Dimitris Papaioannou

Dimitris Papaioannou, (Atenas, 1964), es un artista visual y performer griego cuya obra transita en las fronteras del teatro, la danza y las artes visuales. Comenzó a tomar interés en la danza y las artes del espectáculo mientras estaba en la Escuela de Bellas Artes de Atenas, formándose y experimentando como intérprete y coreógrafo en compañías de danza en Grecia.

Fue alumno del icónico pintor griego Yannis Tsarouchis antes de estudiar en la Escuela de Bellas Artes de Atenas.

Fundador y director durante 17 años de la –ahora extinta– compañía Edafos Dance Theatre, ganó reconocimiento en todo el mundo como director creativo de las ceremonias de apertura y cierre de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y de los Juegos Europeos de Baku 2015.

Originada en la escena underground, la compañía desafió las percepciones y ganó un número creciente de seguidores dedicados. Medea (1993) marcó la transición de la compañía a los grandes teatros y se considera su obra icónica. La compañía Edafos abarcó 17 años, hasta el año 2002, y estableció su sello indeleble en la escena artística en Grecia.

Papaioannou, que también es pintor, ilustrador y dibujante de cómics, ha creado y ha sido parte de más de 40 montajes, entre los cuales destacan Nowhere (2009), homenaje a la coreógrafa y bailarina alemana Pina Bausch; Inside (2011), que consiste en una instalación teatral de seis horas y Primal matter (2012), pieza con la que volvió a aparecer él mismo sobre el escenario después de una pausa de diez años.

Su trabajo destaca y explora la naturaleza del cuerpo humano (desnudo con frecuencia en escena) de manera provocadora utilizando la performance y las instalaciones como bases de sus obras.

Considerado uno de los grandes creadores griegos de los últimos tiempos, con una puesta en escena que sorprende y lleva a la reflexión profunda sobre la existencia del hombre, Dimitris Papaioannou ha conseguido el reconocimiento de crítica y público a lo largo de 30 años de trayectoria, hecho que se ve reflejado en su último montaje, Still Life (2016).

Más información, exposiciones, porfolios, libros, biografía, etc. en su website: Dimitris Papaioannou.

Información relacionada:

En Ninguna Parte: Dedicado a la memoria de Pina Bauch.

Rudolf Nureyev fotografiado por Richard Avedon

Rudolf Nureyev, fotografiado por Richard Avedon en París, en 1961, el año en que la estrella de Kirov desertó de la Unión Soviética.

Nureyev es un icono cultural del s.XX. El lujo y el «glamour» protagonizaron la mayoría de los capítulos de su trayectoria. Sin embargo, el bailarín ruso Rudolf Nureyev tuvo una infancia asolada por el hambre y la miseria.

Su espectacular físico fue objeto de deseo para ambos sexos y su manera sofisticada de bailar le convirtió en un mito, declarado el mejor bailarín del siglo XX por una buena parte de la crítica especializada.

Considerado como “un alma solitaria”, Nureyev, de quien se decía que “rompía el aire cuando bailaba”, no sólo destacó en el ballet clásico, sino también como actor, director de cine y de orquesta.  No le bastó con “Cascanueces”, “Raymonda”, “La Bella Durmiente”, “El lago de los Cisnes” y “Romeo y Julieta”; se atrevió también a llevar a escena, en 1970, su propia versión de “El Quijote”, de Cervantes.

Estas fotografías, forman parte de una serie realizada por el monumental fotógrafo Richard Avedon, en París, en 1961.

Richard Avedon (Nueva York, 1923 – San Antonio 2004), fue uno de los fotógrafos imprescindibles de mediados del siglo XX, conocido por sus retratos y su fotografía de moda.

Un obituario publicado en The New York Times dijo de él: “Sus fotografías de moda y sus retratos fotográficos ayudaron a definir la imagen de Estados Unidos; El estilo, la belleza y la cultura del último medio siglo”. Su trabajo y su mirada siempre nos fascina.

Fuente: culturainquieta.com

Nota: Haciendo clic sobre cualquiera de las fotografías puedes visualizarlas en sus tamaños originales, en modo “pase de diapositivas”.

Tragédie, de Olivier Dubois

Olivier Dubois estrena en el año 2012 en el Festival d´Avignon, Tragédie, un espectáculo etiquetado de “degenerado” y “decadente” por el Frente Nacional francés por estar interpretado por 18 bailarines (9 hombres y 9 mujeres) completamente desnudos de principio a fin de la pieza, de 90 minutos de duración. Concebido como un inmenso crescendo coreográfico, Tragédie causó sensación en el festival.

Dubois cree que “el arte debe ser incisivo“. Con el foco puesto en la anatomía del cuerpo humano, Tragédie explora literal y metafóricamente la condición humana, su fragilidad, a través de movimientos repetitivos que construyen una atmósfera tribal, expresionista y tensa que avanza hacia la catarsis colectiva. “La desnudez es esencial en este proyecto pero sólo es su tarjeta de presentación. Aquí no se incluye la acción de vestirse y desvestirse, la desprotección de los bailarines es constante, los cuerpos ni se exhiben ni se ocultan. La obra, para mí, habla del enigma del hombre y de la humanidad y tiene una potente carga política“, explica.

Inevitablemente ver sobre el escenario estos cuerpos desnudos nos hace reflexionar sobre nuestra propia intimidad. En esa mirada hacia nuestro interior es inevitable plantearnos nuestra relación con el mundo y viajar de lo íntimo a lo universal“, prosiguió Dubois, recién elegido como director del Centro Coreográfico de Roubaix, donde sustituye a Carolyn Carlson.

Los movimientos de los intérpretes, que a menudo se asemejan a marchas militares, se suceden al ritmo de las creaciones y pulsaciones de su colaborador habitual, François Caffenne.

La obra se ha representado durante 2014/2015 en distintos países de Europa y América. En España se representó el día 4 de abril de 2014 en el Teatro Central de Sevilla, y los días 21 y 22 de noviembre de 2015 en los Teatros del Canal, Madrid.

Esta excelente grabación de 90´ de duración, que consta de un DVD y un CD, editada por Harmonia Mundi y realizada por Tommy Pascal en La Centquatre durante las representaciones de la obra en febrero de 2013, y puesta a la venta el 27 de agosto de ese mismo año, por fin proporciona una oportunidad única para ver esta inolvidable pieza de danza contemporánea, y escuchar la música compuesta por François Caffenne.

Creación y coreografía: Olivier Dubois / Asistente de realización: Cyril Accorsi / Música: François Caffenne / Diseño de iluminación: Patrick Riou / Dirección: Tommy Pascal / Gerente de Producción: Beatrice Cuerno / Asistente de producción: Lauren Boyer.

Intérpretes: Marie-Laure Caradec, Marianne Descamps, Virginia García, Karine Girard, Carole Gomes-Busnel, Inés Hernández, Isabelle Kürzi, Loren Palmer, Sandra Savin, Benjamin Bertrand, Arnaud Boursain, Jorge Moré Calderón, Sylvain Decloitre, Sébastien Ledig, Filipe Lourenço, Thierry Micouin, Rafael Pardillo y Sebastien Perrault.

Vídeo relacionado: