AnimaNaturalis, desnudos en acción

AnimaNaturalis es una organización no gubernamental y sin fines de lucro, que trabaja para la defensa de los animales en España y Latinoamérica. AnimaNaturalis se centra en evitar el sufrimiento de los animales en las principales áreas donde son utilizados: Animales en la industria de la alimentación, animales en laboratorios, animales como vestimenta y animales en espectáculos (ver ideario completo).

Por casi dos décadas, AnimaNaturalis ha organizado las protestas de mayor impacto mediático que se han realizado en España, con el objetivo de exponer la crueldad de las corridas de toros, en contra de la industria peletera, y todas las tradiciones crueles con los animales.

Generalmente en dichas protestas los participantes se manifestan completamente desnudos y en invierno, rociados con sangre artificial y amontonados unos encima de otros, como quedan los cuerpos de los animales sin vida una vez les han arrancado su piel. El objetivo es concienciar a la población del enorme número de animales que se utilizan para confeccionar un sólo abrigo de piel y presionar por un debate que lleve al cierre de todas las granjas peleteras de España, logrando un gran impacto visual en cada protesta.

Nota: Haciendo clic sobre cualquiera de las imágenes puedes visualizarlas en sus tamaños originales, en modo “pase de diapositivas”.

Vídeo relacionado:

15 enero 2023, unos 50 activistas de AnimaNaturalis se han desnudado este domingo en Madrid (con una temperatura máxima de 9 grados) para denunciar la obtención de pieles para abrigos y pedir el cierre de las granjas peleteras por “vulnerar” los derechos de los animales que proveen estos materiales, un loable esfuerzo, coraje y valentía que manifiestan las personas participantes con esas durísimas condiciones climáticas.

Información relacionada:

Veinte miembros de PETA recorren desnudos el trayecto del encierro de Pamplona para denunciar el maltrato a los toros.

Cantarriján y el legado de Bruckner

Hoy, investigando un poco sobre la historia del nudismo en general y la de Cantarriján en particular, he podido retrotraerme hasta los mismos albores del nacimiento del nudismo “legalizado” en nuestro país. Espero que ésta historia que os narro hoy, la encontréis tan interesante como a mi me ha resultado el conocerla.

Mucho antes de que el naturismo se autorizara en las primeras playas de nuestro país, mucho antes de que el nudismo se llegará a regular internacionalmente y que dejara de ser perseguido, o incluso penado, por las leyes de la época, la gente ya acudía a Cantarriján para bañarse y tomar el sol desnuda.

La limpieza de sus aguas, el estar lejos de la carretera y, además, tener varios obstáculos naturales que impedían la vista desde el exterior, hacían de ella una playa idónea para ésta práctica.

Los tiempos oscuros que precedieron y que se recrudecieron durante la Guerra Civil Española, vetaron todo recuerdo de libertad. El pensamiento nudista, como otras muchas ideas liberales surgidas de la sociedad de la época, se hizo impensable de practicar o, ni tan siquiera, de mencionar. Cantarriján quedó en silencio. Tanto, como las voces que un día rieron y disfrutaron en sus arenas.

Mucho tuvo de pasar en nuestro país hasta ver el final del Régimen franquista y permitirse la llegada de la Democracia a España.

Branco Bruckner, un ingeniero agrónomo yugoslavo nacionalizado español, y funcionario del Ministerio de Agricultura, fue una de esas mentes, pioneras y poco reconocidas, que surgieron con la llegada de un nuevo periodo de luz y libertad.

Apoyado por la FNI (Federación Naturista Internacional) abanderó el movimiento nudista en Andalucía, creando en marzo de 1978 (pocas semanas después del nacimiento de la FEN) su primera asociación regional oficial, ANA (que así se llamaba por aquel entonces la Asociación Naturista de Andalucía).

Pocas personas han hecho tanto en tan poco tiempo por el nudismo.

Una vez regulada en España la práctica del nudismo mediante una orden ministerial, Bruckner conseguía que se inaugurara en la provincia de Almería el primer camping naturista de la Península (Las Palmeras) y, muy poco tiempo después, comenzarían las obras de lo que hoy es Costa Natura, en Estepona, el primer complejo nudista del país, adelantándose así a la imparable irrupción en España del naturismo.

Cuando el verano de 1982 tocaba a su fin, el Gobierno Civil de Granada remitía al Ayuntamiento de Almuñécar una nota mediante la cual autorizaba oficialmente, a la playa de Cantarriján, la práctica del naturismo. Primero, sólo en un área delimitada y más tarde, en toda su extensión.

El logro fue de Bruckner y de su Asociación Naturista, quien vio en Cantarriján el paraíso que hoy todos sabemos que es y que luchó con todos sus medios, para que no se construyeran en ella las 500 viviendas vacacionales que, en pleno boom turístico surgido tras la Transición Española, se había proyectado construir casi a pie de playa.

En ésta tarde fría y lluviosa de marzo, sentado en un ordenador que acusa ya el paso del tiempo, y a casi 36 años de su logro para nuestra playa, éste cantarrijano quiere dar las gracias a Branco Bruckner por ser un referente indispensable del nudismo en España, por hacernos ver la importancia de estar asociados y unidos por una misma causa común. Que la lucha por conseguir lugares donde el nudismo esté presente, sigue siendo importante.

Que no hay que acomodarse en la pasividad y que lo de “nudista” no sea un mero adjetivo que adorne el nombre de una asociación.

Pero sobre todo, quiero agradecerle el volver a recordarme que Cantarriján no debe perder lo que un día él ayudo a conseguir que fuera: Una de las primeras playas naturistas autorizadas y reconocidas a nivel nacional en un paraje, hoy, protegido por Leyes y ordenanzas estatales.

Fuente: Asociación de Amigos de la Playa Nudista de Cantarriján (AAPNC).

Nota: En julio de 2005 publiqué en la antigua web Lugares Naturistas, y dentro del apartado Documentos sobre Naturismo, los primeros 18 capítulos de lo que iba a ser una «Historia del Naturismo en España» según la visión personal de Branco Bruckner, que desgraciadamente no finalizó, pues en Mayo de 2005 falleció sin terminarla o sin que haya constancia de que ésta se terminara. Para su consulta, descarga o lectura, aquí se encuentra el documento íntegro en formato pdf, recuperado de los archivos de la antigua web.

Información relacionada:

Desnudos… ¡Naturalmente! de un pasado cercano.
Los primeros baños en pelotas en las playas andaluzas.
Branco Bruckner.

A.A.P.N.C. Una breve, pero intensa historia

La breve pero intensa historia de la Asociación de Amigos de la Playa Nudista de Cantarriján (AAPNC) empieza como siempre deberían empezar todas las grandes historias: En una idílica playa nudista, al atardecer de un verano que ya casi llegaba a su fin.

Y es que los últimos años, no habían sido buenos en lo que a nudismo se refiere en la playa de Cantarriján, situada en el granadino municipio costero de La Herradura.

Los nudistas se habían visto relegados a los extremos de la playa y los bañistas textiles habían ocupado todo el resto. La misma historia de siempre en los mismos lugares nudistas de siempre.

Cantarriján siempre había sido una playa de mezcolanza y un lugar ideal para la iniciación al nudismo. Un pequeño vergel salvaje al que sólo acudían unas pocas personas con bañador. Y donde reinaba el respeto mutuo y la libertad de elegir como estar.

Pero poco a poco, las maravillas naturales que ofrecía el paraje, fueron atrayendo a más y más turismo textil. Y el respeto de estos hacia los nudistas, se fue disipando hasta casi hacerlos sentir incómodos y, por último, hacerles buscar otros lugares. Como Adánes y Evas, con hojas de parra, expulsados del paraíso.

Pero unos pocos decidieron resistir en este Edén, cual galos en tiempos del Imperio Romano, y optaron por pedir ayuda a otras asociaciones nudistas que despuntaban en nuestro país. Ayuda, que nunca llegó.

Y así, desde la frustración y la soledad individual, es como empezó todo. Unos inconformistas con la nueva situación se empeñaron en revertirla. Se unieron y así dejaron de estar sólos, iniciando un proyecto común como colectivo. Un proyecto pronudista, claro está.

Se organizaron primero a través de las redes sociales, creando en Facebook un primigenio grupo reservado (que aún existe como recuerdo de esa primera semilla de lo que luego sería la AAPNC) donde compartían sus vivencias, fotos de la playa, organizaban sus reuniones y planificaban sus estrategias para evitar que más nudistas se dieran a la fuga cantarrijana.

Pero llegó un momento en el que el grupo ya no era suficiente para revertir la situación y pusieron una nueva idea sobre la mesa (en éste caso, sobre la toalla): Ya que otras asociaciones no se hacían cargo de su problema…¿Por qué no lo hacían ellos como asociación?

Y eso, precisamente, fue lo que hicieron.

En 2018, nació la Asociación de Amigos de la playa nudista de Cantarriján (AAPNC), como savia nueva de un tejido asociativo nudista ya existente, pero cuya mayoría se había convertido en un exclusivo club social y había perdido su identidad primaria de preservación de la desnudez allá donde ésta peligraba.

Los nudistas cantarrijanos como asociación eran dinámicos, abiertos, plurales y, sobre todo, reivindicativos. Muy reivindicativos.

Se unieron a la Federacion Nacional e Internacional de Naturismo, buscando globalizar su quijotesca lucha contra los gigantes, que en este caso, y en lugar de molinos de viento, eran los bañadores en Cantarriján.

Se preguntaron que querían que fuera AAPNC. Y todos tuvieron muy clara la respuesta: Un colectivo que luchase por fomentar, normalizar y visibilizar el nudismo. Protegiendo y concienciando además sobre el delicado hábitat en el que se ubica su playa; realizando para ello, no sólo toda clase de actividades destinadas a tal fin, sino emprendiendo acciones a través de la distintas Administraciones que regulaban Cantarriján y el Paraje Natural de los Acantilados de Maro-Cerro Gordo.

Y para ello, se marcaron unas directrices muy concretas que debían seguir para conseguir una playa mejor en todos los aspectos: Querían ser lo que toda asociación naturista debería ser y hacer lo que estuviera en sus manos para lograrlo.

Y lo primero que hicieron, fue presentarse oficialmente ante medios de comunicación, administraciones y agentes sociales.

A partir de ahí, iniciaron una importantísima vía de colaboración con el Ayuntamiento de Almuñécar, y sobre todo con el Area de Medio Ambiente del consistorio sexitano.

Se reunieron también con la, por aquel entonces, Delegada de Medio Ambiente en Granada de La Junta de Andalucía y con sus técnicos en la materia, para tratar muchos temas relacionados con Cantarriján, entre ellos la señalización de “enclave nudista” en sus accesos por el Paraje.

Luego siguieron los encuentros con la Mancomunidad de Municipios de Granada, con la concejalía de playas y con el Patronato de Turismo, por el que han llegado a estar presentes en Ferias Internacionales tan importantes como la de Fitur o la de Berlín, llevando así la promoción del nudismo de Cantarriján a cotas nunca vistas.

Gracias a eso, hoy disfrutan de un balizamiento marítimo de protección, tanto para la flora y fauna marina, como para los bañistas. Y además, luce un maravilloso cartel en pleno centro de Almuñécar que anuncia a Cantarriján como lo que siempre ha sido, una “Playa Nudista”.

En Enero de 2020, el Ayuntamiento de Almuñécar les concedió el “Premio Anual de Medio Ambiente”, reconociendo así su trabajo por divulgar, preservar y concienciar sobre la Naturaleza y el Medio natural.

Que una Administración premie a una asociación nudista no es, desgraciadamente, algo muy común en nuestros días.

Y consiguieron lo impensable: que uno de los restaurantes ubicados en la playa, de nombre “La Barraca” contara con una “zona libre” en sus instalaciones para poder estar desnudos.

Los medios de comunicación también han encontrado un filón en ellos. No hay verano que no aparezcan en alguno desde que “Comando Actualidad” de TVE se fijara en ellos y en su amada Cantarriján. Cualquier actividad, acción o propuesta queda reflejada en los medios escritos, en televisiones autonómicas, como Canal Sur, o en distintas emisoras de radio.

Pero ellos opinan que la relación con los “Mas Media” es recíproca, ya que todo esto se traduce en un mayor conocimiento del nudismo para el profano en la materia y en una gran fuente de divulgación de las bondades que ofrece la vida naturista.

Revistas como “El Viajero” de El País, y publicaciones internacionales, como “Condé Nast Traveller”, “H&E Naturism” o la “Britism Naturism Magazine” han publicado diversos reportajes dedicados a la labor de este colectivo.

Cuando empezaron con este proyecto y comenzaron a hacer girar los engranajes de su asociación, los nudistas cantarrijanos ya sabían que era importante fomentar y visibilizar el nudismo, tanto en su playa como fuera de ella, para animar a los nudistas a normalizar esta forma de vida ante aquellos que no la compartían y ante los que todavía veían en la práctica del nudismo algo “inconcebible”.

¿Pero hay algo más natural que la desnudez de nuestro cuerpo? Ellos piensan claramente que no. Que lo que no es natural es tener que vestirse para bañarse. O para tomar el sol. O, simplemente, para compartir actividades en grupo con otras personas.

Y en este sentido, AAPNC ha venido desarrollando, desde sus inicios, muchísimas actividades donde el estar desnudo es la opción protagonista de todas ellas: Una Jornada anual de Encuentro entre nudistas (Ya van a por la tercera edición), talleres y concursos de fotografía, clases de yoga al desnudo, rutas senderistas en las que no hace falta la ropa, jornadas de spa, paseos en barco, la original celebración del “Día Sin Bañador”, donde cambian cerveza por trajes de baño…

Hacen todo lo que se les ocurre y más, sin perder un ápice de su entusiasmo inicial y promoviendo la creatividad en otras asociaciones y colectivos que ahora, les toman como ejemplo de lo que debe ser el nuevo “activismo nudista”.

Y en todo esto ha ayudado su continua presencia en las redes sociales, (Facebook, Twitter, Instagram o Vimeo) y en su página web (www.cantarrijan.com) que está a punto de recibir al visitante número 100.000, en las que innovan con propuestas y promueven la participación de los nudistas de todas partes del planeta, convirtiendo su modus operandi en un estandar de funcionamiento para muchos nudistas, que faltos de un canal de interactuación virtual colectiva en Internet, los han acogido como referencia nacional.

Y ellos, en las redes, hablan de su Cantarriján, de actividades, acciones y del nudismo, pero siempre de una manera liviana y clara para que llegue a todo el mundo. Y eso no significa que lo hagan mejor que aquellas que toman el nudismo como si de un tratado enciclopédico se tratase. En absoluto. Es simplemente, que ellos son así.

El nudismo es libertad, ideología, sentirte a gusto con tu cuerpo, pero también diversión. Y los cantarrijanos le ponen mucho de eso a todo lo que hacen y dicen.

Su historia aún es corta, pero no hay duda de que su andadura va a ser de largo recorrido.

Por lo pronto, los nudistas ya no se recluyen en las esquinas de su playa y, poco a poco, aquellos que se fueron del paraíso van regresando a sus orígenes.

Revertir eso no es nada fácil, pero ellos lo están haciendo posible.

Como dice Ana Frank en una de sus mejores frases: «¡Qué maravilloso es que nadie necesite esperar ni un solo momento antes de comenzar a mejorar el mundo!«.

Y es que, las ideas maravillosas no deberían sentarse en una sala de espera para ponerse en marcha.

Los Amigos de la Playa Nudista de Cantarriján, son el mejor ejemplo de esta gran verdad.

Nota: Haciendo clic sobre cualquiera de las fotografías puedes visualizarlas en sus tamaños originales, algunas en modo “pase de diapositivas”.

Información relacionada:

¡Feliz cumpleaños nudista, AAPNC!