Regreso al Edén

En 1979, una consejera del municipio de Bournemouth dijo (y The Observer reprodujo sus palabras en la sección “Frases de la semana”): “Los naturistas contaminan la playa”. La indignación de esta munícipe había sido provocada por la propuesta de que Brighton y otras playas de Inglaterra crearan oficialmente “establecimientos naturistas”.

Sin embargo, bañistas desnudos en las aguas marítimas inglesas no serían una novedad. Un colaborador del Evening Star, dijo: “Los concejales de Brighton se limitan a resucitar una costumbre que fue común en nuestras playas a lo largo de la historia, y a derogar un bando que sólo tiene un siglo de antigüedad”. Los seres humanos se han bañado desnudos en le mar desde el día en que comenzaron a bañarse.

Pero las hordas contaminadoras que con tanto temor se esperaban en Brighton no estaban formadas simplemente por personas animadas por la intención de bañarse sin cometer el absurdo acto de vestirse antes del baño, sino por “naturistas”. ¿Qué es lo que distingue a un “naturista” de un muchacho que se descalza, se quita los calzones y se mete desnudo en el mar? No es fácil definir la diferencia, pero esencialmente el “naturista” es alguien que tiene fe en las beneficiosas propiedades de la desnudez, beneficios que pueden ser de carácter físico y psicológico, antes que alguien que considera que la desnudez es cómoda, fácil y divertida, y que la practica con carácter intermitente como, por ejemplo los doukhobors, debido a que la desnudez forma parte de un más amplio conjunto de ideas. Si bien es cierto que hay precursores, el naturismo es un fenómeno propio del siglo XX. Se trata de un movimiento que está prosperando y ampliándose, y que ya ha adquirido algunas de las características propias de una subcultura.

A lo largo de los siglos siempre ha habido quienes han ensalzado los benéficos efectos de la desnudez. Incluso en la puritana Norteamérica (y puritana ha sido hasta hace muy poco), hombres como Benjamin Franklin y Thoreau alabaron la desnudez y ocasionalmente y con carácter puramente doméstico la practicaron. Pero fue Senancour, en su obra “De l´Amour considéré dans les lois réelles et dans les formes sociales de l´union des deux sexes“, publicado en 1805, quien difundió el primer manifiesto del movimiento naturista, en el que decía:

“Imaginemos un país en el que en ciertas festividades colectivas las mujeres gozaran de absoluta libertad de ir casi o totalmente desnudas. Nadarían, bailarían, caminarían, y aquellas que lo considerasen oportuno lo harían desnudas en presencia de los hombres… Semejante desnudez exigiría las pertinentes instituciones, fuertes y sencillas, y un gran respeto hacia los pactos sociales que han imperado en todos los tiempos”.

Si el alcance de estas afirmaciones se extendiera de mode que abarcara a ambos sexos, y si se añadieran unas cuantas observaciones acerca del positivo valor de la desnudez, esta declaración sería perfectamente propia de un naturista moderno.

En pleno siglo XX, el movimiento naturista representa un ideal de salud. Y no debemos sorprendernos de ello, ya que los progenitores del naturismo mencionados por casi todas las autoridades médicos.

A principios de este siglo se inició un movimiento médico que propugnaba los baños de sol, a modo de reacción contra el tradicional método de tratar a los enfermos con prácticas odiosas que los debilitaban todavía más, consistentes en sangrados mediante sanguijuelas o ventosas. También fue una nueva concepción médica, encabezada por los descubrimientos que en materia de patología efectuó Pasteur, la que llevó al convencimiento de que el aire puro y la higiene podían ser de más utilidad para recobrar la salud perdida que los medicamentos a la sazón imperantes. Este último movimiento fue una reacción contra el entorno viciado, cerrado y poco saludable, que había predominado en Europa durante siglos y que llegó a su apogeo durante el periodo victoriano. Este movimiento surgió a la par que los nuevos conceptos de higiene personal y doméstica, y sanidad colectiva. Un aspecto importante fue su nueva actitud crítica con referencia a la vestimenta. Se tuvo clara conciencia de que las modas en el vestir habían hecho caso totalmente omiso de las exigencias fisiológicas del cuerpo, y que muchas prendas comúnmente utilizadas eran perjudiciales para la salud, constituyendo a menudo ubérrimos pastos para los parásitos, en tanto que otras prendas deformaban el cuerpo y obstaculizaban sus funciones. Cuando la atención crítica se centró en las prendas de vestir y cuando comenzó a debastise ampliamente el problema de “reforma de la vestimenta”, sólo faltaba un paso para formular la pregunta de que si la total ausencia de prendas de vestir no sería acaso “el vestido más saludable”.

Las bases médicas e ideológicas del naturismo fueron establecidas antes de la primera guerra mundial, principalmente en Alemania, de modo que durante los años veinte, después ya de la primera guerra mundial, el nudismo estaba principalmente limitado a esa nación. Sin embargo, los visitantes procedentes de Norteámerica y de diversos países europeos, regresaron con informaciones acerca de las maravillas que producía el nudismo y las difundieron en sus países de origen, con lo que se dieron los primeros pasos hacia el establecimiento de centros de esta especio en diferentes partes del mundo. En Rusia y en los países escandinavos, en donde bañarse desnudo formaba parte integrante de la forma normal de vivir, esas noticias causaron poca impresión, pero en Inglaterra, Norteámeria y Francia comenzaron las campaña de hostilidad oficial y de burla por parte de los medios de difusión que, en nuestros días, todavía se dan. Muchas personas que no saben lo que es el nudismo presumen que éste está asociado con opiniones políticas extremadamente radicales. El movimiento socialista nudista de Koch, en Alemania, representa la más cercana asociación del nudismo con la política. No hay relación alguna, y si la hay será de carácter negativo, entre los nudistas y los nazis, ya que Hitler prohibió el movimiento nudista en Alemania, con las palabras: “La total exhibición del cuerpo humano es indigna, y, al mismo tiempo, cosa de mal gusto”. A partir del período hitleriano, el foco central del nudismo se desplazón de Alemania a Norteámerica e Inglaterra. En Inglaterra, el nudismo se relacionó antes con una actitud generalmente progresista que con movimientos políticos. Durante los años treinta se difundió lentamente en Norteámerica, Inglaterra y Francia, a pesar de que jamás llegó a alcanzar las proporciones que consiguió en Alemania, durante los años veinte.

Los principales rasgos del nudismo, a partir de la segunda guerra mundial, en lo tocante a su desarrollo, han sido su constante aumento y su tendencia a arraigarse en países climáticamente adecuados. En Europa, la zona más lógica en la que practicar el nudismo es, evidentemente, la de los países ribereños del Mediterráneo. Entre Perpiñán y la costa Dálmata se encuentrar ahora buen número de establecimientos nudistas, y la costumbre de bañarse las mujeres con sólo la pieza inferior del bañador se está convirtiendo en norma incluso en Portugal. Sea cual fuere el éxito que alcancen quienes pretenden formar un establecimiento nudista en Brighton, no cabe duda de que el canal de la Mancha difícilmente atraerá a tanta gente como los países ribereños del Mediterráneo, con climas que van desde el benigno al subtropical.

Fuente del texto: Libro Anatomía de la desnudez (fragmento). Autor: Paul Ableman.

Información relacionada:

Los pioneros, un paseo por el naturismo de la Europa de principios del siglo XX.
¿Dónde nació la cultura del nudismo?.
La desconocida historia de los nudistas alemanes.
El nudismo en la Alemania Oriental 20 años después.

Black’s Beach, San Diego, 1976

Para aquellos con poco conocimiento de la historia, desarrollo y situación actual del naturismo en varias partes del mundo, es fácil decir que los Estados Unidos de América es una nación donde el naturismo / nudismo no está muy extendido. Pero si por un lado una determinada cultura social, que tiene raíces históricas ancestrales, alimenta una falsa moral del derecho a la desnudez natural de las personas, por otro una contracultura que se remonta al siglo XIX, combinada con la disponibilidad geográfica de vastas mantuvo viva la idea y la práctica naturista.

Hoy en los EE. UU. Hay dos organizaciones naturistas, l’American Association for Nude Recreation (AANR) y The Naturist Society (TNS), unas 150 instalaciones de alojamiento y una decena de playas legalmente autorizadas.

Ciertamente pequeñas cifras en comparación con Europa y en relación con la inmensidad del territorio estadounidense pero, como dijimos anteriormente, precisamente estos vastos espacios a lo largo de las costas marinas, lagos, ríos, bosques y selvas, han permitido y muchas veces permiten un Naturismo “libre y salvaje”. en lugares aislados o menos frecuentados.

La playa más antigua y también la más grande oficialmente autorizada es Black’s Beach en La Jolla, un centro turístico californiano en la ciudad de San Diego.

Reconocida legalmente desde 1977, y desde 1999 reducida a 2 kilómetros de costa, la concurrencia naturista de la playa comenzó en los años 60 del siglo pasado, para alcanzar el pico de su popularidad entre los 70 y principios de los 2000, cuando los fines de semana de verano era frecuentado por decenas de miles de personas.

Como evidencia de esto, un video filmado en Black’s Beach en 1976, cuando quizás había más tolerancia y respeto mutuo que hoy.

Fuente del texto: naturistitalia.it (Texto original en italiano).

Película casera / película Super 8 de 1976 encontrada en una venta mercadillo de garaje. Compartido aquí por su valor histórico, así como por la pura alegría y libertad de ello. Pintura corporal de “Eden Addicts”. Música de Peahix, reproducida en el disco “Surf Rock” de Optigan / Panoptigon. Escaneado con Moviestuff Retroscan Universal.

La historia no contada del paraíso naturista de Yugoslavia

La Federación Naturista Internacional de 1972

Para el gobierno socialista de Yugoslavia, aceptar millones de naturistas que querían un espacio relajado para volver a la naturaleza fue una demostración útil del poder blando de la Guerra Fría. La política dejó su huella, con complejos nudistas en la costa adriática hasta el día de hoy, pero el mundo moderno y capitalista también ha traído nuevos desafíos.

En agosto de 1972, la Federación Naturista Internacional celebró su 13º Congreso en Koversada, un complejo de camping del tamaño de una ciudad en la costa de Istria de Croacia. Más de 250 periodistas acudieron a la región, entonces parte de Yugoslavia, para marcar la primera vez que una reunión de este tipo se había celebrado en un país comunista.

Se estima que 400 celebrantes asistieron a la ceremonia de inauguración, en la que se izó la bandera de la Federación Naturista a las cepas del himno nacional yugoslavo Hej Slaveni (¡Hola, eslavos!). Durante los siguientes siete días, los delegados discutieron todo, desde las relaciones con grupos nudistas en otros países comunistas, hasta los peligros para el movimiento que representan las revistas pornográficas. Las sesiones tuvieron lugar en el patio de una villa palaciega construida originalmente para el conde alemán Lichtenberg. Los nudistas occidentales acostumbrados a la simplicidad del movimiento hacia la naturaleza fueron desconcertados por los candelabros, los lujosos muebles y los camareros de corbata negra provistos por sus anfitriones socialistas.

Yugoslavia fue uno de los mayores destinos nudistas del mundo. Koversada, que podía albergar a 10,000 invitados en su apogeo, era solo una parte del archipiélago de un complejo costero que atraía a aproximadamente un millón de naturistas al año.

Estos visitantes podrían proporcionar un ingreso considerable. El valor de eventos como el congreso de la Federación Naturista Internacional para la industria turística yugoslava como ejercicio de comercialización fue incalculable. “Llegar a un público tan amplio normalmente nos hubiera costado una fortuna”, dice el organizador del congreso Jerko Sladoljev, gerente de mercadotecnia de Koversada desde hace mucho tiempo y todavía un experto buscado en la escena del campamento del Adriático.

Pero el naturismo (comúnmente conocido por las iniciales “FKK”, en línea con su nombre alemán, Freikörperkultur) también fue un ejemplo arquetípico del poder blando de la Guerra Fría. Yugoslavia no alineada podría demostrar a Europa occidental que era un país libre y tolerante que no mostraba nada del puritanismo asociado con sus vecinos del bloque soviético. También fue una forma de demostrar a los propios ciudadanos de Yugoslavia que vivían bajo un sistema que no era excesivamente restrictivo, así como un país en el que los contactos extranjeros eran bienvenidos.

Turistas en Koversada en 1961

Los periodistas extranjeros hablaron de Yugoslavia como un paraíso para los nudistas. “Tan pronto como te bajas del barco, ves belleza natural a cada paso”, declaró Armin Ganser de Die Zeit en marzo de 1972, antes de sacar una lista de resorts naturistas que se extienden desde la ciudad croata de Umag en el noroeste, hasta Montenegrin Ulcinj en el extremo sureste.

Además de los nudistas incondicionales que se alojan en complejos turísticos como Koversada, donde pueden deambular en desnudez durante días, también hubo un número significativo de compañeros de viaje, que se alojarían en alojamientos regulares pero visitarían playas nudistas durante el día. Según un informe elaborado por Jerko Sladoljev para la industria turística yugoslava en 1978, el país contaba con 25 playas nudistas en resorts naturistas establecidos, 34 playas nudistas designadas en otras partes y hasta 60 playas nudistas “salvajes” que, a pesar de no estar reguladas, fueron felizmente tolerados por las autoridades amigables con los turistas.

Los orígenes del naturismo yugoslavo se remontan al período de entreguerras, cuando la costa del Adriático atrajo a pequeños grupos de naturistas alemanes y austriacos en busca de naturaleza virgen y lugares de vacaciones más apartados. Estos primeros nudistas también buscaban escapar del conservadurismo radical en sus propios países. A pesar de cultivar un culto a la aptitud física, los nazis vieron el movimiento naturista como una desviación bohemia decadente, lo que obligó a la cultura FKK a ir a la clandestinidad, o al extranjero.

Fue el naturista con sede en Munich Rudolf Halbig quien comenzó a visitar Koversada, una pequeña isla al sur del asentamiento en la cima de la colina de Vrsar, en la década de 1950. En ese momento, Vrsar era un pueblo soñoliento de 800 personas que vivía de un vino, aceite de oliva y avellanas locales. La cooperativa agrícola local decidió diversificarse en el turismo mediante la creación de un par de casas de huéspedes modestas; Halbig estableció una agencia de viajes llamada Miramare para alimentarlos con invitados. Se firmó un acuerdo en abril de 1961, con Halbig ofreciendo enviar 400 naturistas alemanes por año en paquetes de dos semanas. La isla de Koversada fue designada como el lugar apartado donde podían bañarse. Se organizó un pequeño campamento en la isla en los años posteriores, pero el negocio creció rápidamente y se construyó un sitio mucho más grande, junto con bungalows, restaurantes e instalaciones deportivas, en el continente frente a la isla. El éxito de Koversada pronto se repitió en los asentamientos de la costa de Istria.

Una vista aérea de Koversada en 1963

“Las autoridades comunistas realmente no entendían qué era el naturismo”, dice Jerko Sladoljev, quien vino a trabajar a Koversada cuando era un joven graduado en administración turística en 1968. “Aunque vieron que a la Iglesia Católica no le gustaba, y cualquier cosa que incomodara a la Iglesia era bastante buena a sus ojos”.

Efectivamente, Koversada se convirtió en un destino importante para los turistas italianos precisamente porque la presión católica había llevado a la prohibición del nudismo en su propio país. Fue una de las paradojas más inesperadas de la historia de la guerra fría que los naturistas italianos disidentes vinieron a la Yugoslavia comunista para sentir la fresca brisa de la libertad.

“Incluso hubo un pequeño número de sacerdotes italianos que vinieron a Koversada”, dice Sladoljev. “Uno de ellos incluso me dijo: No importa lo que lleves puesto, lo importante es cómo te portas”. En mi experiencia, el 90 por ciento de los naturistas son más morales que los no naturistas. Ciertamente hay poca evidencia de orgías sexuales o swing en los resorts nudistas de Yugoslavia. Según un estudio realizado por Sladoljev en 1978, el 85 por ciento de los turistas de FKK eran familias con niños. Sin embargo, los campamentos naturistas todavía tenían ciertas reglas que los sitios “textiles” (o vestidos normalmente) no tenían. “Los hombres solo podían entrar en un campamento naturista si iban acompañados por una mujer; aunque las mujeres eran libres de entrar solas o en grupos”. Sladoljev no dice exactamente cómo trataron los sacerdotes italianos con esta restricción.

Turistas en Koversada hoy

Pero en última instancia, había muy poco sobre el naturismo que suscitó controversia en Yugoslavia, donde atender a los nudistas era visto como una extensión lógica de la industria hotelera en general. “La gente inicialmente no estaba entusiasmada con enviar a sus hijos a trabajar en un centro turístico naturista”, dice Sladoljev, “hasta que los que trabajaban en el campamento les dijeron a todos los demás que en realidad era un trabajo perfectamente respetable. Muy pronto, se aceptó como algo normal, y la gente local quería participar, viendo el campamento como una buena oportunidad para vender sus productos o sus artesanías. En última instancia, nunca tuvieron ningún problema con el naturismo por el dinero que trajo”.

Sin embargo, el naturismo nunca fue considerado respetable por la élite política. El veterano de FKK, Richard Ehrmann, quien fue uno de los principales oradores en el congreso de Koversada de 1972, señaló, más divertido que indignado, que ningún funcionario político importante había aparecido para saludar a lo que era una gran reunión internacional. (El congreso fue inaugurado por el alcalde de Poreč, la ciudad más cercana; pero, de hecho, nadie más arriba se molestó en venir).

La cantidad de comunistas portadores de carnet que realmente llegaron a las playas de Koversada es una estadística que no se registró, aunque es probable que haya bastantes. Para la década de 1980 había un estimado de 50,000 miembros de clubes naturistas en Yugoslavia, de los cuales al menos 30,000 eran de Eslovenia. “Los eslovenos siempre fueron los más progresistas”, señala Sladoljev, “estaban geográficamente más cerca de Occidente”. Los eslovenos representaron una quinta parte de los invitados de Koversada durante el período comunista, y todavía representan entre el 15 y el 18 por ciento de la clientela actual.

Irónicamente, no fue la Yugoslavia comunista la que se sintió amenazada por el naturismo, sino la comunidad naturista en Occidente que sospechaba de Yugoslavia. “Asistí a un congreso en Alemania Occidental y se sospechaba que era un agente comunista enviado para infiltrarse en el movimiento naturista mundial”, dice Sladoljev. “Nos tenían un poco de miedo; venimos de un medio diferente”.

Una vista aérea de Koversada hoy

Tres décadas después de la desaparición del comunismo yugoslavo, el naturismo sigue siendo parte de la marca turística del Adriático. Sin embargo, no existe la misma demanda de campings especializados. Tomar el sol desnudo y bañarse es mucho más común entre los turistas modernos y, siempre que seas discreto, el nudismo se puede practicar lejos de los paraísos designados. Las playas nudistas de Croacia aún existen, con las letras “FKK” pintadas en las rocas de la costa de la costa adriática. Pero los campamentos naturistas, una piedra angular de la industria turística de la nación durante casi sesenta años, se están reconstruyendo lentamente como destinos de glamping o campamentos de aventura familiar en los que los nudistas están restringidos a un recinto aislado. Koversada y un puñado de otros campamentos naturistas aún permanecen, aunque incluso los días de Koversada están contados, y los propietarios actuales (el gigante local de la industria turística Maistra) anuncian la inminente reurbanización del sitio como un complejo familiar más general.

“Los números naturistas no están disminuyendo”, sostiene Sladoljev, “es solo que los campistas naturistas no gastan tanto dinero como los campistas textiles”. La temporada para acampar es corta, incluso en un país mediterráneo como Croacia, y la única forma para que los propietarios de campamentos aumenten sus ganancias es atrayendo a turistas con mayores gastos que podrían ser nuevos en la experiencia de acampar. “La tendencia global en la actualidad es introducir tantas novedades como sea posible: casas en los árboles, apartamentos bajo el agua, apartamentos que rotan para enfrentar el sol”, dice.

Turistas en Koversada hoy

Sin embargo, como explica Sladoljev, los campistas tradicionales (tanto con ropa como sin ropa) son más leales que los glampers, y si quieres un negocio estable, debes seguir atendiendo a los clientes que tienen la costumbre de volver el año despues del año. Esta es una característica particular de los campistas naturistas, que a menudo tienen un campamento favorito al que regresan regularmente.

“Para mucha gente, incluidos los naturistas, acampar significa siempre tener algo que hacer, ya sea ayudar con el lavado, revisar las cuerdas, limpiar la canoa … Hoy en día, con glamping, tienes apartamentos súper modernos que tienen todo . Ni siquiera necesitas equipo para acampar. Puedes volar a Croacia con nada más que una maleta”.

En el entorno posterior a COVID 19, muchos sienten que es el público leal, conductor de automóviles y martilleo de carpas de Europa Central lo que impulsará la recuperación de la industria de acampar en Istria, no los jet-setters exóticos de más allá. “La idea de acampar como una forma de vida, llevada a cabo en la naturaleza y el aire fresco, no va a desaparecer tan rápido”.

Fuente: The Calvert Journal. Texto: Jonathan Bousfield (texto original en inglés). Imágenes: Jerko Sladoljev. Koversada Resort.

Información relacionada:

Naturismo en Croacia.
Croacia busca reavivar la llama del naturismo.

Historia del naturismo en Canadá

Durante la mayor parte de la historia humana, la desnudez fue una parte natural y normal de la vida. La gente estaba desnuda cuando las condiciones ambientales lo favorecían. El “traje de baño” es un invento muy reciente que data de hace aproximadamente un siglo. Es solo con el advenimiento de la industrialización que los humanos comenzaron a avergonzarse de sus cuerpos. Cuando comenzamos a reemplazar nuestro mundo natural con productos manufacturados, crecimos para ver todo lo que no fue hecho por el hombre como imperfecto. El cuerpo humano se convirtió en un objeto de vergüenza para ser escondido y moldeado por la ropa.

El naturismo comenzó como un movimiento de reforma de autoayuda en reacción a los aspectos debilitantes de la industrialización y la urbanización durante el siglo XIX. En un momento en que la medicina no podía explicar ni curar la enfermedad, muchas personas creían que las ciudades abarrotadas e insalubres, viviendas de viviendas, ropa victoriana restrictiva y condiciones de trabajo opresivas conducían a una mala salud. Algunos observadores concluyeron que lo que las personas necesitaban era la exposición a los elementos curativos naturales o al aire fresco, la luz solar y el agua, preferiblemente con ropa suelta o ausente. Una coalición informal de movimientos de reforma del estilo de vida natural se formó a fines del siglo XIX, combinando la reforma de la ropa, el vegetarianismo, la abstinencia del alcohol y el tabaco y la naturopatía. Algunos pioneros sugirieron que la desnudez sea una parte integral de la reforma del estilo de vida. El naturismo encontró expresión en los libros escritos en Alemania a finales de siglo por Heinrich Pudor y Richard Ungewitter, y la idea recibió apoyo cultural cuando los primeros Juegos Olímpicos modernos en Atenas llamaron la atención sobre la desnudez clásica. Lo llamaron Freikörperkultur (FKK), que significa “Cultura del cuerpo libre”.

Desde la teoría, fue un paso corto para practicar. Se abrieron clubes experimentales en Alemania, y más tarde en Francia e Inglaterra, donde los individuos podían practicar su estilo de vida natural sin interferencia externa (siempre que permanecieran en propiedad privada). Dado que los primeros clubes eran experimentos en la vida natural, impusieron el régimen natural completo a todos los invitados: lluvia o sol desnudos, abstinencia, vegetarianismo y calistenia obligatoria. Muchos invitados decidieron que la práctica no era tan atractiva como la teoría, y aunque algunos abandonaron la causa por completo, otros notaron que la desnudez social tenía un efecto psicológico positivo que apreciaban. Cuando las personas se quitaban su armadura cultural, se sentían más libres y menos estresadas que durante su vida cotidiana. Las personas eran quienes eran, no lo que pretendían estar detrás de sus uniformes textiles, joyas y maquillaje. Este ambiente social relajado se convirtió en el sello distintivo del naturismo social del siglo XX.

Varias otras tendencias aceleraron la aceptación del aspecto de desnudez del naturismo. Los jóvenes de principios de siglo abrazaron el aire libre y se fueron de excursión y en canoa por el campo, a menudo desnudos, y a menudo en grupos mixtos. La sociedad occidental experimentó una especie de liberación sexual en este momento y relajó muchos de sus estándares morales. La Primera Guerra Mundial tuvo un efecto similar. Como resultado, el naturismo estaba preparado para un rápido crecimiento durante la década de 1920, especialmente en Alemania, donde decenas de miles de personas retozaron en clubes, playas libres y parques y piscinas de la ciudad. Otros países también experimentaron un impulso en los clubes naturistas, incluido el Sparta Club en Francia y Spielplatz en Inglaterra. Las revistas nacionales también estaban bien establecidas (Salud y Eficiencia en Gran Bretaña, Vivre d’Abord en Francia. En 1931, representantes de varios clubes y sociedades se reunieron en Alemania para formar una organización nudista internacional. Los años de depresión no fueron el mejor momento para comenzar nuevas empresas , y este primer experimento llegó a su fin, pero los pioneros habían establecido el naturismo sobre una base sólida, y reviviría y florecería en Europa después de la próxima guerra.

El naturismo en América del Norte siguió el patrón europeo. Bernarr Macfadden, uno de los primeros pioneros de la reforma pro salud, promovió la vida natural en su revista de Cultura Física y en su Ciudad de Cultura Física, al igual que William Call en sus Clubes de sentido común. Pero el primer club naturista verdadero fue formado en el estado de Nueva York por Kurt Barthel y un puñado de inmigrantes alemanes. Su Sky Farm Club se convirtió en el hogar de la temprana Conferencia Internacional Nudista, que atrajo al “Tío Danny” Boone de Ilsley, quien tomó el control, reorganizó la Asociación Estadounidense para Tomar el Sol y lanzó Sunshine & Health. Otros clubes pronto aparecieron en estados cercanos, el Medio Oeste y California. Cuando los miembros de ASA se rebelaron contra su espectáculo individual, se fue para formar el Consejo Nacional Nudista.

Naturismo / Nudismo en Canadá

En Canadá, las personas de todo el país se interesaron por el naturismo y la cultura física, y de vez en cuando llegaron a revistas estadounidenses o europeas. Después de 1940 tenían su propia revista canadiense, Sunbathing & Health, que ocasionalmente publicaba noticias locales. Los canadienses habían creado grupos en varias ciudades durante las décadas de 1930 y 1940, y algunos de estos grupos atrajeron suficiente interés para formar clubes en tierras privadas. Los clubes más importantes fueron los Van Tans en Vancouver y el Sun Air Club en Ontario. Los canadienses que sirvieron en el ejército durante la guerra se encontraron con almas afines de todo el país, y a menudo visitaban clubes mientras estaban en Europa. Formaron un grupo de reclutas listos para los organizadores de la posguerra. Unos años más tarde, la ola de inmigración de la posguerra trajo a muchos europeos con su propia experiencia, y no solo aumentaron las filas de los miembros, sino que a menudo formaron sus propios clubes, ayudando a expandir el naturismo de costa a costa. La mayoría de estos clubes se unieron bajo la Canadian Sunbathing Association, que se afilió a la American Sunbathing Association en 1954. Varios desacuerdos entre los miembros orientales y occidentales de CSA resultaron en la ruptura de CSA en la Western Canadian Sunbathing Association (WCSA) y Eastern Canadian Sunbathing Asociación (ECSA) en 1960. La ECSA soportó muchas luchas internas durante la próxima década y media, lo que condujo a su desaparición oficial en 1978. La WCSA continúa existiendo hoy como la Asociación Canadiense Occidental para la Recreación Desnuda (WCANR), una región de los Estados Unidos. Association for Nude Recreation (AANR), que anteriormente se conocía como ASA.

En 1977, la Fédération québécoise de naturisme (FQN) fue fundada en Quebec por Michel Vaïs. En 1986, Doug Beckett, Helen Beckett y Petra Scheller, con el apoyo de la FQN, formaron la Federación de Naturistas Canadienses (FCN). La FQN y la FCN se unieron para ser los representantes oficiales canadienses en la Federación Naturista Internacional (INF).

Fuente: Libro Au Naturel: The History of Nudism in Canada. Autor: James Edward Woycke (texto original en inglés).