Striptease, desnudez y naturismo

A finales de la década de 1950, el striptease era una disciplina tan popular en los cabarets que se creó una Academia oficial, presidida por un miembro del Instituto, Edmond Heuzé. El striptease se convirtió en un arte (efímero), codificado y reglamentado, y algunos autores trataron el tema con deleite, como el ensayista François des Aulnayes.

“Entre las dos guerras, París fue la capital del desnudo, la ciudad modelo para las críticas de music hall”, escribe Rémy Fuentes en un libro publicado en 2005 por ediciones La Musardine. Pero esto no es nada comparado con 1955 cuando, tras la creación en 1951 del Crazy Horse por Alain Bernardin, el striptease será considerado en Francia como el noveno arte, hasta el punto de generar el 2 de marzo de 1955 la creación de un muy oficial Academia de Strip-Tease, presidida por el Prefecto de París Baylot y Edmond Heuzé, del Instituto.

“En 1958, París tenía 71 clubes de Strip-Tease, 14 teatros se convirtieron en salas de striptease y había 524 strippers que eran miembros de un sindicato presidido por Loulou Guiness (Batignolles) y Léone Alex (Auteuil)”, indica por su parte. en 2015 el académico Pierre Philippe-Meden, doctor en estudios teatrales en Paris 8.

Strip-tease al desnudo

En 1958, en el apogeo de este “arte”, era bastante lógico que el escritor François des Aulnoyes dedicara un libro al tema, titulado “Strip-tease y erotismo”, y encargara el prefacio a Edmond Heuzé. Éste afirma sabiamente haber aceptado la presidencia de la academia para «protestar contra todos aquellos de mi entorno que exaltaban la única belleza plástica de la maquinaria, y glorificaban sólo la forma de una locomotora o la línea de un automóvil» y, así, contribuyendo a “llamar la atención del público sobre la belleza del cuerpo femenino”… fuertemente influenciado por Alain Bernardin.

La obra de François des Aulnayes, sin embargo, es una auténtica curiosidad, mezclando más o menos historia y delirios sexistas, erotización de los cuerpos y pseudofilosofía. Creer, tal vez, que quería usar un segundo grado particularmente oscuro. El libro tiene 100 páginas, anunciándose como una «Historia y filosofía del striptease – ensayo sobre el erotismo en el Music Hall», está dividido en 7 capítulos (Introducción, Historia del desnudo, Psicología del desnudo y del strip-tease, Sociología del desnudo y del strip-tease, Estética del desnudo y del strip-tease, Metafísica del desnudo y del strip-tease, Evolución del strip-tease) y completada por un portafolio de 50 páginas contando casi un centenar de imágenes comentadas, que van desde estatuas antiguas hasta anuncios que utilizan la desnudez de mujeres, pasando por fotos de encanto, strippers… o nudistas/naturistas.

Striptease y naturismo

¿Qué vínculos entre el nudismo y el striptease, si no la desnudez? Algunos sugerirán una entrevista en la prensa naturista con Alain Bernardin en la década de 1970, pero esto es solo anecdótico. Por otro lado, los historiadores señalan que la stripper Rita Cadillac creía que “el naturismo está matando mi trabajo” mientras que su colega Rita Renoir fue durante décadas (hasta su muerte en 2016) una ferviente seguidora de la Ile du Levant. Y que a otras bailarinas desnudas de la época les encantaba frecuentar algunos sitios naturistas, incluido el de Carrières sur Seine, para perfeccionar su bronceado. Cuando no aceptaban posar desnudas para ilustrar revistas naturistas, como la Revue Naturiste internationale (RNI).

En la década de 1950, durante esta moda del Strip-Tease, un cabaret parisino se llamó «Le Nudiste» y, más tarde, otro «Aux naturistes». En la década de 1960, cuando la Academia de Strip-Tease había cerrado sus puertas, un grupo de teatro «declaró la guerra a las strippers» al querer presentar en un escenario teatral una verdadera obra naturista donde, como decía el anuncio, «las jóvenes desnudas también son actrices reales”.

¿Qué dice François des Aulnayes en su libro? Si los títulos de los capítulos llaman la atención por su posicionamiento serio, el contenido muchas veces puede sacarte una sonrisa (…)

Fuente: Naturisme Web´zine. Autor: Jean-Luc Bouland (Texto original en francés).

Lo que el bronceado dice de nosotros

¿Y si tomar el sol fuera también una forma de reclamar un lugar en la sociedad? Bernard Andrieu, filósofo del cuerpo de la Université Paris Cité, recorre la historia del bronceado y lo que esta moda, incluso esta obsesión, tiene que decir sobre nosotros.

Hace unos años publicaste Une petite histoire du soleil et de la peau aux Éditions du CNRS. ¿De dónde viene la necesidad de broncearse?

Bernard Andrieu: Apareció en la década de 1920 en el seno de las clases burguesas, en torno a Coco Chanel, Deauville, los baños de mar… Fue entonces necesario significar una demarcación entre el cuerpo civil y el cuerpo del ocio, demostrando con el color de la piel que podemos permitirnos pasar un buen rato bajo el sol. Antes de eso, la élite burguesa no exponía su piel al sol, por un lado por razones morales, por otro lado porque tener la piel blanca significaba conservar una forma de suavidad, de virginidad, donde el bronceado se refería a las clases trabajadoras que trabajaban. en el sol. Cuando miras las fotos de alrededor de 1890 o 1910, ves gente bañándose en trajes de neopreno.

La historia del bronceado está íntimamente ligada a la del cuerpo.

Bernard Andrieu: Cuestionando lo que es “curtible” o no, distinguimos el organismo privado del organismo público. Exponer las partes blancas de nuestro cuerpo es mostrar nuestro cuerpo privado, revelar una parte de nuestra intimidad. Pero, ¿qué es lo íntimo? Los estándares están cambiando. En 1907 la famosa nadadora Annette Kellerman causó escándalo al lucir un traje de baño sin mangas que moldeaba las formas de su cuerpo. En 1946, la invención del bikini reveló las caderas y los vientres de las mujeres. Por el contrario, el bronceado en topless se practica menos hoy que en los años 70 y 80, en una época en la que mostrar los senos era un símbolo de liberación corporal. Un cambio también por el desarrollo de las redes sociales y el afán de controlar la propia imagen, evitando a toda costa estar desnudo en internet.

¿Desde cuándo el bronceado ya no es prerrogativa de una élite?

Bernard Andrieu: La llegada al poder del Front Populaire en 1936 y la creación de los permisos retribuidos obviamente cambiaron la situación, lo que un grupo como L’Oréal, que lanzó su primer protector solar ese año, lo entendería perfectamente. El bronceado adquiere entonces una dimensión más popular, vemos gente haciendo picnics y acampando a orillas del Sena. De pronto el cuerpo se libera de parte de su ropaje y deja de ser sólo el del trabajador enajenado. La búsqueda del aire libre se lleva a cabo en el camping, a través del naturismo y la democratización del deporte. Todo el mundo quiere tomar aire fresco en el campo saliendo de la contaminación urbana en bicicleta o en tren.

¿Hasta qué punto es una liberación de los cuerpos o, por el contrario, una nueva forma de normalización?

Bernard Andrieu: El bronceado es de hecho una forma del liberalismo de disciplinar el cuerpo. Por supuesto, estamos pensando en el concepto de biopoder desarrollado por Michel Foucault. Pero dentro del Institut des Sciences du Sport-Santé que animo con colegas y doctorandos, preferimos hablar de subjetivación: los individuos se aferran a estas prescripciones para transformar su identidad y reclamar que su cuerpo les pertenece. Los piercings, los tatuajes, los implantes mamarios, las dietas, el culturismo, el cambio de género o el bronceado proceden de una misma lógica, la de la modificación sensorial de uno mismo. Siendo la identidad inestable, podré intervenir sobre mi cuerpo para indicar su valor. Es en este sentido que explico que el cuerpo es la religión del siglo XXI y que la revolución ahora es interna. A través del despertar del cuerpo vivo, hay un deseo característico. Por supuesto, estos nuevos estándares terminarán siendo tomados por el capitalismo, como lo es la lucha contra el calentamiento global con lalavado verde , pero dan esperanza política.

En su libro también menciona la ambivalencia entre el deseo de broncearse y el deseo de cuidar la salud.

Bernard Andrieu: De hecho, el bronceado plantea un conflicto entre dos limitaciones sociales: la estética por un lado, la salud por el otro. Ya en la década de 1930 con el desarrollo de la helioterapia, los estudios demostraron vínculos entre la exposición prolongada al sol y un aumento de los cánceres. La verdadera conciencia se remonta a 1975 con el dermatólogo Thomas B. Fitzpatrick, quien desarrolló una clasificación de riesgos según el color y el tipo de piel. La masificación del bronceado en la posguerra ha convertido al cáncer de piel en un auténtico problema social. Las personas que quieren volver a la oficina con la piel bronceada se enfrentan, por tanto, a un dilema: si se van de vacaciones durante 8 días, deben maximizar el tiempo de exposición al sol, aunque eso suponga correr riesgos reales para su salud.

¿Cambiaría la ecología nuestra relación con el bronceado y, más ampliamente, con el cuerpo?

Bernard Andrieu: El calentamiento global nos obliga a protegernos más de un mundo exterior cada vez más hostil. Al mismo tiempo, interiorizamos este cambio para llegar a lo que yo llamo una “ecología del cuerpo”. Estamos repensando nuestra dieta, nuestros patrones de consumo, nuestros viajes. Todo esto tiene un impacto en nuestro cuerpo que tratamos de utilizar de una manera más sostenible. El objetivo es, por supuesto, vivir más tiempo, pero también preservar el planeta. Dicho esto, es especialmente cierto para las clases sociales más privilegiadas que tienen los medios y el tiempo para pensar en todo esto. Para democratizar un bronceado duradero habría que poder elegir en lugar de sufrir, algo imposible para gran parte de la población que tiene que hacer frente a muchas otras emergencias.

Fuente: Université Paris Cité. (Texto original en francés).

Desnuda en su último día

Titulada “Un nom scritto del’aqua”, la película es breve, bella, poética y autosuficiente. ¿Pero es realmente un sueño?

En el último día de vida de la tierra, Greta, una chica tímida e introvertida, decide trastocar sus certezas. Decide pasar las pocas horas que le quedan con desconocidos, a la orilla de un lago, completamente desnuda. Estos son los mejores momentos de su vida, sin embargo, ella elige terminar su existencia sola, como siempre lo ha hecho. Este cortometraje realizado en 2021 utiliza poco diálogo, lo que lo hace internacional, accesible para todos.

Una película italiana de Simone Consoli (minutos), titulada “Un nom scritto del’aqua”, protagonizada por Federica Ferro, Nicolò Mantovani, Noemi Bertoldi y Alessio Cioni, que data de 2021.  Ver este cortometraje en Vimeo a pantalla completa.

Fuente: naturisme-magazine.com (Texto original en francés).