Macumba Antropófaga – 50 años de Teatro Oficina, São Paulo, Brasil

La elección del Manifesto Antropófago como tema de la pieza que celebró en 2011 los 50 años del Teatro Oficina Uzyna Uzona, no pudo ser mas adecuada.

Escrito por Oswald de Andrade y publicado en 1928, el Manifesto Antropófago es el marco del movimiento Antropofágico brasileño, uno de los más importantes en la cultura del país. Desestructurando las raíces de la historia brasileña, el movimiento acentúa la contradicción entre las culturas primitiva (amerindia y africana) y latina (de herencia cultural europea), propone la deglución crítica del legado europeo y la digestión y transformación en el arte brasileño. No aceptar, sino devorar lo civilizado/moderno asumiendo una actitud salvaje. Una crítica a la historia del Brasil y al sistema burgués patriarcal impuesto por las colonizaciones europeas. En un país formado por la mestizaje, el movimiento modernista aglutinaba ideas asumiendo la mezcla de culturas y recreando el arte brasileño. “Tupi or not tupi, that’s the question”[1].

Todo eso está impregnado en la historia del Teatro Oficina y en el apetito voraz del director José Celso Martinez Corrêa. La pieza “Macumba Antropófaga” inicia al público en una especie de ritual: la formación de una corriente humana hace alusión a la figura de la serpiente y conduce las personas a un paseo en el barrio del Bixiga. En la melodía que sigue, el coro de actores invita: “Entra en la rueda cobra grande”[2]. Al pasar por la Casa de Dona Yayá, por la fachada del Teatro Brasileño de Comedia (TBC) y por la Calle Ricardo Batista, donde Oswald escribió “Un hombre sin profesión”, acontecen escenas como Cacilda Becker incorporando Tarsila do Amaral y la presencia de una cabra en plena calle de São Paulo. La interacción con los moradores del barrio y el clima de fiesta instaurado por las calles envuelve al público; y el cortejo sigue su camino hasta atravesar una pequeña puerta que da en un terreno baldío donde una “Oca de Bambú”[3] abriga una de las escenas de seducción entre Oswald y Tarsila. Luego, los actores y el público se desplazan a la “Oficina de Floresta de Selva de Jardines”, donde transcurre la mayor parte de la función.

mural01

Conocida por sus largas duraciones, las piezas dirigidas por Zé Celso poseen un tiempo extendido. “Macumba Antropófaga” dura cuatro horas y parece que necesita de este tiempo justamente para envolver al público en esa variación de rito teatral. En este sentido, es posible notar una cierta naturaleza ritualística que acompaña las piezas del Oficina. Según Johan Huizinga, “el ritual es un dromenon, o sea, una cosa que se hace, una acción. La materia de esta acción es un drama, o sea, una vez más, un acto, una acción representada en un escenario.”[4] Hay algo de sagrado que se hace presente en las escenificaciones de la compañía. Desde su inicio, en 1958, el Teatro Oficina pasó por varias fases, enfrentando mudanzas socio-culturales y políticas, y consiguió mantener un teatro crítico e investigativo donde la vida es celebrada. La palabra celebrar, de hecho, ya apunta el sentido de fiesta que el grupo conduce. La representación sagrada, dice Huizinga, “es ejecutada en el interior de un espacio circunscrito bajo la forma de fiesta, o sea, dentro de un espíritu de alegría y libertad. En su intención se delimita un universo propio de valor temporal.”[5] Se trata de interrumpir la vida cotidiana y llevar a las personas a otra esfera existencial.

mural02

La inmersión del público por tanto contribuye a la atmósfera de ritual colectivo. La interacción es un tema siempre muy delicado en términos artísticos. En el caso del Teatro Oficina no hay interacción, hay integración. La libertad se consigue respecto a un ambiente acogedor. Justamente porque libertad es también poder decir no. Para aquellos que se dejan llevar por la vivacidad dionisíaca del grupo, el desnudo es aceptado y deseable. El espíritu libre se consigue sin constreñimientos. En un montaje de “Las Bacantes”, de Eurípedes (1994) las actrices desnudaron en escena el cantante y compositor Caetano Veloso. Un encuentro de “tropicalistas” en puro teatro antropofágico. El desnudo y el sexo son temas constantes en los montajes de Zé Celso. En “Macumba Antropófaga”, el manifiesto deja claro: “Lo que atropellaba la verdad era la ropa, lo impermeable entre el mundo interior y el mundo exterior. La reacción contra el hombre vestido.”[6].

“Macumba Antropófaga” reúne cerca de 40 músicos, actores y actrices, bailarines y video makers. Una parte de las canciones fue compuesta por el propio Zé Celso, otras fueran compuestas colectivamente. Los tambores conducen las danzas que acompañan movimientos indígenas y africanos. Georges Didi-Huberman cuando habla del poder transformador de la danza no deja dudas: “se baila casi siempre para estar juntos. Se baila entre varios. Los cuerpos se acercan unos a otros, van y vienen sin orden previo. Se rozan, se frotan, se desean, se divierten, se desatan. Una fiesta. Una variante de cortejo sexual.”[7] Los cuerpos llenan las escenas y el espectáculo funciona como un musical con muchas referencias, personajes y hechos que aluden a diversos momentos históricos.

mural03

La relación del Teatro Oficina con el barrio del Bixiga, en São Paulo, es antigua. Su historia enfrenta varias tormentas, entre ellas un incendio en el edificio, la resistencia a la dictadura militar y posteriores conflictos judiciales. En las palabras del director: “nosotros re-existimos”. El actual edificio fue construido por la arquitecta Lina Bo Bardi y es tenido como patrimonio histórico. Hoy, hay un conflicto acerca de los terrenos y de la lucha para impedir la ocupación del barrio por la alta burguesía. El Bixiga ubicado en la región de la Bela Vista, surgió cerca de 1870 y fue poblado por inmigrantes italianos que se desplazaron al Brasil. Fue donde la samba paulistana hizo historia y el teatro ganó fuerza. Con “Macumba Antropófaga”, el Teatro Oficina celebra sus 50 años en el barrio del Bixiga.

Notas:

[1] DE ANDRADE, Oswald. Manifesto Antropofágico. 1928. El autor hace un juego de palabras con la conocida frase de Hamlet y el idioma extinto de los indios brasileños: el “tupi”.
[2] Fragmento musical de la pieza MACUMBA ANTROPÓFAGA URBANA DE SAMPÃ, Teatro Oficina Uzyna Uzona. 2011.
[3] La palabra Oca, en portugués, tiene su origen en el idioma tupi (oka=casa). Es una casa cubierta de ramas, en general de forma circular, utilizada por los indios.
[4] HUIZINGA, Johan. Homo Ludens. Ed.Perspectiva, São Paulo: 2008, p.18
[5] Ibdem, p.17
[6] DE ANDRADE, Oswald. Manifesto Antropofágico. 1928.
[7] DIDI-HUBERMAN, Georges. El bailaor de soledades. Ed. Pré-textos. Valencia: 2008, p.13

Fuente: interartive.org

Cantando desnudos función especial para nudistas, no fue una utopía

Cantando desnudos función especial para nudistas, el incio de una idea

ADN invita a los nudistas al famoso musical Cantando Desnudos de origen Newyorkino.

Tras recorrer 40 países por primera vez se representará con público también desnudo. ¡Sólo en Madrid actores desnudos, público desnudo!

Viernes 14 de marzo de 2008, 22:00 Teatro Arlequín de Madrid. Exclusiva mundial. Único pase. Gratis previa reserva con ADN hasta completar el aforo.

No es necesario ser socio. Llévate una toalla grande para aislarte del asiento. No te pierdas esta jornada histórica: ¡yo estuve allí!

ADN, con la colaboración de Lugares Naturistas, el Teatro Arlequín, Inicommedia y Poliedrics, y su director Máximo Hita, presenta a: Álvaro Puertas, Christian Adeli, Pedro Casade, XaviervEsparrach, Rafa Rigo, David Gracia y Xavi Melero en CANTANDO DESNUDOS. Único pase mundial de esta obra para público nudista.

Nada de cuerpos perfectos

El director en su versión española ha optado “por hacer un musical destinado a todo tipo de públicos, porque es divertido, sensual, pero en absoluto grotesco”. “Un ejemplo de que hemos conseguido este reto es que durante los meses que estuvo en Barcelona se acercaron a verlo familias, madres con sus hijas que se lo pasaban en grande y se reían muchísimo viendo a siete hombres, que no sólo cuerpos, desnudándose, dejando en evidencia los complejos del sexo masculino”, Aunque su director reconoce que los desnudos de sus actores son un reclamo publicitario, asegura que el espectáculo abarca temas muy actuales, como el amor, el desamor o los prejuicios del hombre detrás de la fachada social. No faltan diálogos con agudos juegos de palabras, un motivo más de diversión para los actores, quienes aseguraron importarles poco eso de desnudarse sobre un escenario y delante de tanto público.

¿Quién puede ir? ¿Cómo apuntarse?

Como todas las actividades nudistas es apta para todos los públicos: acude con tu familia. No es necesario que tengas el carnet de ADN o de la FNI/FEN (Federación Internacional que emite la Federación Española de Naturismo). Entendemos que si asistes a una de nuestras actividades comprendes y asumes que se trata de una actividad natural, no sexual, apta para la familia completa, reivindicativa de la libertad de vestimenta pero no de actitudes sexuales públicas. Cualquier actidud contraria a la lógica del nudismo entendido tal y como se expone en esta web no será tolerada. Apúntate al e-mail de la Vicepresidenta cuanto antes, pues el aforo es limitado, e imprime la respuesta a modo de entrada.

Llegó el día, “en bolas” y al teatro

La Asociación en Defensa del Naturismo (ADN) supo de la función de teatro ‘Cantando desnudos!’ que se representa en el madrileño teatro Arlequín y pensó: Esta obra procede verla tal cual, desnudos. Hablaron con el productor y éste les dio enseguida su aprobación; entonces ADN convocó a todos sus socios y simpatizantes y muchos han sido los que este viernes han acudido al teatro, sin ropa, naturalmente.

Los actores estaban encantados de la solidaridad de su original público, sólo los espectadores no nudistas que entraban en la sala sin haber sido avisados se quedaban un poco cortados. (Vídeo: Eva Mª Bartolomé).

Ver vídeoreportaje del diario El Mundo, aquí.

Un asistente escribió esta Crónica Nudista de Cantando Desnudos

Buenas noches publico nudista de este foro. ¡Yo fui uno más entre el publico desnudo que se dio el gusto de ver este musical nudista como mi madre me trajo al mundo!. A mi donde más me gusta hacer nudismo es en la playa, ríos, parques, piscinas, hogar, bañera y ducha pero surgió esta oportunidad que no podía ser desaprovechada por este cabezota defensor del nudismo libre de todo tipo de ataduras, incluido el precio de las entradas. El teatro no es una de mis aficiones pero te prometí Juanjo hacerte una crónica y lo voy a intentar. Espero que otros, mas entendidos, me puedan superar en este intento.

Treinta minutos antes de empezar la función ya estábamos desnudos y esperando a que las butacas fueran despejadas de la función anterior, Calculo que eramos casi cien personas nudistas y menos de cincuenta personas vestidas. Mientras tanto eramos acosados por cámaras de televisión, micrófonos y fotos en el Hall del teatro. Afortunadamente no faltaban voluntarios para darles palique mientras los más tímidos se mantenían en la retaguardia. Yo no me escondí pero tampoco me acerqué a los micrófonos no sea que meta la pata o me vean mis jefes en la tele y luego la tomen conmigo ya que son muy conservadores.

Nos sentamos en las butacas mientras la televisión seguía acosándonos desde el palco. Pudiera parecer que eso me molestaba pero no es así, en el fondo eso sirve para dar a conocer el nudismo y despertar el interés de los pre-nudistas que aún se encuentran en estado larvario, jejeje, confío que la invasión nudista llegue algún día (por supuesto lo de invasión es broma, pero si que espero que el nudismo sea tan normal como el topless algún día).

Se abre el telón y los actores tapándose con un sombrero hacen su presentación, agradecen que el publico se solidarice con ellos. Se cierra el telón y los periodistas son desalojados del Palco, ya que por lo visto eso de la prohibición de las cámaras era para proteger los derechos de autor y no nuestra imagen e intimidad, tengo que decir que yo no considero mi desnudez como parte de mi intimidad pero respeto que otros si lo consideren, además tampoco me gustaría que se usara mi imagen en artículos que ataquen al nudismo.

Nuestra vicepresidenta celebra la marcha de los medios y anima a los tímidos para que se relajen y se sientan como en casa. Yo particularmente me sentí cómodo desde el principio hasta el final.

Se vuelve a abrir el telón y comienza la función. Los actores se muestran desnudos con total naturalidad desde el principio lo que me hace identificarme con ellos. Interpretan diferentes escenas, en la mayoría se muestran naturales y en otras ironizan sobre los tabúes, vergüenzas, miedo a la erección descontrolada, espanto por no tener un cuerpo 10, miedo a parecer gay etc.

Creo que casi todas las escenas sintonizaban perfectamente con la ideología nudista.

Este musical se hizo desde la perspectiva del humor y consiguió la risa de los nudistas, lo que demuestra que sintonizaron con nosotros.

Me gusta mucho ver los informativos de diferentes canales y he podido ver, que la noticia junto con las imágenes de los nudistas sentándose en la butacas, ha salido repetidamente todo el sábado en CNN+ y en 24H-TVE.

Otro detalle más, conseguí el autógrafo de uno de los actores, Rafa, jejeje.

Solo me gustaría añadir que espero que se repita este tipo de actos nudistas, con publico mixto y con entrada gratis para los nudistas. Y cuando deje de ser noticia, seguramente será porque hemos conseguido el nudismo se vea natural y tolerable. Sobre todo me gustaría que se hicieran quedadas en las playas, el campo, ríos, parques, lagos, piscinas etc. donde se pueda disfrutar de baños de sol y/o de agua.

Saludos denu2, lo+natural. Julian.

Y no, no fue una utopía

Asistir a una representación de teatro en la que público y actores o actrices estén completamente desnudos es algo que podría parecer una utopía o simplemente una idea descabellada. Me parece que es algo que no se había hecho hasta ahora ni en España ni en ningún sitio, quizás porque no se habían dado las circunstancias adecuadas para hacerlo.

Pero hace pocos días debido a una idea fortuita, que nació de un simple comentario hecho por este que escribe a la productora que ha montado el musical “Cantando Desnudos” sobre la posibilidad de realizar una representación en que público y cantantes estuvieran desnudos se dieron las circunstancias adecuadas para realizarlo, los actores actuarían y cantarían como siempre en este musical “desnudos”, la novedad estaba en que el público también.

Y dicho y hecho, gracias a el buen hacer de Carmen (Vicepresidenta de la Asociación Naturista de Madrid ADN) la buena predisposición de la productora del musical y la dirección de teatro Arlequín de Madrid, además de la amplía respuesta de naturistas y nudistas que no estaban dispuestos a perderse el evento, éste se llevó a cabo el pasado 14 de Marzo de 2008.

Unas 140 personas disfrutaron de esta simpática obra en completa desnudez, en consonancia con los artistas que también mostraban su desnudez una vez más desde que el pasado 12 de Febrero se estrenara este musical que ya se ha representado en 40 países.

Equus – 1975

Dentro de unos años esta representación que será difícil se repita, formará parte de nuestra memoria colectiva, será historia, parte de nuestra historia igual que hace apenas 30 años allá por 1975 se representaba en los teatros madrileños “Equus”, obra que ya forma parte de nuestra memoria colectiva y en la que había una escena en la que los protagonistas María José Goyanes y Juan Ribó habían de aparecer completamente desnudos, y que después de un tira y afloja tremendo con la censura, ésta al final impuso unos “slips” (como puede verse en la fotografía) a las exigencias del guión.

Obra que marcó un antes y un después de la censura en nuestro país, porque fue diferente y porque intentó conseguir que el desnudo se considerase como algo normal, que formaba parte del argumento y daba sentido a éste.

En estos días he tenido que leer en prensa escrita o en Internet cantidad de estupideces de personas, incluso de alguna periodista lo que es más grave, que en principio demuestran una gran ignorancia sobre lo que es el nudismo, y que por supuesto no pueden apreciar ni valorar la diferencia que hay en cuanto a libertades sociales entre aquel “Equus” de 1975 y el “Cantando Desnudos” de 2008.

Pero a pesar de los detractores que no ven que el desnudo no es igual a sexo, a pesar de los comentarios jocosos o incluso despectivos que se han escrito en estos días, a pesar de las empanadas mentales que algunos se han formado de lo que allí sucedió, a pesar de todo ello afortunadamente lo que quedará de esa noche es que se pudo hacer, que no fue una utopía, que estábamos desnudos ¡si desnudos! como los protagonistas del musical, desnudos disfrutando de nuestra desnudez y de nuestra libertad.

Tableau Vivant of the Delirium Constructions

Parte homenaje a la historia del arte, parte experimento radical, parte fiesta comunitaria, Tableau Vivant of The Delirium Constructions es una celebración de la humanidad presentada como una enciclopedia visual y sonora de la condición humana y su anhelo eterno por encontrar una conexión con nosotros mismos y los demás. Una experiencia teatral que contó con la participación de varias comunidades de todo el mundo, una celebración que se revela de la imagen y mediante la expresión quiere perpetuar el cambio social.

Concebido en 2009, el Tableau Vivant es la encarnación performativa de la serie fotográfica The Delirium Constructions de la Artista estadounidense Sarah Small, quien describe su obra como: “Tableau Vivant es una performance próxima al teatro inmersivo. Es música, cuando incorpora aria clásica, canción popular local, voces corales, e instrumentos de cuerda. Es danza, con coreografías yuxtaponiéndose orgánica y arrítmicamente. Es espectáculo visual, con sus ciento veinte personajes actuando ataviados con trajes de época, siguiendo los dictados de la moda contemporánea o desnudos. Finalmente, es experimento; juntos, creando momentos de verdadera, original, y altamente improbable, intimidad”.

El vídeo incluido presenta un extracto de 25 minutos de la actuación que tuvo lugar en Nueva York en la primavera de 2011 en el edificio Williamsburg Savings Bank, ahora conocido como Skylight One Hanson. La performance reunió por vez primera a 120 participantes, estableciendo el precedente para todas las futuras producciones.

Definir a Sarah Small con una sola palabra es una ardua tarea, podríamos utilizar la palabra artista, pero nos quedaríamos cortos. Te presentamos aquí una obra espectacular, cargada de contenido que deja sin aliento. ¡Tómate tu tiempo y disfrútalo!

Fuente: cocteldemente.com Texto: Jota Pego.