Sectas que profesaban su fe desnudas

Los adamitas combinaron el cristianismo y el nudismo de formas impredecibles.

Un grabado de François Morellon de La Cave que representa el arresto de adanitas en una plaza pública en Ámsterdam (mediados del siglo XVIII d. C.). Alterado y coloreado por el autor.

La experimentación religiosa se manifiesta en tiempos de crisis. La gente busca respuestas, incluso durante los períodos estables, pero cuando el mundo parece desmoronarse, se convierte en una preocupación primordial. Las nuevas interpretaciones de las religiones a menudo satisfacen una necesidad, creando cismas entre diferentes adherentes. El nudismo sagrado, basado en ciertas interpretaciones de la Caída Adánica, fue uno de esos desarrollos que apareció en muchas formas a lo largo de la historia del cristianismo.

Raíces en suelos

El adamismo antiguo requería que los creyentes se quitaran la ropa para poder regresar a la inocencia de los humanos antes de la expulsión del Edén. San Agustín de Hipona denunció la secta (San Agustín: 1974b.31):

“Los adanitas son llamados así por Adán, cuya desnudez en el paraíso imitan, porque fue anterior al pecado. De ahí también se oponen al matrimonio, porque antes de que Adán pecara y antes de ser expulsado del paraíso, no conocía a su esposa. Creen, por tanto, que no habría habido matrimonios si nadie hubiera pecado. Desnudos se reúnen, hombres y mujeres por igual; desnudos escuchan lecturas; desnudos rezan; desnudos celebran los sacramentos; y es por eso que consideran su propia iglesia como un paraíso”.

Los miembros de la secta practicaban el nudismo sagrado durante el culto. Los seguidores del antiguo adamismo se centraron en el norte de África y España. La fuerza de las ideas, y su naturaleza subversiva para algunos, se puede ver en las reacciones de las autoridades, por ejemplo, cómo acusaron al asceta Prisciliano de orar desnudo, que fue una de las razones de su ejecución como hereje alrededor del año 385 d.C. Cinco años antes, el Sínodo de Zaragoza también prohibió a las congregaciones priscilianistas leer las Escrituras desnudas. Dos siglos más tarde, estos movimientos se habían reducido a rastros hasta que una secta adamita bohemia pasó a primer plano a principios del siglo XV d.C. Lawrence de Březová, un escritor checo de este período, describió esta secta (Kaminsky 1967: 430):

“Vagando por bosques y cerros, algunos cayeron en tal locura que hombres y mujeres se quitaron la ropa y se desnudaron, diciendo que la ropa había sido adoptada por el pecado de los primeros padres, pero que estaban en estado de inocencia. Por la misma locura supusieron que no estaban pecando si uno de los hermanos tenía relaciones sexuales con una de las hermanas, y si la mujer concibía, había concebido del Espíritu Santo”.

Esta descripción tiene un parecido sorprendente con la versión anterior de la doctrina nudista de aproximadamente un milenio antes. La gente se sintió atraída por el adamismo bohemio, lo que llevó a miles de personas a convertirse, pero sus costumbres también alienaron a la facción taborita más conservadora. En 1421, otros husitas mataron a la mayoría de los adanitas durante la ofensiva de Jan Žižka debido a estas tensiones.

“La quema de adanitas” de Ferdinand Hetteš.

Una creencia que se extiende

La difusión del pensamiento y la ideología adamita parecía haber seguido un camino hacia el norte, y los sectarios desnudos aparecerían en los Países Bajos durante el siglo XV d.C. El año 1641 encontraría a Inglaterra lista para el cambio religioso: el arzobispo Laud de la Iglesia de Inglaterra había sido encarcelado, los parlamentarios habían tomado más poder del rey, una plaga se extendía por partes del país, y estas poderosas ansiedades se extenderían a la civilización inglesa. Guerra el próximo año. En julio de 1641, un panfleto anónimo, The Brownist Conventicle, hizo la siguiente afirmación (Cressy 2000: 260):

“Pero de todo lo demás que es de gran observación, ha surgido una nueva secta de adamistas, que toman su denominación de nuestro primer padre Adán, y estos con hombres y mujeres promiscuamente mezclados tienen sus reuniones privadas, donde no escucharán se les ha predicado la palabra ni se les ha administrado la Santa Cena sino desnudos, no tanto como calzones de hojas de parra sobre ellos, pensando así imitar a nuestros primeros padres en su inocencia”.

Las referencias a los adanitas aumentaron en la prensa inglesa, pero un número considerable eran de naturaleza alegre y probablemente ficticia. El erudito de Oxford Thomas Bray, escribiendo bajo el seudónimo de Samoth Yarb, presentó un supuesto relato de primera mano de una reunión adamita, en el texto una nueva secta de religión descrita, llamados adanitas que derivan su religión de nuestro padre Adán, después de que él había supuestamente se infiltró en las filas de la secta.

Aguafuerte de François Morellon de La Cave que representa una asamblea nocturna de los adamitas. Modificado por el autor.

La naturaleza sensacionalista de este escrito, el enfoque en la naturaleza sexual de la mezcla de hombres y mujeres, y la falta de detalles lo hace más reminiscente del género de los cuentos de viajeros contemporáneos. Se puede encontrar una descripción algo más detallada en un panfleto de 1641, The Adamites Sermon: Containing Their Maner of Preaching, Expounding, and Profhesying, por el editor de Frances Coules, que describía una reunión en los verdes alrededores de Marylebone Park. El corresponsal fue al coto de caza real para participar en una reunión adamita (Cressy 2000: 267):

“… donde se reunieron al menos un centenar de hombres y mujeres … [que] instantáneamente se desnudaron hasta la piel desnuda, tanto hombres como mujeres ‘para escuchar el sermón de Adam”.

El hablante adamita, un tejedor llamado Obadiah Couchman, lanzó una diatriba contra la impureza y la impiedad de la ropa. A pesar de la exactitud del relato, no se ha encontrado rastro de tal actividad religiosa, de un Obadiah Couchman o tal reunión en los registros históricos existentes. Esta podría haber sido otra parodia literaria porque habría sido difícil para un grupo así permanecer imposible de rastrear.

Sirviendo de inspiración

Los cuentos de perfeccionismo adámico, para representar la llamada verdad desnuda, penetraron tanto en la cultura popular de la época que algunos cuáqueros la adoptaron. Quizás inspirados por los relatos de la santa desnudez de los misteriosos adanitas, los cuáqueros de las Islas Británicas comenzaron a quitarse la ropa a principios de la década de 1650 para mostrar su pureza a un mundo pecaminoso. Desde 1652 hasta 1653, por ejemplo, los cuáqueros Elizabeth y James Milner se llamaban a sí mismos Eva y Adán, pero también se movían en público desnudos. Algunos se apresuraron a hacer oír su indignación contra esta nueva tendencia, como el escritor Francis Higginson (Tual 1997: 19):

“Uno de su pandilla … corrió como un loco desnudo, con todo menos su camisa, por [la ciudad de] Kendal, gritando ‘Arrepentíos, arrepentíos, ay, ay, sal de Sodoma, recuerda a la esposa de Lot’, con otros cosas.

Richard Blome, en su The Fanatick History de 1660, también afirmó que una cuáquera desnuda interrumpió un sermón en Whitehall Chapel. Debido a la creciente protesta pública en torno al adamismo cuáquero, los apologistas intentaron enmarcar la profecía desnuda como un deber religioso.

Solomon Eccles atravesaba un Londres plagado con brasas en la cabeza para fumigar el aire. Dibujo de tiza de E.M. Ward (1848).

Uno de los adanitas cuáqueros más famosos, Solomon Eccles, escribió sobre el tormento interno que rodeaba la decisión de convertirse en adamita, y lo describió como una carga (Tual 1997: 20):

“He luchado mucho, y he rogado al Señor, que me sea quitado este andar desnudo, antes de ir a firmar; pero el peso todavía estaba sobre mí”.

El último gran apologista del adamismo cuáquero sería Robert Barclay, de un linaje aristocrático escocés, que caminaría por las calles de Aberdeen en 1672, vestido sólo con un cilicio y cubierto de cenizas. Cinco años después, en la misma ciudad, Alexander Jaffray realizó una de las últimas exposiciones nudistas cuáqueros.

El simbolismo y su desvanecimiento

La santa desnudez se había convertido en un signo radical de la transformación espiritual que algunas personas anhelaban. A nivel simbólico, quitarse la ropa fue una subversión de las normas de la sociedad y una eliminación de la vanidad, para que apareciera una verdad: que los cuerpos desnudos eran espejos del llamado estado caído de la sociedad. Para la década de 1670, muchos cuáqueros habían acumulado prosperidad y había un mayor incentivo para detener las exhibiciones públicas que podrían poner en peligro su posición. Y así, una práctica que pasó a primer plano debido a su poder de conmoción se desvaneció una vez más debido a su capacidad para provocar una fuerte reacción.

Fuente: History of Yesterday. Autor: C.S. Voll. (Texto original en inglés).

Información relacionada:

Los Doukhobors (o Dujobori), Svobodniki y Freedomites (o Sons of Freedom).

Nuestra mirada cultural sobre la desnudez

Griegos y romanos rindieron culto artístico a la desnudez como muestran sus respectivos legados escultóricos. En las pinturas y esculturas renacentistas también se prodiga, según muestran las obras de Miguel Ángel o Cranach el Viejo.

Contra lo que solemos creer, incluso en el arte románico cuanto se relaciona con la desnudez y lo erótico queda esculpido con una enorme naturalidad, sin censuras, al ser un fiel reflejo del entorno social, como sucede verbigracia en San Pedro de Villanueva.

Pero por contra la época victoriana hizo de todo ello algo vergonzoso, y lo más curioso es que tal actitud cuente con antecedentes incluso en esa época libertina descrita por Las amistades peligrosas, como testimonia Diderot en el Suplemento al viaje de Bougainville, al comparar la castidad europea de los monjes con las costumbres del pueblo tahitiano en materia sexual.

Cabría preguntarse cómo se relaciona nuestra época con estos temas y si se han heredado funestas inercias de otros tiempos, cual sería el caso de asociar sin más la desnudez con una disponibilidad sexual femenina.

¿Un castigo divino?

Sin ir más lejos, el catolicismo tiene una relación muy compleja con el cuerpo humano. Por un lado cree que resucitaremos tal cual. Aun cuando no se sabe si como niños, jóvenes o mayores, inmaduros, decrépitos o pletóricos. En todo caso, recobraremos la prisión somática que ha tenido encapsulada nuestro alma inmortal.

Pero hasta que llega el momento de la resurrección, esta religión propone, habitualmente, avergonzarse del propio cuerpo en su desnudez, nada menos que como un castigo divino por haber pretendido degustar los frutos prohibidos del árbol de la sabiduría. E incluso tiende a flagelar al cuerpo para evitar caer en una u otra tentación. Al menos eso es lo que ha ocurrido en alguna épocas y sigue sucediendo en ciertos lugares.

Bien al contrario, para muchos la desnudez no es una provocación sexual, sino lo más natural del mundo. Porque sólo la mirada puede resultar lasciva, mas no el cuerpo mismo. Al margen de que lo cubramos con una u otra indumentaria más o menos escasa. Eso es lo que propugna la magnífica letra del viral himno feminista chileno Un violador en mi camino. El problema lo tiene quién se siente provocado por sus propias fantasías.

El funesto morbo de las miradas lascivas

Que un desnudo del Siglo XVI, obra de Lucas Cranach el Viejo, sea censurado hoy en día para ser exhibido como anuncio de una exposición pictórica, delata toda una patología social. En 2008 se desechó una Venus del pintor germano por no considerarse conveniente que se pudiera ver en el Metro londinense.

Al parecer, nunca faltará quien pretenda cubrir con alguna indumentaria las figuras del Juicio final de Miguel Angel o poner a buen recaudo El jardín de las delicias del Bosco. Ni quienes hagan revestirse a las mujeres desde la cabeza hasta los pies para no verse tentados por los avatares de su propia imaginación.

El dogma de la virginidad exalta una divinizada pureza que alberga una visión enfermiza del parto. Ese morbo que recubre a la castidad acarrea graves consecuencias para las mujeres. Algunos contextos hacen cifrar a parientes o esposos la honra en el himen de “sus” mujeres, tal como muestra la película Mustang, donde los adultos consideran obscenos y procaces el jovial e inocente comportamiento de unas cándidas adolescentes.

Igualmente algún inquisidor consideró diabólicamente lascivas ciertas danzas o canciones populares, como muestra el film Akelarre presentado al Festival cinematográfico de San Sebastián.

Sin embargo, algunos no hacen ascos a la violación o el incesto, al verse “provocados” por sus delirantes fantasías. En El Salvador, mujeres que abortan espontáneamente, sin habérselo propuesto, son condenadas a penas de hasta tres o cinco décadas por haber “asesinado” a sus hijos.

Mientras que sus violadores quedan impunes de tales agresiones y de sus funestas consecuencias. A las mujeres encarceladas en cambio el estigma les persigue incluso dentro del presidio.

La patológica empatía con los violadores grupales

Que un magistrado aprecie “ambiente de jolgorio” y algún tipo de disfrute al visionar unos vídeos donde cinco varones violan a una joven amedrentada por la situación resume cuanto pueda decirse al respecto. Es obvio que se identifica con los miembros del grupo en cuestión y le cuesta ponerse al otro lado. Sin imaginar que le podría pasar otro tanto a una familiar como a él mismo, llegado el caso.

Afortunadamente una sentencia del Tribunal Supremo vino a poner las cosas en su sitio. Al imputar como colaboración las violaciones perpetradas a la víctima por los demás participantes. Con ello se penaliza como corresponde unos abusos que nunca pueden ser imputables a quien los padece.

De las relaciones prematrimoniales al porno duro

Estudios recientes apuntan a que ahora la juventud consume desde muy temprano pornografía de alto voltaje y se modela su educación sentimental con esas imágenes. Esto ciertamente no puede ayudar a tener unas relaciones eróticas gratificantes. Porque la tendencia será tener como referente la desmesura de una práctica sexual extrema.

En cambio, hace unas pocas décadas la gran cuestión versaba sobre las relaciones prematrimoniales. Y los noviazgos parecían adquirir mayor solera cuanto más tiempo se respetara la castidad. Eso por lo que tanto se preguntaba en los confesionarios. Como si no hubiera mayores pecados por los que pedir absolución.

La ventana indiscreta y el anillo de Giges

Recordemos al protagonista de La ventana indiscreta. Ese fotógrafo que no puede salir de su casa por tener la pierna escayolada y desde su ventana ve todo cuanto hacen sus vecinos, que incluso duermen al raso en sus balcones a causa del calor estival. Su curiosidad le hará descubrir un asesinato. Pero el caso es que seguramente nosotros, en un caso similar, tampoco dejaríamos de intentar distraernos escudriñando las actividades del vecindario exhibidas antes nuestros ojos.

La fábula del anillo de Giges aborda el voyerismo y aventura una hipótesis al respecto. Si fuéramos invisibles, ¿no tenderíamos a echar una ojeada donde no lo esperan? Es muy probable. Sobre todo si la desnudez es un tabú y se la maldice como algo pecaminoso. Porque de lo contrario seguiremos mirando, ciertamente, pero sin avidez ni compulsión algunas. Allí donde se practica el nudismo la desnudez pierde su morbosidad, aunque conserve un encanto homologable con el disfrute de cualquier otra belleza natural, como los árboles de un bosque o las piedras bañadas por un arroyo.

¿Qué hay de malo en la desnudez?

En ciudades como Berlín hay algún paradisiaco balneario nudista de carácter mixto en cuyas instalaciones varones y féminas comparten vestuarios, duchas, piscinas y saunas con total naturalidad. Sin tener para nada en cuenta el género, la edad o las condiciones físicas. Tan sólo una cultura nudista bien asentada permite que todo ello transcurra sin estridencias. Aunque lo mismo pueda suponer un escándalo en otras latitudes. O cuando menos algo no carente de múltiples prejuicios.

Es admirable comprobar cómo en ese contexto se difuminan los oropeles externos que denotan una u otra clase social y el modo en que se hacen añicos los cánones de una belleza estereotipada. Porque un presunto exceso de peso, ciertas deformaciones o los estragos del tiempo carecen de toda importancia cuando determinados prejuicios estéticos e imposiciones de la moda hacen mutis por el foro.

Desmitificar su mistificación

Atribuirle un imprescindible componente sexual a la desnudez contrasta con el hecho de que los rituales eróticos demanden más bien lo contrario. Pues nada enardece más la fantasías eróticas que imaginar cuanto se oculta bajo siete velos.

Retornemos al principio. Naturalizar la desnudez y despojarla del morbo que algunas épocas, religiones o costumbres le han conferido podría contribuir a des-objetualizar el cuerpo de la mujer. A dejar de considerarlo como un mero instrumento sexual que debe sepultarse desde la cabeza hasta los pies para no enardecer al varón. Como si ambas cosas estuvieran automáticamente relacionadas. No estaría nada mal aprender a disociarlas de una vez por todas.

Parece un desafío cultural pendiente de resolver, al menos en más de un lugar, aunque afortunadamente no lo sea en todas partes. Nuestra mirada cultural e histórico-social sobre la desnudez viene a desnudarnos el alma y revelarnos un recóndito entramado de nuestro imaginario colectivo que, cual arquetipo jungiano, nos permite vislumbrar algunos resortes de nuestro inconsciente comunitario.

Fuente: nuevatribuna.es Autor: Roberto R. Aramayo.

Desnud Arte: Will McBride

Will McBride (1931-2015) fue un artista estadounidense conocido por sus fotografías en blanco y negro que documentan la cultura juvenil en la Alemania de posguerra.

Su trabajo sigue siendo controvertido por su descripción franca y explícita de la sexualidad, como se evidencia en su ¡Zeig Mal! 1974 (Edición española ¡A ver! 1979 Lóguez Ediciones, Salamanca ISBN 84-85334-06-X) y Coming Of Age 1999, fotolibros destinados a educar a los niños y adolescentes sobre el desarrollo de sus cuerpos.

McBride, nacido el 10 de enero de 1931 en St. Louis, MO, estudió en privado con Norman Rockwell. Mientras asistía a la Universidad de Vermont, antes de transferirse a la Escuela del Instituto de Arte de Chicago y terminar su licenciatura en la Universidad de Syracuse en 1953.

Sus imágenes de desnudos masculinos jóvenes también provocaron conmoción en su día. En 1970, colaboró ​​con el psicoanalista y educador sexual Martin Goldstein en el libro The Sex Book (Lexikon der Sexualitat) para crear una “enciclopedia sobre sexo pictóricamente honesta”, e incluso si la información está fechada según los estándares del siglo XXI, probablemente sea uno de las más importantes, el almanaque sexual más artístico que jamás hayas visto.

Servir en el ejército lo llevó a Alemania a mediados de la década de 1950, después de su período de servicio se instaló en Berlín, donde quedó fascinado al documentar la rápida reconstrucción de Alemania Occidental y su efecto en la cultura juvenil.

A partir de sus imágenes descarnadas de un Berlín dividido que había sido destruido por la batalla, McBride luego documentó una nueva generación de jóvenes de posguerra que se estaban sacudiendo los terrores de la guerra y se enamoraban del sexo, la libertad y entre ellos.

Muchos consideran el método de trabajo de McBride como un precursor de la auto documentación visceral que se ve más adelante en las fotografías de Nan Goldin y Wolfgang Tillmans… Hacia el final de su vida, McBride cambió su enfoque hacia la producción de pintura y escultura.

Will McBride falleció en Berlín. Tenía 84 años. El galardonado lensman es amado por su fotografía documental, que capturó los gloriosos excesos sexuales y las dificultades del Berlín de posguerra en los años 50 y 60.

Su descripción inquebrantable pero tierna de la sexualidad y la juventud se puede ver en descendientes fotográficos como Wolfgang Tillmans y Nan Goldin. Hoy en día, las obras del artista se encuentran en las colecciones del Museo J. Paul Getty de Los Ángeles y del Museo de Arte de Filadelfia.

Información relacionada:

Will McBride la fotografía como ensayo visual. Autor: Eugenio Vega.