El destape no fue una liberación ni para el cine ni para la mujer

Con el objetivo de rendir homenaje a las verdaderas heroínas del cine del destape, la Casa de la Mujer de Zaragoza organizó el pasado 26 de octubre la proyección de la película Los años desnudos, de Dunia Ayaso y Félix Sabroso. Una crónica del destape desde la perspectiva contemporánea a la que siguió la mesa redonda presidida por la escritora del libro Daniela Astor y la caja negra, Marta Sanz; y la actriz Fiorella Faltoyano, protagonista de Asignatura pendiente de José Luis Garci.

“En el destape hubo dos tipos de actrices, aquellas que se desnudaron de forma eventual para una película concreta y las verdaderas actrices del destape, me alegro de poder decir que yo pertenecí al primer grupo” comentó Faltoyano durante una mesa redonda que estuvo marcada por duras críticas hacia la “falsa libertad” que se vivió en España durante los años 70. “No fue una etapa de liberación ni para el cine ni para la mujer, fue un cine machista que solo buscaba contestar a los deseos más inconfesables de los hombres” comentó la actriz, que dijo entender perfectamente las críticas que sus películas realizadas durante aquel periodo pudieron recibir. “Enseñar el sexo femenino no supone ninguna libertad” aseveró Faltoyano.

La actriz se refería de este modo tan crítico a su etapa de actriz en los 70, un periodo al que Faltoyano se refirió como “una época de guiones malísimos, costes ínfimos y directores terroríficos”, y de la cual intentó huir en todo momento optando por la televisión como medio más íntegro. “Desde el primer momento opte por la televisión ya que no me motivaba para nada salir en bragas y sujetador mientras Alfredo Landa me perseguía por un pasillo”, indicó la actriz, que se negó a mostrarse desnuda en repetidas ocasiones durante los años 70 tanto en el cine como en revistas. “A raíz de Colorín Colorado me surgió la oportunidad de participar en películas en las que se precisaban desnudos, pero siempre justificados en el guión, de modo que finalmente acabé realizando mi primer desnudo a los 27 años en Asignatura Pendiente, fue una experiencia negativa, no tanto por el tema moral, sino por una manía mía, tenía bastante pudor estético” comentó la veterana actriz, que comentó que si bien esas escenas no le convencían del todo, distaban mucho del plantemiento chapucero de otras producciones acometidas en el auge del destape.

Esperanza y miedo

Por otro lado, Sanz quiso alabar la figura de Faltoyano, de quien dijo “no fue una musa de la transición, y menos mal que no lo fue porque fue mucho más”. La escritora, que en su libro Daniela Astor y la caja negra adopta el punto de vista de una niña casi adolescente que transita el mundo del destape, dedicó duras críticas al cine de la época. “El país estaba pasando por una especie de pubertad, había esperanza sí, pero también mucho miedo; recuerdo que mi abuela nos insistía en que estuviésemos preparadas para quemar nuestros libros de Marx en cuanto un militar asomase por nuestra puerta” indicó Sanz.

Asimismo, la escritora suscribió la clasificación de actrices propuesta por Faltoyano, e hizo hincapié en las contradicciones morales de la época. Vimos desnuda a Marisol, la niña cantadora del franquismo en lo que creímos que era un golpe definitivo al nacional-catolicismo, pero fue una ilusión, porque seguíamos sin poder abortar y sin tener el control sobre nuestro propio cuerpo, no hacíamos sino reproducir unos hábitos completamente machistas” indicó la escritora, que indicó que el tema capital de la herencia de la transición en la actualidad era preguntarse “por qué deseamos lo que deseamos y ser críticas respecto a por qué hacemos las cosas con el objetivo de identificar la cultura machista”.

Fuente: eldiariodearagon.com

Información relacionada:

50 estrellas desnudas por exigencias del guión.

El nudista

Raúl mira absorto a una pareja desnuda en la playa. Con sólo diez años y exento de todo tipo de prejuicios comprende la simbiosis entre el cuerpo humano y la naturaleza.

El tabú que representa la desnudez se convierte en un lastre para Raúl, que debe despojarse de la visión sórdida que le han inculcado para alcanzar su meta: ser nudista.

Cortometraje el nudista:

VII Premio Europeo Universidad de Sevilla de Cine, Festival de Cine Europeo de Sevilla (2014).

Más información: http://twitter.com/el_nudista

Información relacionada:

El nudista: Dossier del cortometraje.
Sobre el cortometraje “El nudista”.

Diary of a Nudist

Diary of a Nudist

Diary of a Nudist (1961) película documental de temática nudista, trata de un editor de periódico, Arthur Sherwood, que estando en un viaje de caza se tropieza accidentalmente con una colonia nudista en el bosque. Él, muy sorprendido por ésto, decide enviar a la reportera Stacy Taylor a la colonia nudista para que puede escribir un reportaje contrario al nudismo. Sin embargo, para su sorpresa, descubre que Stacy le gusta el estilo de vida nudista y escribe algunos artículos muy positivos sobre sus experiencias, que no sientan bien a Arthur. Éste decide entonces unirse a la colonia el mismo y escribir su propia historia.

Doris Wishman, nudismo, sexploitation, pornografía

Doris Wishman, estadounidense (Nueva York 1912 – Miami 2002) fue directora, guionista y productora de cine. Comenzó su carrera cinematográfica de forma temprana. Aunque contaba con algún familiar en una compañía de producción, desde el principio tuvo muy claro entrar en el negocio del cine por su cuenta.

La legislación vigente en su país permitía mostrar desnudos en el cine si éstos formaban parte de un contexto documental.

Nude on the Moon (1961)
Nude on the Moon (1961)

En este contexto, su primer largometraje de factura nudista fue Hideout in the Sun en 1959, y se filmó en un centro nudista. Después llegaría Nude on the Moon (1961), que fue prohibida en el estado de Nueva York pues se trataba de una película de ciencia ficción, que según la junta de censura nada tenía que ver con desnudos en un entorno de una colonia nudista.

Carteles de las películas de Doris Wishman.
Carteles de las películas de Doris Wishman.

Durante los años sesenta la revolución sexual, los hippies y la guerra de Viet-Nam dieron como resultado una explosión de cine conocido como sexploitation, una zona límite entre la pornografía dura y la blanda. Muchos son los títulos que conforman este movimiento cinematográfico. Para entonces Doris, cineasta autodidacta, era una bella mujer casada e interesada en el nudismo que la llevara a realizar ocho films entre 1960 y 1964 sobre este tema. Entre esos títulos se encuentran Diary of a Nudist (1961) Blaze Starr Goes Nudist (1962) y Gentlemen Prefer Nature Girls (1962), realizadas éstas en centros o colonias nudistas de Pennsylvania y Florida.

Doris Wishman
Doris Wishman

Doris Wishman no resultaba especialmente simpática entre los colectivos nudistas de la época en su país, aunque siempre intentaba y conseguía cooperación entre los directivos de los campamentos o centros nudistas para llevar a cabo sus proyectos cinematográficos.

En este sentido, la Federación Naturista Internacional (INF) no era optimista acerca de la utilidad de las películas de temática nudista. En su congreso de 1962 se pidió a las organizaciones nacionales de nudistas en Europa y América del Norte desvincularse de todas las empresas comerciales que tienen como objeto hacer películas nudistas. La INF afirmó que las películas “eran de poca utilidad para el movimiento” -incluso lo perjudican pues esas películas por lo general son clasificadas como “x”- películas de contenido sexy y/o sexual.

Bad Girls Go to Hell (1965).
Bad Girls Go to Hell (1965).

Su apreciación del desnudo femenino y la atmósfera tautológica reinante inspiraron a Doris a dirigir sus films en dirección al género sexual con los medios técnicos que contaba en aquellos momentos, su sentido de la estética y su dramatúrgia personal. Bad Girls Go to Hell (1965) es una de sus films más conocido y el más representativo del sexploitation en su filmografía. Realizado bajo el seudónimo de Louis Silverman, narra la historia de una chica que huye a la gran ciudad después de haber asesinado a su violador y termina víctima de los abusos sexuales propios de la metrópolis. En este film, como en muchos otros, Doris contó con la colaboración del director de fotografía C. Davis Smith.

Más tarde en su carrera, después de un largo periodo de trabajo en el género sexploitation, Wishman realiza un para de películas pornográficas como Satan Was a Lady (1975) y Come With Me, My Love (1976) ambas protagonizadas por la estrella porno Annie Sprinkle.

En los años 80, interesada en formar parte de la locura de las películas slasher Wishman decidió hacer su propia película del género titulada A Night to Dismember (1983), tras el fracaso de ésta se mudó a Florida a mediados de los 80, donde trabajó en una tienda de lencería, donde permaneció hasta su muerte en 2002, y donde recibió homenajes de sus seguidores incondicionales.

Fuentes: Libro Cinema au naturel. A history of nudist film (fragmento). Autor: Mark Storey. Editorial Naturist Education Foundation 2003 y laimagenrota.blogspot.com.es

This Nude World. Back To Nature

Esta película (Vision Pictures, 1933) de casi una hora de duración, fue uno de los primeros documentales nudistas que se han realizado, y cuenta con material filmado en los centros o camping nudistas en todo el mundo.

Entre los lugares exhibidas están centros nudistas en el estado de Nueva York, discotecas nudistas en Francia y un centro nudista en Alemania, que se afirma que es el centro nudista más grande del mundo.

this_nude_world

Promocionada o presentada bajo varios títulos, tales como “This Nude World”, “This Naked World” y “The Nudist World”, Vision Pictures, Inc. trató de distribuir la película en Nueva York como “Back to Nature o Vuelta a la Naturaleza” en un intento de evitar la censura, de una decisión adoptada por la Junta de Censura del Estado de Nueva York para prohibir la película.

On_Going_Naked

El guión pertecene a la escritora Jan Gay que fue presentada en pantalla también como la autora del libro “On Going Naked“. El libro, editado en 1932, fue uno de los primeros publicados en inglés sobre el nudismo. Gay nacida como Helen Reitman (1902-1960) se declaró homosexual cambiando su nombre por él de “Jan Gay”, utilizando una palabra popular desde 1930 para definir a los homosexuales.

Tuvo una carrera ecléctica de periodista, traductora, investigadora de la sexualidad, escritora (libros infantiles y documentales de cine), y promotora apasionada del nudismo.