Historias de Piel: El desnudo

A nivel evolutivo la especie humana perdió gran parte del pelo corporal. Es así que la vestimenta, al oficiar inicialmente como cobertura ante el frío, se hizo foco de aspectos culturales no sólo en referencia a la moda, sino también en lo que tiene que ver con “tapar” nuestra desnudez, al menos en gran parte de Occidente.

Una desnudez que se concibe sólo en función de si los genitales, las nalgas y las mamas son visibles a nivel público, en tanto que otras partes del cuerpo tales como cara, piernas, pies, brazos, manos, espalda, etc. podrán exhibirse ante las personas sin mayores problemas en función de los contextos, ya que no es lo mismo estar en traje de baño en una playa que en un museo.

El desnudo puede tener un sentido erótico, artístico, espiritual-religioso, médico, político, estético, etc. Pero el valor sagrado o más bien “tabuizado” que se le otorga, haría que la desnudez remita a lo auténtico, a la expresión externa del ser interior. A algo esencial, puro o profundo.

Por otra parte el desnudo apelaría a la intimidad, a la vulnerabilidad de alguien, a la expresión de algo del orden de lo privado, que si se exhibe sin consentimiento de otros en espacios públicos, puede incluso constituir un “atentado violento al pudor”.

Cabe destacar que la antigüedad griega exaltó la desnudez como ideal de belleza, así como que la valoración por el desnudo se rastrea hasta la Prehistoria, tal y como evidencia la estatuilla denominada “Venus de Willendorf”. Lo mismo que muchas culturas por fuera de Occidente nunca han sentido la necesidad de “tapar” sus cuerpos.

Sin embargo la tradición judeo-cristiana a través de su mito de origen, homologó el haber cometido el pecado original por acceder al conocimiento a través de la desobediencia a la deidad, con la vergüenza culpógena por la desnudez producto de haber perdido la inocencia por pretender “saber”, al cual la tradición generalizó en un saber sobre lo sexual.

El desnudo posee también un sentido político, en tanto es tomado como representación de esa vulnerabilidad que tornaría a un cuerpo en mera materia desprovista de metáfora, dejándolo “desnudo” de toda consideración o amparo. Una ausencia de metáfora que especistamente justificamos para que los animales no humanos sean maltratados y torturados como “cosas” no sintientes.

En ese sentido el filósofo Giorgio Agamben habla de “la vida desnuda”, para referirse a formas devaluadas de concebir la diferencia que representa el otro, explicando así el tratamiento que el pueblo judío, especialmente desde la materialidad “desnuda” y sin metáfora de sus cuerpos, recibiera en los campos de concentración.

Algo que por cierto podría aplicarse a los tratamientos que reciben los cuerpos en muchos regímenes dictatoriales, incluido el silencioso infierno cotidiano en el que viven tanto cuerpos humanos como no humanos, mientras son explotados para satisfacer nuestras “impúdicas” ansias de consumo.

Por otra parte el desnudo suele ser objeto de la censura, la cual además de plantear sin maquillaje la imposición del poder (al “cortar” escenas, “modificar” contenidos, “tapar” o “eliminar” producciones de otros, etc.), fabrica además criterios morales de cuales son aquellas zonas corporales mostrables y cuáles no, desde argumentaciones siempre discutibles. Mucho más cuando no se aplican de la misma manera en la exhibición de sangrientos actos violentos (ficcionados o no) que suelen registrarse en medios de comunicación.

Es entonces que desde la censura se elabora también una economía erótica de la desnudez, la cual confecciona lo que debe vivirse como “más sexual” o ya “porno”, en función de su prohibicionista acto de “tapado”. Todo lo cual resulta funcional a un mercado, ese que gracias a la censura puede vender a un elevado precio todo lo que en otros ámbitos no se puede mostrar.

Las mujeres por su parte, en tanto que aún objetos simbólicos de intercambio, son “manufacturadas” corporalmente a través de su desnudez tanto exhibida como insinuada. Con ello se logra tutelar y expropiar dichos cuerpos a través de estereotipos femeninos de lo estético y erótico, legislando lo que ellas pueden mostrar, así como cuanto, cómo, a quienes, en qué contexto, con qué significado y desde que cotización de mercado sus cuerpos desnudos serán patriarcalmente evaluados.

Cuerpos desnudos de mujer que aún son utilizados cuan “nuda vida” como carnada para el consumo, y por tanto cosificados como propiedad al permitir naturalizar la violencia que sobre ellos se ejerce.

Aspecto que no ocurre con el desnudo de un hombre, ya que se entiende que lo masculino “dota” a un cuerpo de toda metáfora posible (al menos en comparación con lo femenino), impidiendo que sea cosificado eróticamente en su desnudez por la mirada pública, y en particular por la de las mujeres. No así cuando quien mira la desnudez de un hombre con fines eróticos y/o de dominación fálica erotizada es otro hombre.

El desnudo a su vez suele ser objeto de vergüenza producto no sólo de inhibiciones personales, sino también a raíz del hostigamiento que generan los estereotipos de belleza. Esos que apuntan más sobre lo femenino, aunque poco apoco van colonizando mercantilmente los ideales estéticos masculinos, al menos en ciertos sectores sociales.

En ese sentido el “pudor” que la tradición machista ha exaltado como cualidad femenina, suele jugarle malas pasadas a las mujeres que desean tener relaciones sexuales sin estar pendientes todo el tiempo de cómo lucen, huelen o suenan, mientras están siendo vistas en su desnudez, sobre todo si quienes las acompañan son hombres.

Dichas inhibiciones aprendidas generan trabajo psíquico y vincular en muchas mujeres, cuando estas intentan tener sexo con luz, sin taparse, sin estar pendiente de los “rollos” o celulitis, y sin temor a ser mal evaluadas por su cita (lo cual pudiera determinar que deje de desearlas y decida no volver a llamarlas).

Mujeres que finalmente intentan apropiarse de sus cuerpos y su desnudez, como condición para el placer en autonomía, y como requerimiento imprescindible para concentrarse en lo que desean y no sólo en el ser deseadas. Logrando así ir encontrándose consigo mismas tanto en lo individual como en la relación con otros.

Fuente: Eme de Mujer. Autor: Ruben Campero.

¿Funcionaría mejor el ejercicio si lo hiciéramos desnudos?

Los antiguos griegos encontraron la desnudez práctica y placentera, y vestían ropas drapeadas que podían desprenderse en cuestión de segundos si surgía la necesidad. Descubrieron que el entrenamiento para el atletismo mientras disfrutaban de la ventaja tenía su parte de los beneficios, pero la evidencia histórica también sugiere que los estudiantes asistieron a clases sin usar ropajes. La falta de ropa era tan común, de hecho, que se convirtió en parte de la tradición de los Juegos Olímpicos.

La forma más antigua de los Juegos Olímpicos se remonta al 1100 aC y ya en el siglo VII aC, aparecen informes de los espartanos descartando su ropa durante las competiciones. Cuando no estaban restringidos por la ropa, los atletas desnudos ganaron una proporción tan alta de concursos que otros competidores comenzaron a copiar su estilo de “traje de nacimiento”. A partir de entonces, la desnudez se convirtió en parte integrante de la tradición olímpica, hasta que los juegos fueron prohibidos por el emperador cristiano Teodosio en el 393 dC para abrazar el politeísmo.

Cuando los Juegos Olímpicos se revivieron 1.500 años más tarde en 1896, la desnudez ya no estaba de moda. Desde los Juegos Olímpicos hasta el béisbol profesional, jugar desnudo no es la norma. Pero, ¿y si fuera? ¿Hay beneficios que nos estamos perdiendo porque usamos ropa cuando hacemos ejercicio o participamos en deportes?.

En estos días, la ropa deportiva y de ejercicio está hiper-especializada por deportes. La ropa de golf ha pasado de poliéster a mezclas de rendimiento ligero. Los entusiastas de Crossfit usan calzado especialmente diseñado. Los corredores usan pantalones cortos que absorben la humedad con una prenda interior incorporada. Las camisas atléticas con propiedades antibacterianas son comunes.

“La tecnología realmente ha empujado a toda la industria a producir productos realmente optimizados para su propósito: hacer ejercicios, correr, andar en bicicleta, lo que sea”, dijo Bjorn Bengtsson, profesor de marketing de moda en la Parsons School of Design in New York, en una entrevista de enero de 2017, “Ya no se trata solo de ir al gimnasio”.

Entonces, con la naturaleza cada vez más omnipresente de la ropa de entrenamiento, ya sea que se use mientras se hace ejercicio o mientras se dedica al “atletismo”, el abandono de los trapos hace que no se examine, ¿verdad?.

¿Es mejor desnudarlo todo?

¿La ropa nos hace sobrecalentar? ¿Restringirnos? O tal vez simplemente oculta lo que estamos haciendo para mejorar: nuestros cuerpos. ¿Sería mejor si pudiéramos ver nuestros músculos más claramente durante el ejercicio? “Sin duda”, argumenta Robert Herbst, entrenador personal, entrenador y levantador de peso profesional. Con sede en el estado de Nueva York, Herbst es 18 veces Campeón del Mundo, 33 veces Campeón Nacional y miembro de la AAU Strength Sports Hall of Fame.

“La ropa puede dificultar el rendimiento si hace que una persona se sobrecaliente”, dice, “si es tan apretada que inhibe el rango de movimiento o restringe el flujo sanguíneo, o si es tan floja que se interpone en el camino o se enreda”.

Por ejemplo, dice Herbst, “un atleta no querría usar pantalones holgados cuando está en acción, ya que la fricción de las barras al rozar las piernas ralentizaría la barra y haría que la elevación sea más difícil”.

“Para la salud de la piel, uno no quiere ropa que irrite, o permita que el sudor se acumule donde pueden crecer hongos o bacterias”, dice.

Si se sabe que la ropa restringe el movimiento, también es cierto que no usarla puede marcar la diferencia durante un entrenamiento. Hacer ejercicio desnudo permite un rango óptimo de movimiento durante los movimientos y estiramientos.

“Incluso mejor”, Kat Setzer, una entrenadora personal con sede en Boston le dijo a WBUR Radio en 2014, “Es cuando pierdes todos los indicadores de adelgazamiento de los pantalones y blusas de entrenamiento elegantes, cuando fuerzas tus propios músculos para aprender a mantener las cosas en su sitio, que en realidad te ayuda a estabilizar la columna vertebral y las caderas. Mucha gente sabe que entrenar descalzo puede ayudar a mejorar el equilibrio, porque tus pies se pueden estabilizar contra el piso sin amortiguar los zapatos y deshacerte de los sentidos. Tener una mejor idea de su alineación en los ejercicios, lo que puede significar más ganancias durante el entrenamiento”.

La protección de pantalones y camisas

Pero otros expertos señalan algunas de las deficiencias de venir al gimnasio sin ropa.

“Olvídese de estar desnudo”, dice Alex Roher, un médico de San Diego. “Es una leyenda urbana que deberías hacer ejercicio desnudo, y hacerlo puede provocar levaduras y otras infecciones bacterianas, ya que no tienes nada que aleje la humedad de tu piel. Ropa ligera, transpirable y que absorbe el sudor es imprescindible. Quitan la humedad de tu piel”.

Y aunque el campeón de levantamiento de pesas Herbst discute los beneficios del ejercicio desnudo, también reconoce la importancia de la ropa. Es un equilibrio que todo atleta debería encontrar.

Fuente: health.howstuffworks.com (Texto original en inglés) Autor: Laurie L. Dove.

El destape no fue una liberación ni para el cine ni para la mujer

Con el objetivo de rendir homenaje a las verdaderas heroínas del cine del destape, la Casa de la Mujer de Zaragoza organizó el pasado 26 de octubre la proyección de la película Los años desnudos, de Dunia Ayaso y Félix Sabroso. Una crónica del destape desde la perspectiva contemporánea a la que siguió la mesa redonda presidida por la escritora del libro Daniela Astor y la caja negra, Marta Sanz; y la actriz Fiorella Faltoyano, protagonista de Asignatura pendiente de José Luis Garci.

“En el destape hubo dos tipos de actrices, aquellas que se desnudaron de forma eventual para una película concreta y las verdaderas actrices del destape, me alegro de poder decir que yo pertenecí al primer grupo” comentó Faltoyano durante una mesa redonda que estuvo marcada por duras críticas hacia la “falsa libertad” que se vivió en España durante los años 70. “No fue una etapa de liberación ni para el cine ni para la mujer, fue un cine machista que solo buscaba contestar a los deseos más inconfesables de los hombres” comentó la actriz, que dijo entender perfectamente las críticas que sus películas realizadas durante aquel periodo pudieron recibir. “Enseñar el sexo femenino no supone ninguna libertad” aseveró Faltoyano.

La actriz se refería de este modo tan crítico a su etapa de actriz en los 70, un periodo al que Faltoyano se refirió como “una época de guiones malísimos, costes ínfimos y directores terroríficos”, y de la cual intentó huir en todo momento optando por la televisión como medio más íntegro. “Desde el primer momento opte por la televisión ya que no me motivaba para nada salir en bragas y sujetador mientras Alfredo Landa me perseguía por un pasillo”, indicó la actriz, que se negó a mostrarse desnuda en repetidas ocasiones durante los años 70 tanto en el cine como en revistas. “A raíz de Colorín Colorado me surgió la oportunidad de participar en películas en las que se precisaban desnudos, pero siempre justificados en el guión, de modo que finalmente acabé realizando mi primer desnudo a los 27 años en Asignatura Pendiente, fue una experiencia negativa, no tanto por el tema moral, sino por una manía mía, tenía bastante pudor estético” comentó la veterana actriz, que comentó que si bien esas escenas no le convencían del todo, distaban mucho del plantemiento chapucero de otras producciones acometidas en el auge del destape.

Esperanza y miedo

Por otro lado, Sanz quiso alabar la figura de Faltoyano, de quien dijo “no fue una musa de la transición, y menos mal que no lo fue porque fue mucho más”. La escritora, que en su libro Daniela Astor y la caja negra adopta el punto de vista de una niña casi adolescente que transita el mundo del destape, dedicó duras críticas al cine de la época. “El país estaba pasando por una especie de pubertad, había esperanza sí, pero también mucho miedo; recuerdo que mi abuela nos insistía en que estuviésemos preparadas para quemar nuestros libros de Marx en cuanto un militar asomase por nuestra puerta” indicó Sanz.

Asimismo, la escritora suscribió la clasificación de actrices propuesta por Faltoyano, e hizo hincapié en las contradicciones morales de la época. Vimos desnuda a Marisol, la niña cantadora del franquismo en lo que creímos que era un golpe definitivo al nacional-catolicismo, pero fue una ilusión, porque seguíamos sin poder abortar y sin tener el control sobre nuestro propio cuerpo, no hacíamos sino reproducir unos hábitos completamente machistas” indicó la escritora, que indicó que el tema capital de la herencia de la transición en la actualidad era preguntarse “por qué deseamos lo que deseamos y ser críticas respecto a por qué hacemos las cosas con el objetivo de identificar la cultura machista”.

Fuente: eldiariodearagon.com

Información relacionada:

50 estrellas desnudas por exigencias del guión.

Nudelot – La Revista Naturista de Argentina y América Latina

Como cada corto periodo de tiempo llega a mis manos a través de Internet una nueva edición de Nudelot, una revista virtual que se edita desde diciembre de 2006, y que promueve nuestra incombustible amiga y nudista, Florencia Brenner.

nudeloted35

Como comentaba, hace unos días accedí a la Edición 35 de esta publicación que se corresponde con el mes de septiembre de este año 2015… Y me di cuenta del tiempo que ha pasado desde la primera edición hasta ésta que he tenido el placer una vez más de poder leer, pero sobre todo me di cuenta del ingente trabajo e inmensa constancia que hay detrás de estas treinta y cinco ediciones.

collagenudelot06m

Más de seiscientos artículos, sobre actualidad nudista naturista latinoamericana e internacional, psicología y nudismo, normativas y legalidad, juventud y nudismo, espacios y lugares nudistas naturistas, naturismo y deporte, historia del arte nudista, desnud arte, religión y nudismo, feminismo y nudismo, humor nudista, literatura, nudismo y educación, terapias naturales, asociaciones y federaciones naturistas, etc. Todos estos temas y más se han abarcado a lo largo de estos nueve años con artículos interesantes, amenos y de calidad.

¿Alguién ha reparado en lo que esta mujer ha hecho durante décadas y sigue haciendo por el nudismo naturismo, no solo en Argentina, sino en todo el mundo? Luchadora incansable en pro del nudismo, además de publicar esta revista virtual, también ha publicado un interesantísimo documento titulado: Introducción al nudismo que quizás sea una de las mejores guías de aprendizaje de lo que es y representa el nudismo naturismo en nuestra sociedad, documento muy útil para aquellas personas que siempre han querido iniciarse en el nudismo pero nunca se han atrevido a preguntar ¿qué es esto del nudismo?.

florenciabrenner03

Por si fuera poco, Florencia es desde hace años Secretaria General e integrante de la Comisión Directiva de Apanna – Asociación para el Nudismo Naturista Argentino, donde participa activamente en la organización y desarrollo del nudismo naturismo en Argentina.

Florencia ha contribuido con su trabajo y buen hacer a que personas ajenas a nuestro colectivo hayan conocido las bondades del nudismo naturismo, que significa, y lo más importante, que se hayan hecho nudistas. Espero que la historia se asegure de referirse a Florencia Brenner como una importante contribución al desarrollo del nudismo naturismo latinoamericano en general, y argentino en particular.

Amiga Florencia, nuestro colectivo nudista naturista estará en deuda contigo si históricamente no se te reconoce la gran labor que has hecho durante estos años, que haces en la actualidad, y que espero sigas haciendo durante muchos años, en tu empeño de difusión del nudismo naturismo.

Vídeo relacionado: