The Magazine Body de ESPN, breve historia

El Magazine Body de ESPN nació en octubre de 2009 con una misión singular: celebrar el increíble poder de la forma atlética. Con la ayuda de 20 atletas valientes, incluidos Serena Williams, Adrian Peterson y Dwight Howard, y un grupo de fotógrafos igualmente élite, el tema debut se estableció inmediatamente como una fuerza cultural.

Desde entonces, Body se ha convertido en algo más que una impresionante cartera anual de imágenes: se ha convertido en una poderosa plataforma de narración de historias, un foro confiable para que los atletas compartan no solo sus puntos fuertes, sino también sus vulnerabilidades. Ha habido muchos hitos en el camino: el ícono del voleibol olímpico Kerri Walsh Jennings posó para el tema en 2013 mientras estaba embarazada de ocho meses. El duatleta transgénero Chris Mosier compartió su poderosa historia de transición con el mundo en 2016. La remera paralímpica Oksana Masters se atrevió a posar sin sus prótesis en 2012. La leyenda del golf Gary Player, en 2013, demuestra que todavía puede tener abdominales rotos a los 77 años.

En los últimos 11 años, a través de miles de fotografías de más de 200 atletas, la franquicia Body de ESPN ha ayudado a cambiar la forma en que las personas piensan sobre la forma atlética. Impulsó y dio forma a debates sobre el aspecto de los atletas y lo que significa tener un cuerpo perfecto para su deporte. Ha inspirado una apreciación más profunda de lo que nuestros cuerpos son capaces de hacer, el poder que poseen, los defectos que nos obligan a aceptar, lo que pueden superar y hacia dónde nos pueden llevar. Es un diálogo del que estamos orgullosos, y estamos comprometidos a continuar en los años venideros.

Fuente: espn.com

Vídeo relacionado:

20 años reivindicando el nudismo en Sopela

Deportistas profesionales y aficionados se dieron cita este domingo en la popular carrera naturista, que arrancó en 1999.

Medio centenar de deportistas y aficionados de toda índole participaron este domingo en la 20 edición de la carrera nudista de Sopela, que tuvo lugar a las 11.00 horas en la playa de Barinatxe, más conocida como La Salvaje. Un evento deportivo y naturista que se ha convertido en todo un acontecimiento social dentro del territorio. “En su día fuimos la primera competición nudista abierta a todo el mundo”, declaró Patxi Ros, impulsor de la idea. “Antes existían carreras sin ropa, pero en recintos cerrados y exclusivamente para aquellos que comparten esta forma de vida”, añadió.

La idea de esta competición nació en la cabeza del propio Ros. Corría el año 1999 y el cuerpo le pedía organizar un espectáculo diferente. “El reto era hacer algo que no hubiera hecho a nadie más”, confesó este corredor naturista, a quién se le ocurrió aunar sus dos pasiones, el deporte y el nudismo. “Yo ha había corrido desnudo en alguna que otra carrera donde el resto de los participantes iban vestidos, así que me pareció una buena idea organizar un evento en el que todo el mundo fuese sin ropa”, puntualizó.

Desde el principio esta convocatoria nudista tuvo una gran aceptación. Incluso las instituciones públicas pusieron su granito de arena para que se llevara a cabo. En su primera edición acudieron unas 50 personas, tanto practicantes del naturismo, como corredores profesionales que habitualmente realizan su actividad con pantalones y camiseta. Sin embargo, a la hora de dar el pistoletazo de salida, ocurrió algo inesperado. “A los nudistas la presencia de medios les intimidó y se vistieron todos”, recordó Ros. “Nos asustamos un poco porque pensamos que todo se iba al traste”, añadió. Fue entonces cuando los corredores profesionales se decidieron a quitarse la ropa y realizar el recorrido como si correr desnudos fuera para ellos algo habitual. “No les dio ni un poco de apuro y la verdad es que salvaron el evento”.

Desde aquella primera vez, hace ya 20 años, esa dinámica se ha ido repitiendo competición a competición. “Sí que viene gente naturista, pero la mayoría de los corredores no lo son”, explicó Ros.

Asignatura pendiente

A lo largo de estas dos décadas la carrera ha ido sufriendo diferentes cambios, aunque en su vigésimo cumpleaños ha vuelto a los orígenes. “Hubo un tiempo en que yo tuve que dar un paso atrás y la organizaba la Asociación de Naturistas Vasca ENE”, declaró el mítico corredor. Durante esa época la competición tenía lugar en septiembre. “La inestabilidad del clima en esa fecha hacía que acudiera menos gente”, añadió Ros. Pasado el tiempo, la cita deportiva ha vuelto a su fecha original, mucho más propicia para hacer deporte sin ropa.

A pesar de la buena salud con la que cuenta el torneo, el impulsor de la idea reconoce que no acude tanta gente como al principio. “Los primeros años los corredores pasaban de 250 y ahora ya no llegan a la centena”, argumentó Ros. La gran asignatura pendiente sigue siendo la participación de las mujeres. “Alguna hay, pero pocas” añadió. Este domingo fueron tres.

Fuente: elcorreo.com Texto: Azhara García.

La desnudez en el deporte de la antigua Grecia

En la antigüedad, incluso antes de la era clásica, por ejemplo, durante la civilizacón Minoica Creta, el ejercicio atlético era una parte importante de la vida cotidiana. De hecho, los griegos acreditaron varias figuras mitológicas con logros atléticos, y los dioses masculinos (especialmente Apolo y Heracles, patrocinadores del deporte) se representaban comúnmente como atletas. Mientras que la escultura griega a menudo mostraba a los hombres completamente desnudos, apareció un nuevo concepto para las mujeres, “venus púdica” (o parcialmente desnudo), ver “Niké de Samotracia “.

La desnudez en el deporte era muy común, con casi todos los deportes realizados desnudos. Como una tradición probablemente se introdujo por primera vez en la ciudad-estado de Esparta , durante el período arcaico tardío.

La civilización de la antigua Grecia (Hellas), durante el período arcaico, tenía una estética atlética y cúltica de la desnudez que típicamente incluía a hombres adultos y adolescentes, pero a veces también a niños, mujeres y niñas. El amor por la belleza también incluía el cuerpo humano, más allá del amor por la naturaleza, la filosofía, las artes, etc. La palabra griega gimnasio significa “un lugar para entrenar desnudo“. Los atletas masculinos compitieron desnudos, pero la mayoría de las ciudades estado de la época no permitían participantes femeninas o incluso espectadores en esos eventos, siendo Esparta una excepción notable.

Los orígenes de la desnudez en el deporte griego antiguo son el tema de una leyenda sobre el atleta Orsipo de Megara. Hay varios mitos con respecto a estos orígenes; en uno, Orsipo pierde su vestimenta durante la carrera por el estadio de los XV Juegos Olímpicos en 720 aC, lo que le da una ventaja y gana. Otros atletas lo emulan y la moda nace.

La desnudez en el deporte se extendió a toda Grecia, la Gran Grecia e incluso sus colonias más alejadas, y los atletas de todas partes, que se unieron para los Juegos Olímpicos y otros Juegos Panhelénicos, compitieron desnudos en casi todas las disciplinas, como el boxeo, la lucha, pancracio (una mezcla de estilo libre de boxeo y lucha libre, con daño físico serio permitido) -en tales artes marciales, las mismas oportunidades en términos de agarre y protección corporal requieren un uniforme no restrictivo actual, o el desnudo-, stadion y varias otras carreras de pie, incluida la carrera de relevos, y el pentatlón (compuesto por lucha, stadion, salto de longitud, lanzamiento de jabalina y lanzamiento de disco). Sin embargo, los atletas no siempre se presentaban desnudos durante las competiciones de carreras de carros, aunque también hay representaciones de corredores de carros desnudos.

Se cree que está enraizado en la noción religiosa de que la excelencia atlética era una ofrenda “estética” a los dioses (casi todos los juegos cabían en festivales religiosos), y de hecho en muchos juegos era el privilegio del ganador ser representado desnudo como un estatua votiva ofrecida en un templo, o incluso inmortalizada como modelo para la estatua de un dios. Actuar desnudo ciertamente también fue bienvenido como una medida para prevenir el juego sucio, que fue castigado públicamente en el acto por los jueces (a menudo eran dignatarios religiosos) con un fuerte azote. El ofensor estaba desnudo cuando era azotado.

La evidencia de la desnudez griega en el deporte proviene de las numerosas representaciones supervivientes de atletas (esculturas, mosaicos y pinturas de vasos). Famosos atletas fueron honrados por una estatua erigida para su conmemoración (ver Milón de Crotona). Algunos historiadores han insistido en que la desnudez atlética en el arte griego es solo una convención artística, y es increíble que alguien hubiera corrido desnudo. Este punto de vista podría atribuirse a la mojigatería victoriana tardía aplicada anacrónicamente a la antigüedad. Otras culturas en la antigüedad no practicaron la desnudez atlética y condenaron la práctica griega. Su rechazo de deportes vestidos a su vez fue condenado por los griegos como una muestra de tiranía y represión política. Los atletas griegos, a pesar de estar desnudos, parecen haber evitado la exposición de su glande, por ejemplo, mediante infibulación o el uso de un kynodesme o “nudo de perro”.

Nota: Haciendo clic sobre cualquiera de las imágenes centrales puedes visualizarlas en sus tamaños originales, en modo “pase de diapositivas”.

Información relacionada:

La belleza del cuerpo en la antigua Grecia.
La Grecia Antigua y la exaltación del cuerpo masculino.