Francesa de Naturismo

Cuando Albert Lecocq decidió crear la Federación Francesa de Naturismo en 1948, se encontró con muchas dificultades con diferentes corrientes de pensamiento más o menos cercanas al pensamiento naturista. Las formaciones espiritistas, ideológicas y teosóficas, la mayoría de las cuales no eran partidarias de la desnudez, se invitaron a la primera reunión para defender la idea de un movimiento naturista cercano a las ideas del Dr. Carton. No estaban necesariamente en contra de la desnudez, pero estas diferentes corrientes de pensamiento trajeron una verdadera cacofonía dentro del movimiento.

Aquí hay un extracto de “Vivre Nude” de Marc-Alain Décamps que arroja luz sobre este episodio:  Cuando se trata de fundar la Federación Francesa de Naturismo, él (Albert Lecocq) convocó a los líderes de las asociaciones practicantes, y un celoso amigo convocó a todos los naturistas no nudistas sin su conocimiento. Hubo vegetarianos religiosos (no consuman lo que proviene del coito impuro), biopsias vegetarianas (no siendo cómplices de ningún asesinato de la vida, ni carne, ni pescado, ni zapatos de cuero), el vegetarianos higiénicos (no es saludable comer cadáveres en descomposición), vegetarianos estrictos (sin carne, sin huevos, sin leche, sin mantequilla, sin queso), lactarios, frugívoros, cereales, alimentos crudos, dietistas, macrobióticos y aquellos que piensan que el vegetarianismo da más fuerza y ​​resistencia con, en última instancia, tantas reglas de dieta como individuos. Hubo partidarios del retorno a la naturaleza, comunidades agrarias, cultivo natural del suelo, productores de productos naturales (miel en lugar de azúcar, pan integral, etc.), comerciantes que eran inquilinos de tiendas de alimentos saludables. Productos dietéticos, vida clara, vida sana, etc., editores de pequeñas publicaciones que ensalzan estas prácticas, adventistas del séptimo día, mazdazanos, rosacruces, teósofos, antroposofistas, orientalistas, yoguis, budistas, zen, steineristas. pacifistas, ciudadanos del mundo, activistas de la Sociedad para la Protección de los Animales, antiviviseccionismo y antivacunas, esperantistas o partidarios del volapük, etc. Este es el entorno donde nace el nudismo y en muchos otros países la situación es la misma. El nudismo forma una sociedad oculta y minoritaria que se recluta entre otras sociedades del mismo orden.

Según Albert Lecocq, nada podía salir de esta torre de Babel y el único remedio era rehacer la reunión quince días después con los únicos nudistas, el 28 de octubre de 1948, donde se fundó el FFN.

Fuente: Coeur Naturiste (texto original en francés).

Croacia busca reavivar la llama del naturismo

Turistas descansan al sol en Koversada, el mayor camping naturista de Croacia.

Croacia fue durante mucho tiempo un gran destino del naturismo, gracias a sus apartadas calas, que atraían a la costa adriática a turistas de toda Europa. Pero esta práctica cada vez tiene menos adeptos, y de mayor edad, y el país busca cómo volverla a impulsar.

“Para mí el naturismo es libertad”, dice Dusan Salomon, un esloveno de 65 años que lleva más de medio siglo viajando a Koversada, el mayor campamento naturista de Croacia, donde uno puede deambular desnudo para las actividades en el exterior, aunque debe vestirse para entrar en tiendas y restaurantes.

Dusan y su esposa, Katarina, se dicen afortunados porque a su hija y su nieto de 20 años también les gustan estas vacaciones en Koversada, un inmenso complejo de 100 hectáreas situado en Istria, una península del noroeste cercana a Italia.

Una señal callejera en Vrsar, cerca de Koversada, muestra que están prohibidos los trajes de baño.

Y es que casi toda la clientela tiene más de 40 años. “Para las generaciones más jóvenes, el naturismo ya no tiene el atractivo que tenía para sus padres”, lamenta Nenad Skuflic, gerente de Adris Group, la empresa que gestiona Koversada.

El campamento actual puede acoger hasta 6.000 turistas, ya sea en tiendas de campaña, autocaravanas o apartamentos. La clientela es casi exclusivamente extranjera, ya que los croatas no suelen acampar y frecuentan poco las estructuras de turismo organizado en Croacia.

La cifra puede parecer elevada pero está lejos de los 15.000 campistas naturistas que se apiñaban cada verano en la década de 1980.

Koversada está ubicado en Istria, una península del noreste cerca de Italia.

Entonces, Croacia era, junto con Alemania y por detrás de Francia, uno de los líderes europeos del naturismo, señala Jerko Sladoljev, fundador de la asociación de campamentos de Croacia y ex dirigente de la asociación de turismo de Istria.

Hasta el rey de Inglaterra

Koversada, el primer campamento naturista comercial de Europa, se fundó en 1961. El movimiento ya contaba con una sólida tradición en Croacia que se remontaba a los años 1930.

De hecho, el rey de Inglaterra Eduardo VIII provocó un enorme escándalo en 1936, al bañarse desnudo en la isla de Rab con su amiga estadounidense Wallis Simpson, por la que renunciaría a la Corona de Inglaterra.

El camping naturista abrió en 1961 como el primer camping naturista comercial de Europa. Ahora, puede albergar a unos 5000 turistas a la vez en carpas, casas rodantes o apartamentos.

“Todos los grandes periódicos europeos hablaron de ello. Fue una publicidad enorme para el naturismo de la que nos beneficiamos mucho sin ni siquiera darnos cuenta”, afirma Jerko Sladoljev.

En dicha isla, el austríaco Richard Ehermann había creado esa misma década un campamento naturista, en reacción a la prohibición por Adolf Hitler de tales lugares en Alemania, cuna del movimiento.

Un turista entra al agua en el camping naturista de Kanegra, cerca de Umag, en el norte de la península de Istria, en la costa del Adriático.

Gracias a esa larga tradición, Croacia, a pesar de ser un país muy católico, se volvió más tolerante con el nudismo en las playas que países latinos como Italia y España. El comunismo de la época de Tito, que quiso mantener las distancias con la Iglesia, explica también esta tolerancia.

El sol se pone en Koversada, que busca retornar a los días de gloria de la década del 80, cuando cuando recibía hasta 15.000 naturistas.

A mediados de los años 1980, Croacia contaba con 34 campamentos naturistas. Pero su éxito fue desvaneciéndose con la emergencia de los campamentos naturistas italianos o españoles en esa misma década, y con la posterior pérdida de adeptos del movimiento.

Actualmente, en Croacia no quedan más que nueve campamentos.

“Mercado de nicho”

Los adeptos del naturismo sueñan con recuperar esa “belle époque” en Croacia. Muchos consideran que para lograrlo, el país debe apostar por la gama alta, privilegiando las estructuras pequeñas –campamentos reducidos o urbanizaciones de casitas y apartamentos chicos– para crear un “mercado de nicho”, señala Jerko Sladoljev.

El año pasado, 19 millones de personas visitaron Croacia.

El año pasado, 19 millones de personas visitaron Croacia, la mayoría de ellas la costa adriática. Pero solo hubo 300.000 nudistas, sobre todo alemanes, eslovenos, austríacos y holandeses, según cálculos de la Federación de Naturistas croatas.

No obstante, uno de cada diez turistas nada ocasionalmente desnudo en esta costa adriática repleta de calas protegidas de las miradas, según dicha federación.

Vojko y Vesna Blaznik, una pareja de eslovenos de la capital Liubliana.

Fue precisamente por la gama alta por lo que apostó Valalta, otro campamento naturista de Istria creado a finales de los años 1960 y que fue renovado para seducir a la clientela contemporánea.

La dirección invirtió recientemente en nuevos apartamentos, en la mejora de las playas y en infraestructuras para los niños.

Uno de los mejores campamentos de vacaciones de Europa.

Y desde 2013, es designado regularmente como uno de los mejores campamentos de vacaciones de Europa por el Automóvil Club Alemán ADAC.

Fuente: infobae.com Texto: Lajla Veselica. Imágenes: Denis Lovrovic.