Regreso al Edén

En 1979, una consejera del municipio de Bournemouth dijo (y The Observer reprodujo sus palabras en la sección “Frases de la semana”): “Los naturistas contaminan la playa”. La indignación de esta munícipe había sido provocada por la propuesta de que Brighton y otras playas de Inglaterra crearan oficialmente “establecimientos naturistas”.

Sin embargo, bañistas desnudos en las aguas marítimas inglesas no serían una novedad. Un colaborador del Evening Star, dijo: “Los concejales de Brighton se limitan a resucitar una costumbre que fue común en nuestras playas a lo largo de la historia, y a derogar un bando que sólo tiene un siglo de antigüedad”. Los seres humanos se han bañado desnudos en le mar desde el día en que comenzaron a bañarse.

Pero las hordas contaminadoras que con tanto temor se esperaban en Brighton no estaban formadas simplemente por personas animadas por la intención de bañarse sin cometer el absurdo acto de vestirse antes del baño, sino por “naturistas”. ¿Qué es lo que distingue a un “naturista” de un muchacho que se descalza, se quita los calzones y se mete desnudo en el mar? No es fácil definir la diferencia, pero esencialmente el “naturista” es alguien que tiene fe en las beneficiosas propiedades de la desnudez, beneficios que pueden ser de carácter físico y psicológico, antes que alguien que considera que la desnudez es cómoda, fácil y divertida, y que la practica con carácter intermitente como, por ejemplo los doukhobors, debido a que la desnudez forma parte de un más amplio conjunto de ideas. Si bien es cierto que hay precursores, el naturismo es un fenómeno propio del siglo XX. Se trata de un movimiento que está prosperando y ampliándose, y que ya ha adquirido algunas de las características propias de una subcultura.

A lo largo de los siglos siempre ha habido quienes han ensalzado los benéficos efectos de la desnudez. Incluso en la puritana Norteamérica (y puritana ha sido hasta hace muy poco), hombres como Benjamin Franklin y Thoreau alabaron la desnudez y ocasionalmente y con carácter puramente doméstico la practicaron. Pero fue Senancour, en su obra “De l´Amour considéré dans les lois réelles et dans les formes sociales de l´union des deux sexes“, publicado en 1805, quien difundió el primer manifiesto del movimiento naturista, en el que decía:

“Imaginemos un país en el que en ciertas festividades colectivas las mujeres gozaran de absoluta libertad de ir casi o totalmente desnudas. Nadarían, bailarían, caminarían, y aquellas que lo considerasen oportuno lo harían desnudas en presencia de los hombres… Semejante desnudez exigiría las pertinentes instituciones, fuertes y sencillas, y un gran respeto hacia los pactos sociales que han imperado en todos los tiempos”.

Si el alcance de estas afirmaciones se extendiera de mode que abarcara a ambos sexos, y si se añadieran unas cuantas observaciones acerca del positivo valor de la desnudez, esta declaración sería perfectamente propia de un naturista moderno.

En pleno siglo XX, el movimiento naturista representa un ideal de salud. Y no debemos sorprendernos de ello, ya que los progenitores del naturismo mencionados por casi todas las autoridades médicos.

A principios de este siglo se inició un movimiento médico que propugnaba los baños de sol, a modo de reacción contra el tradicional método de tratar a los enfermos con prácticas odiosas que los debilitaban todavía más, consistentes en sangrados mediante sanguijuelas o ventosas. También fue una nueva concepción médica, encabezada por los descubrimientos que en materia de patología efectuó Pasteur, la que llevó al convencimiento de que el aire puro y la higiene podían ser de más utilidad para recobrar la salud perdida que los medicamentos a la sazón imperantes. Este último movimiento fue una reacción contra el entorno viciado, cerrado y poco saludable, que había predominado en Europa durante siglos y que llegó a su apogeo durante el periodo victoriano. Este movimiento surgió a la par que los nuevos conceptos de higiene personal y doméstica, y sanidad colectiva. Un aspecto importante fue su nueva actitud crítica con referencia a la vestimenta. Se tuvo clara conciencia de que las modas en el vestir habían hecho caso totalmente omiso de las exigencias fisiológicas del cuerpo, y que muchas prendas comúnmente utilizadas eran perjudiciales para la salud, constituyendo a menudo ubérrimos pastos para los parásitos, en tanto que otras prendas deformaban el cuerpo y obstaculizaban sus funciones. Cuando la atención crítica se centró en las prendas de vestir y cuando comenzó a debastise ampliamente el problema de “reforma de la vestimenta”, sólo faltaba un paso para formular la pregunta de que si la total ausencia de prendas de vestir no sería acaso “el vestido más saludable”.

Las bases médicas e ideológicas del naturismo fueron establecidas antes de la primera guerra mundial, principalmente en Alemania, de modo que durante los años veinte, después ya de la primera guerra mundial, el nudismo estaba principalmente limitado a esa nación. Sin embargo, los visitantes procedentes de Norteámerica y de diversos países europeos, regresaron con informaciones acerca de las maravillas que producía el nudismo y las difundieron en sus países de origen, con lo que se dieron los primeros pasos hacia el establecimiento de centros de esta especio en diferentes partes del mundo. En Rusia y en los países escandinavos, en donde bañarse desnudo formaba parte integrante de la forma normal de vivir, esas noticias causaron poca impresión, pero en Inglaterra, Norteámeria y Francia comenzaron las campaña de hostilidad oficial y de burla por parte de los medios de difusión que, en nuestros días, todavía se dan. Muchas personas que no saben lo que es el nudismo presumen que éste está asociado con opiniones políticas extremadamente radicales. El movimiento socialista nudista de Koch, en Alemania, representa la más cercana asociación del nudismo con la política. No hay relación alguna, y si la hay será de carácter negativo, entre los nudistas y los nazis, ya que Hitler prohibió el movimiento nudista en Alemania, con las palabras: “La total exhibición del cuerpo humano es indigna, y, al mismo tiempo, cosa de mal gusto”. A partir del período hitleriano, el foco central del nudismo se desplazón de Alemania a Norteámerica e Inglaterra. En Inglaterra, el nudismo se relacionó antes con una actitud generalmente progresista que con movimientos políticos. Durante los años treinta se difundió lentamente en Norteámerica, Inglaterra y Francia, a pesar de que jamás llegó a alcanzar las proporciones que consiguió en Alemania, durante los años veinte.

Los principales rasgos del nudismo, a partir de la segunda guerra mundial, en lo tocante a su desarrollo, han sido su constante aumento y su tendencia a arraigarse en países climáticamente adecuados. En Europa, la zona más lógica en la que practicar el nudismo es, evidentemente, la de los países ribereños del Mediterráneo. Entre Perpiñán y la costa Dálmata se encuentrar ahora buen número de establecimientos nudistas, y la costumbre de bañarse las mujeres con sólo la pieza inferior del bañador se está convirtiendo en norma incluso en Portugal. Sea cual fuere el éxito que alcancen quienes pretenden formar un establecimiento nudista en Brighton, no cabe duda de que el canal de la Mancha difícilmente atraerá a tanta gente como los países ribereños del Mediterráneo, con climas que van desde el benigno al subtropical.

Fuente del texto: Libro Anatomía de la desnudez (fragmento). Autor: Paul Ableman.

Información relacionada:

Los pioneros, un paseo por el naturismo de la Europa de principios del siglo XX.
¿Dónde nació la cultura del nudismo?.
La desconocida historia de los nudistas alemanes.
El nudismo en la Alemania Oriental 20 años después.

Historia del naturismo en Canadá

Durante la mayor parte de la historia humana, la desnudez fue una parte natural y normal de la vida. La gente estaba desnuda cuando las condiciones ambientales lo favorecían. El “traje de baño” es un invento muy reciente que data de hace aproximadamente un siglo. Es solo con el advenimiento de la industrialización que los humanos comenzaron a avergonzarse de sus cuerpos. Cuando comenzamos a reemplazar nuestro mundo natural con productos manufacturados, crecimos para ver todo lo que no fue hecho por el hombre como imperfecto. El cuerpo humano se convirtió en un objeto de vergüenza para ser escondido y moldeado por la ropa.

El naturismo comenzó como un movimiento de reforma de autoayuda en reacción a los aspectos debilitantes de la industrialización y la urbanización durante el siglo XIX. En un momento en que la medicina no podía explicar ni curar la enfermedad, muchas personas creían que las ciudades abarrotadas e insalubres, viviendas de viviendas, ropa victoriana restrictiva y condiciones de trabajo opresivas conducían a una mala salud. Algunos observadores concluyeron que lo que las personas necesitaban era la exposición a los elementos curativos naturales o al aire fresco, la luz solar y el agua, preferiblemente con ropa suelta o ausente. Una coalición informal de movimientos de reforma del estilo de vida natural se formó a fines del siglo XIX, combinando la reforma de la ropa, el vegetarianismo, la abstinencia del alcohol y el tabaco y la naturopatía. Algunos pioneros sugirieron que la desnudez sea una parte integral de la reforma del estilo de vida. El naturismo encontró expresión en los libros escritos en Alemania a finales de siglo por Heinrich Pudor y Richard Ungewitter, y la idea recibió apoyo cultural cuando los primeros Juegos Olímpicos modernos en Atenas llamaron la atención sobre la desnudez clásica. Lo llamaron Freikörperkultur (FKK), que significa “Cultura del cuerpo libre”.

Desde la teoría, fue un paso corto para practicar. Se abrieron clubes experimentales en Alemania, y más tarde en Francia e Inglaterra, donde los individuos podían practicar su estilo de vida natural sin interferencia externa (siempre que permanecieran en propiedad privada). Dado que los primeros clubes eran experimentos en la vida natural, impusieron el régimen natural completo a todos los invitados: lluvia o sol desnudos, abstinencia, vegetarianismo y calistenia obligatoria. Muchos invitados decidieron que la práctica no era tan atractiva como la teoría, y aunque algunos abandonaron la causa por completo, otros notaron que la desnudez social tenía un efecto psicológico positivo que apreciaban. Cuando las personas se quitaban su armadura cultural, se sentían más libres y menos estresadas que durante su vida cotidiana. Las personas eran quienes eran, no lo que pretendían estar detrás de sus uniformes textiles, joyas y maquillaje. Este ambiente social relajado se convirtió en el sello distintivo del naturismo social del siglo XX.

Varias otras tendencias aceleraron la aceptación del aspecto de desnudez del naturismo. Los jóvenes de principios de siglo abrazaron el aire libre y se fueron de excursión y en canoa por el campo, a menudo desnudos, y a menudo en grupos mixtos. La sociedad occidental experimentó una especie de liberación sexual en este momento y relajó muchos de sus estándares morales. La Primera Guerra Mundial tuvo un efecto similar. Como resultado, el naturismo estaba preparado para un rápido crecimiento durante la década de 1920, especialmente en Alemania, donde decenas de miles de personas retozaron en clubes, playas libres y parques y piscinas de la ciudad. Otros países también experimentaron un impulso en los clubes naturistas, incluido el Sparta Club en Francia y Spielplatz en Inglaterra. Las revistas nacionales también estaban bien establecidas (Salud y Eficiencia en Gran Bretaña, Vivre d’Abord en Francia. En 1931, representantes de varios clubes y sociedades se reunieron en Alemania para formar una organización nudista internacional. Los años de depresión no fueron el mejor momento para comenzar nuevas empresas , y este primer experimento llegó a su fin, pero los pioneros habían establecido el naturismo sobre una base sólida, y reviviría y florecería en Europa después de la próxima guerra.

El naturismo en América del Norte siguió el patrón europeo. Bernarr Macfadden, uno de los primeros pioneros de la reforma pro salud, promovió la vida natural en su revista de Cultura Física y en su Ciudad de Cultura Física, al igual que William Call en sus Clubes de sentido común. Pero el primer club naturista verdadero fue formado en el estado de Nueva York por Kurt Barthel y un puñado de inmigrantes alemanes. Su Sky Farm Club se convirtió en el hogar de la temprana Conferencia Internacional Nudista, que atrajo al “Tío Danny” Boone de Ilsley, quien tomó el control, reorganizó la Asociación Estadounidense para Tomar el Sol y lanzó Sunshine & Health. Otros clubes pronto aparecieron en estados cercanos, el Medio Oeste y California. Cuando los miembros de ASA se rebelaron contra su espectáculo individual, se fue para formar el Consejo Nacional Nudista.

Naturismo / Nudismo en Canadá

En Canadá, las personas de todo el país se interesaron por el naturismo y la cultura física, y de vez en cuando llegaron a revistas estadounidenses o europeas. Después de 1940 tenían su propia revista canadiense, Sunbathing & Health, que ocasionalmente publicaba noticias locales. Los canadienses habían creado grupos en varias ciudades durante las décadas de 1930 y 1940, y algunos de estos grupos atrajeron suficiente interés para formar clubes en tierras privadas. Los clubes más importantes fueron los Van Tans en Vancouver y el Sun Air Club en Ontario. Los canadienses que sirvieron en el ejército durante la guerra se encontraron con almas afines de todo el país, y a menudo visitaban clubes mientras estaban en Europa. Formaron un grupo de reclutas listos para los organizadores de la posguerra. Unos años más tarde, la ola de inmigración de la posguerra trajo a muchos europeos con su propia experiencia, y no solo aumentaron las filas de los miembros, sino que a menudo formaron sus propios clubes, ayudando a expandir el naturismo de costa a costa. La mayoría de estos clubes se unieron bajo la Canadian Sunbathing Association, que se afilió a la American Sunbathing Association en 1954. Varios desacuerdos entre los miembros orientales y occidentales de CSA resultaron en la ruptura de CSA en la Western Canadian Sunbathing Association (WCSA) y Eastern Canadian Sunbathing Asociación (ECSA) en 1960. La ECSA soportó muchas luchas internas durante la próxima década y media, lo que condujo a su desaparición oficial en 1978. La WCSA continúa existiendo hoy como la Asociación Canadiense Occidental para la Recreación Desnuda (WCANR), una región de los Estados Unidos. Association for Nude Recreation (AANR), que anteriormente se conocía como ASA.

En 1977, la Fédération québécoise de naturisme (FQN) fue fundada en Quebec por Michel Vaïs. En 1986, Doug Beckett, Helen Beckett y Petra Scheller, con el apoyo de la FQN, formaron la Federación de Naturistas Canadienses (FCN). La FQN y la FCN se unieron para ser los representantes oficiales canadienses en la Federación Naturista Internacional (INF).

Fuente: Libro Au Naturel: The History of Nudism in Canada. Autor: James Edward Woycke (texto original en inglés).

Nace el streaking

Caricatura en el Daily Princetonian que representa a los streakers que interrumpen la conferencia de historia romana de Frank Bourne, marzo de 1974.

El streaking nació en la primavera de 1974 en algún lugar del sur de Estados Unidos. Unos dicen que en Memphis (Mississipi) y otros se inclinan por alguna ciudad soleada de Florida. Se dice que en Memphis, universidad conservadora que cuenta con 20.000 estudiantes, un domingo por la noche dos jóvenes guardias de la Universidad, aparecieron desnudos cerca de un dormitorio femenino. Otros guardias de uniforme, no tardaron en deternelos, pero el streaking había comenzado.

La prensa norteamericana ha informado que Rocky Janda y Dwinght Lee fueron los primeros que practicaron el streak, según los cánones. Abrieron súbitamente una puerta y aparecieron “elegantemente” desnudos en una pista de tenis, mientras se disputaba un torneo. Llevaban tan sólo unas zapatillas de tenis y unos calcetines de lana. Atravesaron corriendo la pista, entre el asombro del público.

Rocky Janda, manifestaría después de la exhibición: “Realmente sentí algo soberbio. Por primera vez en mi vida, conseguí lo que me propuse. Y no he causado daño a nadie”.

Se dice igualmente que el padre de streak fue un estudiante universitario de los Estados Unidos al que una noche, un súbito trastorno intestinal, obligó a arrojarse de la cama, buscando los servicios. No falta quien asegura que el streak pudo nacer en una playa. Que alguien dijo, quizá despojándose de su mínima indumentaria: “Nixon debería desnudarse”. Y la alusión al tristemente célebre “Watergate”, comenzó a orientar una nueva forma de protesta.

El streak tiene su origen en el nudismo. El nudismo, como sistema y práctica colectiva, difiere de la desnudez primitiva o casual. Forma parte de la rebelión contra la civilización actual. Los nudistas consideran que la excesiva insistencia en el vestido, produce un estado mental insano por lo que al cuerpo humano respecta, aparte de impedir que los rayos solares alcancen a todo el organismo. El desnudismo está relacionado con un movimiento general de “retorno a la naturaleza”; los naturistas estiman que las sociedades primitivas y sus normas de vida eran superiores a las actuales. El movimiento se complementa con la búsqueda de dietas a base de alimentos más naturales.

En los Estados Unidos y Europa, existen campos especiales donde se practica el nudismo.

En los Estados Unidos y Europa, existen campos especiales donde se practica el nudismo, incluso por familias enteras. Solamente en los Estados Unidos, existían entre 1930 y 1940, más de 100 campos, así como múltiples revistas que defendían el movimiento. Éste se inició en Alemania después de la I Guerra Mundial como parte de la rebelión postbélica contra las viejas tradiciones o convencionalismos y se extendió rápidamente a otros países.

El desnudismo gozó de gran popularidad en su época de apogeo. Los colaboradores de prestigiosas revistas que visitaron los campos estimaban que, una vez superada la primera impresión, la falta de vestidos nada parecía tener de extraño.

En España, aunque en menor grado, también cuajó esta doctrina naturista. Caballeros de Reus, de Figueras, de Alcoy, de Barcelona, amigos del escritor José María Carandell, le confesaron que amigos suyos o familiares, practicaban todavía el nudismo. Alguien que lo hizo durante muchos años hasta el treinta y seis, dijo que solían acogerse para sus ejercicios en las frondas del Tibidabo, en Barcelona, donde por cierto está constituida una “Sociedad Naturista”, discreta y celosa de sí.

Y de cualquier forma, recordemos, por ejemplo, como cualquier ocasión es buena -o la hacen buena- para practicar el nudismo. Treinta extranjeros de ambos sexos, fueron sorprendidos por un comerciante de Arrefice, cuando se bañaban totalmente desnudos en la playa denominada “Puerto de Muelas”, situada en la costa sur de aquella isla, a cuarenta kilómetros de Arrefice. Fue, a finales de marzo, en plena “Primavera del Streaking”.

Un grupo de streakers en la Universidad de Princeton, marzo de 1974. Foto del Daily Princetonian.

El nudismo en el “campus” también tiene su propia y orgullosa tradición. Fred R. Pierce, de 74 años, confesó en el semanario Newsweek, que él había sido expulsado de la Universidad de Stanford por exhibirse desnudo para ganar una apuesta de 5 dólares. “Yo no corrí, sino que me arrastaba”, añadió Pierce, a quien su exhibicionismo no estropeó su carrera, ya que llegó a ser presidente del Tribunal de Apelación de California.

Pierce juzga de forma tolerante a los streakers. “Son tan sólo un puñado de muchachos locos. y yo también fui un muchacho loco”.

Como todos los movimientos que subvierten el orden establecido, el desnudismo ha tenido muchos contradictores. El primero y más importante, la Iglesia Católica que, estimándolo una seria amenaza para la moral, lo denunció vigorosamente.

Fuente del texto: Libro Correr desnudos como el rayo (fragmento). Autor: J. Soto Viñolo. Ediciones 29, 1974.

Deporte y streaking

El fenómeno del sreaking se extendió rápidamente durante el mes de marzo de 1974 y aquí tuvimos la suerte que la “primavera de los ovnis” nos desvió la atención de semejante práctica de protesta; también la boda del secretario de estado norteamericano Henry Kissinger con Nancy Magginnes sorprendió y distrajo; pero nada contribuyó tanto a olvidarnos de las carreras “in pudibus” en España, como la campaña triunfal del F. C. Barcelona, el Waterloo del Real Madrid y el éxito sindical de la reivindicación de los serenos y vigilantes a través del presidente del Sindicato Nacional de Actividades Diversas, el soltero Juan García Carrés.

La práctica del streaking alcanzó al deporte; no al nuestro, por fortuna, “sano y de recios valores”. La violencia es otra cosa. Los ladrillos que rasgan y hieren los cueros cabelludos de los colegiados, fruto de los exaltados. Los matchs en los graderíos, consecuencia de las pasiones. Las hermosas declaraciones de jugadores y “místers”, reflejo del momento histórico de cada equipo ante el partido del domingo.

El deporte extranjero no pudo sustraerse a recibir afrenta del streaking y así tenemos noticias de que en Belleville (Ontario), capital del condado de Hastings, famosa por sus quesos y sede del Albert College, Gary Murphy, vistiendo solamente los patines, se convirtió en el primer jugador de hockey sobre patines nudista.

Murphy, a la izquierda de Los Panteras Combativos (The Pickering Panthers), ganó una apuesta de cuarenta dólares a sus compañeros de equipo por presentarse desnudo delante de treinta aficionados que estaban esperando la salida.

En el resumen de agencias que publicó “Pueblo” el 12 de marzo de 1974, se dice que la mayoría de los que esperaban eran muchachas y se presentó ante el grupo con el mayor desparpajo.

Otro streak deportivo, se registró días más tarde en Berbier (Suiza), donde siete jóvenes esquiadores, uno de ellos mujer, practicaron el esquí, sin más atuendo que las botas, segín informó la Oficina de Turismo de la población.

Delante de ellos esquiaba una joven con la ropa de los nudistas. Una vez recorrido el trayecto, estos últimos se escondieron en el bosque para vestirse.

Los empleados de la Oficina de Turismo dijeron que los streakers tuvieron mucha suerte al no sufrir ninguna caída, ya que en caso contrario, lo hubieran pasado mal a pedar de que el sol no dejaba de calentar. Parece ser que estos nudistas eran norteamericanos.

El streaking no tuvo fronteras. De Europa a Asia Oriental para aparecer en Hong-Kong, concretamente en la isla de Lamma, a la entrada del puerto, en el mar de la China meridional.

Allí, un hombre desnudo hizo esquí acuático. Según testigos presenciales -señaló la agencia Efe- el individuo, al parecer un europeo, salió repentinamente de entre la niebla y pasó como una flecha por entre los juncos anclados alrededor de la isla.

Parece, pues, que el streaking deportivo no ha tenido demasiados practicantes, y eso que no debemos olvidar que los primitivos atletas que tomaban parte en los antiguos Juegos Olímpicos, celebrados en la ciudad griega de Olympia, competían desnudos completamente, por lo que estaba prohibido a las mujeres casadas el acceso al estadio e incluso a la ciudad de Olympia, para evitar que el espectáculo de aquellos espléndidos atletas sirviera de término de comparación con sus esposos, en la que éstos siempren saldrían desventajados, como señala el periodista Andrés Mercé Varela en su obra “De Olympia a Munich“.

Por el contrario – añade-, era permitida la entrada al estadio de las chicas solteras, ya que se estimaba que el espectáculo era idóneo para despertar en ellas ideas sanas, cual eran la admiración del sexo fuerte, el incentivo a los placeres del amor, y la inclinación al matrimonio.

En España no se ha dado ningún caso de streaker deportivo, de una parte por la “sólida formación moral” de nuestros deportistas y de otra, porque no nos imaginamos a un árbitro, por ejemplo, juez de un partido de categoría regional preferente, haciendo un streaking reivindicativo. Posiblemente moriría en el tumulto, agredido por los púdicos espectadores de boina, ceja corrida, cayada en la diestra, caliqueño baboso y apagado y ojos inyectados por la rabia de semejante afrenta.

Aunque bien es verdad, que morir a manos de la gañanía, también es una bonita forma de morir por el deporte.

Desde 776 antes de Cristo, los Juegos Olímpicos fueron celebrándose cada cuatro años en el primer plenilunio de agosto. De esta época data también una concepción griega sobre la naturaleza de los Juegos Olímpicos, cuyos comienzos, sin embargo, fueron muy anteriores, en Delfos, Nemea y Corinto. El sentido de los Juegos continúa siendo -incluso en los celebrados en épocas posteriores- el unir cada cuatro años, en una corta paz, previamente acordada en honor de los dioses, a todas las tribus griegas, que se encuentran continuamente en discordia. Sin embargo, es característico de la mentalidad griega el celebrar una competición entre tribus, incluso durante un encuentro pacífico.

Si alguno de los participantes en la competición sucumbe a consecuencia del esfuerzo físico, se cree ver en su muerte la misericordia de los dioses que le han llamado en el momento de su mayor gloria… La distinción humana a los vencedores no consiste en premios, sino en la concesión de una corona de laurel. Esto significa un gran honor, tanto para él como para su familia; no sólo su nombre quedará inscrito para la posteridad en la lista de los vencedores, sino también su estatua se alzará en el recinto olímpico.

Estas listas de vencedores nos ofrecen a menudo los puntos de referencia más importantes para la determinación de la fecha. Por lo general, al vencedor se le exime de pagar los impuestos. Antes del comienzo de los Juegos, todos los participantes tiene que aceptar, bajo juramento, las reglas de la competición; de esta norma sólo están dispensados los griegos libres que tienen un nombre sin tacha.

Luego se prohibe la asistencia a las mujeres bajo pena de muerte y, en el año 394 de la Era Cristiana, un edicto del emperador Teodioso el Grande, prohibió los Juegos Olímpicos porque sus participantes no hacían gala de pudor precisamente y los romanos los repudiaron por la inmoralidad del desnudismo de los atletas, que amenazaban a la religión y a las costumbres.

Los Juegos Olímpicos modernos, de la mano del barón de Coubertin, nacen el 6 de abril de 1896, en Atenas y en el Estadio Panathenaico, de mármol blanco.

Hoy, en este año 1974, el streaking deportivo retrotrae la memoria de aquellas manifestaciones que tuvieron por singular escenario la ciudad de Olimpia.

Fuente del texto: Libro Correr desnudos como el rayo (fragmento). Autor: J. Soto Viñolo. Ediciones 29, 1974.