El auge y el declive del nudismo en Estados Unidos

El movimiento nudista se estableció en Norteamérica a principios de la década de 1930 por parte de inmigrantes alemanes que creían que el nudismo era saludable, una forma de estar en comunión directa con la naturaleza. El movimiento floreció y decayó, tratando siempre de distanciarse de la pornografía. Brian Hoffman cuenta la historia en Naked: A Cultural History of American Nudism.

El nudismo es un tema extraño para un libro de historia. Sus amigos y colegas asumieron que usted era un nudista que buscaba justificar una causa.

No crecí en un grupo nudista, pero mis padres formaban parte de la contracultura. La desnudez en el patio trasero o en la vida cotidiana era habitual. Vivía en Los Ángeles en los años 80, y en mi barrio había guionistas y escenógrafos. Era una educación divertida. A medida que fui creciendo me di cuenta de que no es así como vive la mayoría de la gente y volví a preguntarme por qué la gente tiene ideas tan dispares sobre la desnudez. Se considera un acto inmoral o algo completamente normal.

La cultura occidental se centra en las conexiones eróticas. Para mí, el nudismo se convirtió en un prisma para entender cómo pensaban los estadounidenses sobre el cuerpo desnudo y cómo cambiaron esos pensamientos y supuestos culturales.

Fueron los inmigrantes alemanes quienes introdujeron por primera vez el nudismo en América, pero fueron rechazados por muchas comunidades. Al fin y al cabo, eran los primeros años de la década de 1930, y había mucha censura de lo que se consideraba películas y libros pornográficos en Canadá y Estados Unidos.

En Alemania era muy popular desde principios de siglo. Fue una reacción a la urbanización, a la rápida industrialización. La idea era volver a la naturaleza, estar sano, hacer ejercicio, tener jardines y ser vegetariano. Cuando llegaron a Estados Unidos en los años 30, la mayoría de los inmigrantes alemanes fueron a Nueva York o Chicago, y cuando quisieron practicar el nudismo se encontraron con problemas. Ir desnudo en un gimnasio de Berlín es muy diferente a ir desnudo en un gimnasio de Nueva York. Ir desnudo en Norteamérica en aquella época tenía que ver con el erotismo, el burlesque, la casa de baños gay, el striptease. No se trataba de la salud, la forma física o la recreación.

La manera de sortear esta situación era salir de la ciudad. Los campamentos nudistas comenzaron a surgir en el campo. En Estados Unidos y Canadá los campamentos nudistas están siempre en medio de la nada.

En Estados Unidos, las zonas rurales tienen una larga tradición de aceptación de la desnudez, del chapuzón desnudo, de volver a la naturaleza. Pero todavía te metías en problemas, todavía te hacían redadas si te pasabas de la raya, pero, sobre todo en los años 50, consiguieron crear comunidades que no imponían a los vecinos, que estaban relacionadas con la salud, la forma física, la familia y el ocio.

La American Civil Liberties Union se encargó de defender a los que querían establecer campamentos nudistas, pero había graves problemas que, en mi opinión, habrían hecho parpadear a la ACLU: a los estadounidenses de raza negra no se les permitía unirse a los campamentos nudistas; tampoco a los gays, a los hombres solteros o, en los primeros tiempos, a los católicos. Se hacía hincapié en las parejas blancas protestantes casadas y sus hijos.

El jefe de la ACLU en la posguerra era un hombre llamado Roger Baldwin y él mismo era un nudista ocasional. A menudo iba desnudo cerca de su casa de campo en Martha’s Vineyard. Esa fue una de las razones por las que la ACLU estaba dispuesta a ayudar al movimiento nudista.

No había un acuerdo total, por supuesto, porque el movimiento nudista estaba muy alejado de los valores estadounidenses, especialmente en la década de 1950. La ACLU adoptó un enfoque moderado y se centró en el hecho de que se trataba de la familia y la respetabilidad.

El problema es que no se puede saber quién es un nudista de verdad y quién lo hace con otros fines. Esto es lo que los jueces luchaban cuando los casos llegaban a los tribunales. Nadie sabía quiénes eran las personas que miraban revistas nudistas como Sunshine & Health o veían películas nudistas. Podían ser personas interesadas en la pornografía o en el sexo intergeneracional.

La ACLU era consciente de ello. Sin embargo, ganaron un caso legal a principios de los años 50 para permitir que Sunshine & Health se enviara por correo a los suscriptores. La oficina de correos la había confiscado y en 1955 comenzaron a acelerar la confiscación del correo. Lo irónico es que esta revista que definió el movimiento en EE.UU. y que ganó su caso judicial para mostrar desnudos frontales, quebró en 1963. Ya no era especial. Cualquier publicación podía entonces mostrar cuerpos desnudos de frente.

Aún así, Sunshine & Health y otras revistas nudistas fueron vistas como pornografía porque presentaban muchas fotografías de mujeres y hombres desnudos.

Era pornografía, se pretendiera o no. Algunas de las imágenes eran definitivamente pornográficas. Si miras las revistas masculinas de beefcake, hay muchas imágenes similares en Sunshine & Health. La gente lo compraba para ver fotografías de desnudos, especialmente de hombres homosexuales, porque podían evitar ser acusados de leer pornografía si miraban una revista nudista.

La gran mayoría de las portadas de finales de los 40 o 50 son mujeres atractivas y se parecen mucho a la revista Playboy. Era una forma segura de ver la pornografía.

Fuente: Toronto Star (Texto original en inglés).

Desnud Arte: Will McBride

Will McBride (1931-2015) fue un artista estadounidense conocido por sus fotografías en blanco y negro que documentan la cultura juvenil en la Alemania de posguerra.

Su trabajo sigue siendo controvertido por su descripción franca y explícita de la sexualidad, como se evidencia en su ¡Zeig Mal! 1974 (Edición española ¡A ver! 1979 Lóguez Ediciones, Salamanca ISBN 84-85334-06-X) y Coming Of Age 1999, fotolibros destinados a educar a los niños y adolescentes sobre el desarrollo de sus cuerpos.

McBride, nacido el 10 de enero de 1931 en St. Louis, MO, estudió en privado con Norman Rockwell. Mientras asistía a la Universidad de Vermont, antes de transferirse a la Escuela del Instituto de Arte de Chicago y terminar su licenciatura en la Universidad de Syracuse en 1953.

Sus imágenes de desnudos masculinos jóvenes también provocaron conmoción en su día. En 1970, colaboró ​​con el psicoanalista y educador sexual Martin Goldstein en el libro The Sex Book (Lexikon der Sexualitat) para crear una “enciclopedia sobre sexo pictóricamente honesta”, e incluso si la información está fechada según los estándares del siglo XXI, probablemente sea uno de las más importantes, el almanaque sexual más artístico que jamás hayas visto.

Servir en el ejército lo llevó a Alemania a mediados de la década de 1950, después de su período de servicio se instaló en Berlín, donde quedó fascinado al documentar la rápida reconstrucción de Alemania Occidental y su efecto en la cultura juvenil.

A partir de sus imágenes descarnadas de un Berlín dividido que había sido destruido por la batalla, McBride luego documentó una nueva generación de jóvenes de posguerra que se estaban sacudiendo los terrores de la guerra y se enamoraban del sexo, la libertad y entre ellos.

Muchos consideran el método de trabajo de McBride como un precursor de la auto documentación visceral que se ve más adelante en las fotografías de Nan Goldin y Wolfgang Tillmans… Hacia el final de su vida, McBride cambió su enfoque hacia la producción de pintura y escultura.

Will McBride falleció en Berlín. Tenía 84 años. El galardonado lensman es amado por su fotografía documental, que capturó los gloriosos excesos sexuales y las dificultades del Berlín de posguerra en los años 50 y 60.

Su descripción inquebrantable pero tierna de la sexualidad y la juventud se puede ver en descendientes fotográficos como Wolfgang Tillmans y Nan Goldin. Hoy en día, las obras del artista se encuentran en las colecciones del Museo J. Paul Getty de Los Ángeles y del Museo de Arte de Filadelfia.

Información relacionada:

Will McBride la fotografía como ensayo visual. Autor: Eugenio Vega.

Regreso al Edén

En 1979, una consejera del municipio de Bournemouth dijo (y The Observer reprodujo sus palabras en la sección “Frases de la semana”): “Los naturistas contaminan la playa”. La indignación de esta munícipe había sido provocada por la propuesta de que Brighton y otras playas de Inglaterra crearan oficialmente “establecimientos naturistas”.

Sin embargo, bañistas desnudos en las aguas marítimas inglesas no serían una novedad. Un colaborador del Evening Star, dijo: “Los concejales de Brighton se limitan a resucitar una costumbre que fue común en nuestras playas a lo largo de la historia, y a derogar un bando que sólo tiene un siglo de antigüedad”. Los seres humanos se han bañado desnudos en le mar desde el día en que comenzaron a bañarse.

Pero las hordas contaminadoras que con tanto temor se esperaban en Brighton no estaban formadas simplemente por personas animadas por la intención de bañarse sin cometer el absurdo acto de vestirse antes del baño, sino por “naturistas”. ¿Qué es lo que distingue a un “naturista” de un muchacho que se descalza, se quita los calzones y se mete desnudo en el mar? No es fácil definir la diferencia, pero esencialmente el “naturista” es alguien que tiene fe en las beneficiosas propiedades de la desnudez, beneficios que pueden ser de carácter físico y psicológico, antes que alguien que considera que la desnudez es cómoda, fácil y divertida, y que la practica con carácter intermitente como, por ejemplo los doukhobors, debido a que la desnudez forma parte de un más amplio conjunto de ideas. Si bien es cierto que hay precursores, el naturismo es un fenómeno propio del siglo XX. Se trata de un movimiento que está prosperando y ampliándose, y que ya ha adquirido algunas de las características propias de una subcultura.

A lo largo de los siglos siempre ha habido quienes han ensalzado los benéficos efectos de la desnudez. Incluso en la puritana Norteamérica (y puritana ha sido hasta hace muy poco), hombres como Benjamin Franklin y Thoreau alabaron la desnudez y ocasionalmente y con carácter puramente doméstico la practicaron. Pero fue Senancour, en su obra “De l´Amour considéré dans les lois réelles et dans les formes sociales de l´union des deux sexes“, publicado en 1805, quien difundió el primer manifiesto del movimiento naturista, en el que decía:

“Imaginemos un país en el que en ciertas festividades colectivas las mujeres gozaran de absoluta libertad de ir casi o totalmente desnudas. Nadarían, bailarían, caminarían, y aquellas que lo considerasen oportuno lo harían desnudas en presencia de los hombres… Semejante desnudez exigiría las pertinentes instituciones, fuertes y sencillas, y un gran respeto hacia los pactos sociales que han imperado en todos los tiempos”.

Si el alcance de estas afirmaciones se extendiera de mode que abarcara a ambos sexos, y si se añadieran unas cuantas observaciones acerca del positivo valor de la desnudez, esta declaración sería perfectamente propia de un naturista moderno.

En pleno siglo XX, el movimiento naturista representa un ideal de salud. Y no debemos sorprendernos de ello, ya que los progenitores del naturismo mencionados por casi todas las autoridades médicos.

A principios de este siglo se inició un movimiento médico que propugnaba los baños de sol, a modo de reacción contra el tradicional método de tratar a los enfermos con prácticas odiosas que los debilitaban todavía más, consistentes en sangrados mediante sanguijuelas o ventosas. También fue una nueva concepción médica, encabezada por los descubrimientos que en materia de patología efectuó Pasteur, la que llevó al convencimiento de que el aire puro y la higiene podían ser de más utilidad para recobrar la salud perdida que los medicamentos a la sazón imperantes. Este último movimiento fue una reacción contra el entorno viciado, cerrado y poco saludable, que había predominado en Europa durante siglos y que llegó a su apogeo durante el periodo victoriano. Este movimiento surgió a la par que los nuevos conceptos de higiene personal y doméstica, y sanidad colectiva. Un aspecto importante fue su nueva actitud crítica con referencia a la vestimenta. Se tuvo clara conciencia de que las modas en el vestir habían hecho caso totalmente omiso de las exigencias fisiológicas del cuerpo, y que muchas prendas comúnmente utilizadas eran perjudiciales para la salud, constituyendo a menudo ubérrimos pastos para los parásitos, en tanto que otras prendas deformaban el cuerpo y obstaculizaban sus funciones. Cuando la atención crítica se centró en las prendas de vestir y cuando comenzó a debastise ampliamente el problema de “reforma de la vestimenta”, sólo faltaba un paso para formular la pregunta de que si la total ausencia de prendas de vestir no sería acaso “el vestido más saludable”.

Las bases médicas e ideológicas del naturismo fueron establecidas antes de la primera guerra mundial, principalmente en Alemania, de modo que durante los años veinte, después ya de la primera guerra mundial, el nudismo estaba principalmente limitado a esa nación. Sin embargo, los visitantes procedentes de Norteámerica y de diversos países europeos, regresaron con informaciones acerca de las maravillas que producía el nudismo y las difundieron en sus países de origen, con lo que se dieron los primeros pasos hacia el establecimiento de centros de esta especio en diferentes partes del mundo. En Rusia y en los países escandinavos, en donde bañarse desnudo formaba parte integrante de la forma normal de vivir, esas noticias causaron poca impresión, pero en Inglaterra, Norteámeria y Francia comenzaron las campaña de hostilidad oficial y de burla por parte de los medios de difusión que, en nuestros días, todavía se dan. Muchas personas que no saben lo que es el nudismo presumen que éste está asociado con opiniones políticas extremadamente radicales. El movimiento socialista nudista de Koch, en Alemania, representa la más cercana asociación del nudismo con la política. No hay relación alguna, y si la hay será de carácter negativo, entre los nudistas y los nazis, ya que Hitler prohibió el movimiento nudista en Alemania, con las palabras: “La total exhibición del cuerpo humano es indigna, y, al mismo tiempo, cosa de mal gusto”. A partir del período hitleriano, el foco central del nudismo se desplazón de Alemania a Norteámerica e Inglaterra. En Inglaterra, el nudismo se relacionó antes con una actitud generalmente progresista que con movimientos políticos. Durante los años treinta se difundió lentamente en Norteámerica, Inglaterra y Francia, a pesar de que jamás llegó a alcanzar las proporciones que consiguió en Alemania, durante los años veinte.

Los principales rasgos del nudismo, a partir de la segunda guerra mundial, en lo tocante a su desarrollo, han sido su constante aumento y su tendencia a arraigarse en países climáticamente adecuados. En Europa, la zona más lógica en la que practicar el nudismo es, evidentemente, la de los países ribereños del Mediterráneo. Entre Perpiñán y la costa Dálmata se encuentrar ahora buen número de establecimientos nudistas, y la costumbre de bañarse las mujeres con sólo la pieza inferior del bañador se está convirtiendo en norma incluso en Portugal. Sea cual fuere el éxito que alcancen quienes pretenden formar un establecimiento nudista en Brighton, no cabe duda de que el canal de la Mancha difícilmente atraerá a tanta gente como los países ribereños del Mediterráneo, con climas que van desde el benigno al subtropical.

Fuente del texto: Libro Anatomía de la desnudez (fragmento). Autor: Paul Ableman.

Información relacionada:

Los pioneros, un paseo por el naturismo de la Europa de principios del siglo XX.
¿Dónde nació la cultura del nudismo?.
La desconocida historia de los nudistas alemanes.
El nudismo en la Alemania Oriental 20 años después.