Desnud Arte: Alexey Bazanov

Alexey nació en la ciudad de Saratov en el Volga en 1959. Estudió pintura clásica en la facultad de arte y luego estudió en el departamento de Arte Monumental de la Academia de Bellas Artes de San Petersburgo, estudiando el arte de los mosaicos, frescos y vidrieras.

Después de graduarse, completó un gran mosaico para conmemorar a los caídos de la Segunda Guerra Mundial, y también creó murales para las paredes de una escuela, un hospital y un salón de baile.

Participa regularmente en exposiciones en Moscú, San Petersburgo, Kaluga y China, y sus pinturas se encuentran en la colección del Museo ERARTA de San Petersburgo y el Museo Nacional de Arte de Kaluga. Vive y trabaja en Kaluga, que se encuentra al sur de Moscú, con su esposa Liubov Bazanova.

Su trabajo transmite la alegría que obtiene de la vida simple: eliminando detalles innecesarios del fondo, las mujeres que pinta habitan un espacio armonioso, tranquilo y puro. Tocan los lados íntimos de la vida cotidiana cuyo valor se puede perder en el bullicio y el ajetreo de nuestros días.

Nota: Haciendo clic sobre cualquiera de las imágenes puedes visualizarlas en sus tamaños originales, en modo “pase de diapositivas”.

Desnud Arte: John Koch

John Koch (1909-1978) nació en Toledo, Ohio el 18 de agosto de 1909 y se crió en Ann Arbor, Michigan. Estudió brevemente dibujo al carboncillo a finales de su adolescencia y principios de los veinte, que fue su único período real de estudio formal de arte. También pasó algunos veranos en Provincetown, MA y asistió a conferencias de Charles Hawthorne, que enseñaba allí en ese momento.

Fue un pintor estadounidense y una figura importante en la pintura realista del siglo XX. Su obra temprana puede considerarse impresionista. Es mejor conocido por sus pinturas realistas llenas de luz de interiores urbanos, a menudo con alusiones clásicas, y ambientadas en su propio apartamento de Manhattan.

Gran parte del trabajo de Koch se compone de retratos y escenas sociales, incluidos cócteles y escenas con el artista trabajando con su modelos. Fue mentor del pintor Charles Pfahl. En 1953 fue elegido miembro de la Academia Nacional de Diseño como miembro asociado y se convirtió en académico de pleno derecho en 1954.

Nota: Haciendo clic sobre cualquiera de las imágenes puedes visualizarlas en sus tamaños originales, en modo “pase de diapositivas”.

Polémicos, políticos y problemáticos

John Lennon y Yoko Ono, Kim Kardashian, Burt Reybnolds y Demi Moore, ejemplos de desnudos (parciales o no) que impactaron en diferentes décadas y contextos culturales.

Polémicos, políticos y problemáticos: la historia tras 12 desnudos que impactaron al público.

Puede parecer una estampa para satisfacer instintos bajos, pero desde hace décadas el cuerpo descubierto también ha sido una proclama política, un símbolo de igualdad o un extraño gesto de progreso.

Un desnudo puede ser una proclama, un símbolo de libertad, una trampa, una herramienta publicitaria o un arma para avergonzar y humillar a su protagonista. Lo que es indudable es que la piel hace pensar en sexo y el sexo es un reclamo infalible desde antes de que las estrellas de cine se inventaran hace más de un siglo. Entre estos ejemplos hay estampas que fueron el primer ladrillo de un imperio, pechos que se convirtieron en símbolos políticos o penes que reflejaron como nunca la rivalidad implícita en la masculinidad tóxica. Nos conmovieron, inspiraron o escandalizaron pero siempre nos invitaron a reflexionar. Pase y vea. Este artículo está ilustrado con algunas fotos que, en unos pocos casos, contienen algún culo y algún pecho, por si alguien pudiese sentirse sorprendido. ¿Pero a quién le sorprende un pecho o un culo en 2020?

Las fotografías que Marilyn se hizo desnuda antes de ser famosa se publicaron en el primer número de la revista “Playboy”.

Marilyn Monroe, en “Playboy” (1953)

El desnudo. En 1949, Marilyn todavía era una desconocida aspirante a actriz que recorría la ciudad de Los Ángeles presentándose a castings en busca de una oportunidad. En sus memorias My story, recogidas por Ben Hecht, explicaba que en una ocasión la policía le retiró el coche y se encontró sin dinero para pagar la multa, así que aceptó posar desnuda para el fotógrafo Tom Kelley a cambio de 50 dólares. La llamada sesión “del terciopelo rojo” duró un par de horas, y Marilyn firmó el trato con el nombre de Mona Monroe porque no quería ser reconocida. Entonces ese tipo de escenas de desnudez eran consideradas, como poco, una vergüenza. Kelley vendió las imágenes por 900 dólares a la Western Lithograph, que las publicó como parte de un calendario de pin ups. Años después, Marilyn se haría famosa gracias a su aparición en películas como La jungla de asfalto o Niágara, y el rumor de que existían unas fotos de ella sin ropa circuló con avidez en la industria. Al final fue Hugh Hefner el que compró los derechos de reproducción por 500 dólares y las ofreció en el interior del primer número de su revista Playboy: “Por primera vez en cualquier revista, a todo color, la famosa Marilyn Monroe desnuda”, prometía la portada.

La reacción. Pocas cosas definen mejor el cambio de la sociedad norteamericana hacia el sexo que el auge de Marilyn como estrella y la aparición de la revista Playboy. El hecho de que ella fuese la primera “layboy Sweetheart”, el título que recibían entonces las playmates, resulta una coincidencia redonda. Además, el posado supuso un escándalo que podría haber dado al traste con la incipiente carrera de la joven. La entonces todavía muy pacata moral estadounidense solía castigar este tipo de actos, motivo por el que la Fox, el estudio que tenía contratada a Marilyn, le pidió que negase ser ella la joven de las imágenes. Pero la actriz decidió contar la verdad a la prensa y, para sorpresa de muchos, la reacción del público fue de comprensión. Sus contemporáneos sabían bien lo que era estar desesperado y sin un céntimo, así que lo que en otras circunstancias hubiera desatado la ira conservadora, se consideró un pecadillo perdonable. Al final, la sesión del terciopelo rojo ayudaría a afianzar su estatus como el icono sexual más importante del siglo XX. La historia también define cuál era la clásica trayectoria en estos casos: una modelo posa desnuda porque necesita con urgencia dinero, recibe un pago mediocre y otros se enriquecen mucho más gracias a su imagen. Marilyn nunca llegó a percibir más que los 50 dólares que cobró en el momento de posar para la sesión; el fotógrafo y la compañía ganaron mucho más por su desnudo y, desde luego, la publicidad aupó y contribuyó a crear la leyenda de lo que acabaría siendo el imperio Playboy.

El mismo John Lennon, activando el disparador automático de la cámara, sacó la foto en la que aparece junto a Yoko Ono sin ropa y que acabaría siendo la portada del disco “Two virgins”. Foto: Getty

John Lennon y Yoko Ono, en la portada del disco “Two virgins” (1968)

El desnudo. Lennon todavía estaba casado con su esposa Cynthia cuando Yoko Ono y él pasaron una tarde en la casa familiar en Montagu Square, en Londres. Tomaron LSD y con el equipo de música grabaron una serie de ruidos, chillidos y sonidos rítmicos que saldrían al mercado como el disco Two virgins, el primer disco en común de la pareja y un trabajo al margen de la música de Lennon con los Beatles. Después de terminar la grabación hicieron el amor por primera vez, de ahí el título de “dos vírgenes”. El mismo John sacó la foto de la pareja desnuda activando el disparador automático de la cámara que acabaría siendo la portada del disco, y disparó otra con su desnudo de espaldas que serviría de contraportada.

La reacción. En el año 1968, tras la eclosión del movimiento hippy, la desnudez no era algo proscrito a la prensa erótica o al cine de arte y ensayo, pero que uno de los miembros de la autoproclamada banda “más famosa que Jesucristo” apareciese enseñando los genitales junto a su amante en la portada de un disco todavía podía levantar iras y estupefacción. En Estados Unidos confiscaron 30.000 unidades del disco, tildado de pornografía, que al final fue distribuido tanto allí como en Gran Bretaña con una funda marrón en la que asomaban a través de un recorte las caras de la pareja. Él criticó así el acto de censura, en declaraciones recogidas en el libro John Lennon y Yoko Ono, de James Woodall: “La gente debe comprender de una vez por todas que eso es algo que no les incumbe y que estar desnudos no es ninguna obscenidad”. A alguno no se les escapó que muchas de las críticas venían porque los modelos de la imagen no tenían una pose sexi ni bella al modo canónico; eran dos personas con físicos corrientes y de atractivos medianos. Cuando Yoko arguyó que la portada era arte, sir Joseph Lockwood, el director de la discográfica EMI, respondió: “Entonces deberíais trabajaros unos cuerpos más vistosos”. No sería el último desnudo de la pareja. Muchos años después Annie Leibovitz les fotografiaría para la portada de Rolling Stone, el 8 de diciembre de 1980. En la imagen, un John desnudo en posición fetal besaba a su esposa Yoko. Ese mismo día fue asesinado.

Burt Reynolds posó desnudo en “Cosmopolitan” en 1972.

Burt Reynolds, en “Cosmopolitan” (1972)

El desnudo. En una grabación del Tonight show de Johnny Carson coincidieron como invitados Helen Gurley Brown, editora de Cosmopolitan y autora del revolucionario ensayo El sexo y la chica soltera, y Burt Reynolds, estrella de cine y televisión. Gurley Brown le propuso a Reynolds si aceptaría posar desnudo para para su revista y él aceptó. Ella esgrimía que quería demostrar que las mujeres tenían los mismos apetitos visuales que los hombres, a lo que Burt aduciría en sus memorias: “Me gustaría poder decir que quería mostrar mi apoyo a los derechos de las mujeres, pero simplemente pensé que sería divertido”. Después de beber un poco de vodka, posó para el fotógrafo Francesco Scavullo en diversas posiciones y encuadres. El resultado fue una foto a doble página del hirsuto actor desnudo sobre una piel de oso, con un cigarrillo en la boca y tapándose estratégicamente el pene con un brazo. El número de abril de 1972 de Cosmopolitan vendió millón y medio de ejemplares.

La reacción. “En aquel tiempo a los hombres les gustaba mirar a mujeres desnudas”, recordaba Hurley Brown en el libro de James Landers dedicado a la revista Cosmopolitan. “Bueno, nadie hablaba de ello, pero a las mujeres también les gustaba ver a los hombres desnudos”. En efecto, la imagen marcó un antes y un después en la consideración del deseo femenino y en la objetivación de los hombres como los deseados, y no al revés. Un año después llegaría al mercado la revista Playgirl, inspirada por la famosa foto. Sin embargo, Burt Reynolds se arrepintió de haber dicho que sí (aún antes de saber que la primera opción de Hurley Brown para el posado había sido Paul Newman). “Era muy joven y muy estúpido”, declaró, y aseguró que había perjudicado su carrera y acabado con sus opciones de ser candidato al Oscar por la su papel en Deliverance. La fotografía también catapultó su fama –aunque igual no la fama que él deseaba en ese momento- y le garantizó un lugar en la iconografía popular de nuestra era, mil veces emulada y parodiada.

En 1972, el desnudo de Marisol protagonizó la portada del primer número de “Interviú”.

Marisol, en “Interviú” (1976)

El desnudo. En 1972 el fotógrafo de cabecera de Marisol, César Lucas, sacó por encargo de Carlos Goyanes, marido de la actriz y cantante, unas fotos de la joven desnuda para un proyecto de película con Alain Delon que al final no salió adelante. Cuatro años después, ya roto el matrimonio con Goyanes, las fotografías aparecieron en el primer número de Interviú bajo la proclama Marisol desnuda y joven. La revista despachó un millón de ejemplares.

La reacción. Si para su primer número Playboy se había asegurado de dar la campanada con el desnudo de Marilyn Monroe, en España Interviú intentó hacer algo parecido para su estreno, y desde luego lo consiguió. El resultado es una de las imágenes claves de la Transición: suponía ver a la niña prodigio del desarrollismo como una mujer (aunque en 1976 ya había dado sobradas muestras de haber crecido; mantenía una relación con Antonio Gades y habían tenido una hija juntos) y la sexualización de la figura de Marisol, que en los siguientes años buscaría reconvertirse en Pepa Flores antes de decirle un “ahí te quedas” a toda la industria del espectáculo. El itinerario de las fotos fue azaroso: ni Marisol ni César Lucas cobraron por su publicación, y el fotógrafo llegó a ser procesado por escándalo público y atentado a la moral. Entonces Marisol y César Lucas ya no eran amigos, pero ella le ofreció su apoyo por si podía ayudarle en algo. Al final él salió absuelto del juicio y por Interviú acabarían pasando, con posados, robados y a veces ambas cosas a la vez, el grueso de los famosos españoles.

Enrique Tierno Galván y Susana Estrada, durante la entrega a la actriz de un premio del diario “Pueblo” en 1978. Foto: Marisa Flórez

Susana Estrada, en la entrega de los premios del diario “Pueblo” (1978)

El desnudo. La entrega de los premios del diario Pueblo del año 1978 reunió a nombres dispares de la política y la cultura española: Pilar Miró, Manuel Fraga, Felipe González, Amparo Soler Leal, Santiago Carrillo…, pero la protagonista indiscutible de la noche fue la actriz Susana Estrada. Cuando el futuro alcalde de Madrid Enrique Tierno Galván le entregó un galardón, a Estrada se le salió un pecho. La fotógrafa Marisa Flórez recogió el instante que pasó a formar parte de la memoria inmediata de la Transición española.

La reacción. Susana Estrada ya había ganado notoriedad por desnudarse en el teatro y, junto a otros nombres como Nadiuska y Victoria Vera, se estaba convirtiendo en un emblema del destape, así que, a priori, que apareciese una teta suya en público no tendría que causar un gran impacto. Pero a diferencia de otros desnudos famosos (de la época o de este listado), que eran posados o formaban parte de alguna escenificación, este pertenecía a la vida real, era una situación formal pero casi cotidiana en la que una teta irrumpía deteniéndolo todo (años después, Sabrina en Televisión Española probaría que la mera aparición de un pecho femenino podía seguir paralizando un país). “Podría haberme tapado, pero no hubiese sido coherente conmigo misma, no había nada de lo que avergonzarse”, declaró ella a Valeria Vegas en Vanity Fair, además de negar que el profesor Tierno Galván le dijese la ya mítica frase: “Tápese, no vaya usted a constiparse”. La imagen de una mujer con un pecho al aire rodeada de señores encorbatados, en la que todos sonreían, era la demostración de cómo habían cambiado las cosas, de la libertad simbolizada, a lo Marianne francesa, en una teta. La misma Susana Estrada lo explicaba: “No hay que ver solo el pecho, sino un momento que refleja la apertura del país”.

Demi Moore posó embarazada de siete meses de su segunda hija Scout en 1991.

Demi Moore, en “Vanity Fair” (1991)

El desnudo. Para el reportaje de portada de Demi Moore en el número de agosto de 1991 de Vanity Fair estaba previsto que la actriz luciese un vestido verde del diseñador Isaac Mizrahi. Al final de la sesión, la fotógrafa Annie Leibovitz, amiga de Demi y su entonces marido Bruce Willis, sacó algunas imágenes más de la actriz desnuda, mostrando su barriga de embarazada de siete meses de su segunda hija Scout, al estilo de otras fotos que le había sacado ya durante su primer embarazo. Estaba previsto que esas imágenes fuesen para la pareja, pero cuando Tina Brown, editora de la revista, las vio, pensó que ahí había una portada increíble. Demi y Bruce accedieron sin rechistar. Las ventas del número More Demi Moore (Más Demi Moore) ascendieron hasta el millón de ejemplares y se desató un gran escándalo.

La reacción. La pose y el motivo de la mujer desnuda y embarazada son hoy ya un lugar común, pero a principios de los noventa la estampa de Demi resultaba subversiva y asombrosa. Era una visión de una mujer embarazada y poderosa, llena de fuerza e incluso sexi en una época en la que el embarazo no se asociaba en absoluto con esos valores. En algunos quioscos la pusieron a la venta con una funda de papel, como habían hecho con el disco de Lennon y Yoko Ono y se hacía con las revistas pornográficas. También hubo quién objetó que se trataba de la comercialización de una escena muy privada solo en busca de la publicidad; lo cierto es que Bruce y Demi estaban acostumbrados a utilizar la propaganda en la proyección de sus carreras, y esa imagen fue un escalón más en el camino a convertirla en una de las mujeres más famosas del mundo y de las actrices más reclamadas. La entrevista que acompañaba la imagen, por cierto, no era muy halagüeña y pintaba a Demi como una “egocéntrica y consentida”. Casi nadie recuerda hoy el texto del artículo, pero la foto es historia de nuestro tiempo.

Scarlett Johansson, en Internet (2011)

El desnudo. A principios de 2011 salió la noticia de que un grupo de hackers había logrado acceder a las cuentas de correo de hasta 50 famosas. Desde entonces, se había producido un lento goteo de fotos de famosas desnudas, sobre todo imágenes sacados por ellas mismas, pero fue en septiembre cuando dos selfis de Scarlett Johansson, uno sobre la cama en el que se le veía un pecho y otro de espaldas sacado en el baño, circularon por Phun y Reddit, de ahí a toda la Red y generaron titulares en todo tipo de medios. Algunos portales, como The NYC Independent, insinuaban que podría tratarse de una estrategia publicitaria, mientras que otros, como LA Weekly, comentaban que eran “mucho más elegantes de lo que suele encontrarse en cualquier cinta porno de una famosa”. En una entrevista a Vanity Fair dos meses después, Scarlett contaría sobre las imágenes: “Se las enviaba a mi marido”, refiriéndose a su ya exesposo Ryan Reynolds. “Sé cuáles son mis mejores ángulos. No hay nada malo en ello. No es como si estuviese filmando porno, aunque tampoco habría nada malo en ello igualmente”.

La reacción. La aparición de las fotos de Scarlett, en cuanto a su condición de símbolo sexual generacional y una de las actrices más famosas del mundo, corrió como la pólvora por Internet y fue recibida con alegría y alborozo. Pero también supuso la primera ocasión en la que gran parte de la población cobró conciencia de la vulnerabilidad de la privacidad de un dispositivo móvil, además de iniciar un cambio en la actitud hacia este tipo de hechos. Algunos señalaron la hipocresía de un mundo que adora ver a una mujer joven y atractiva desnuda, pero no ve ninguna contradicción en señalar que si esa persona no quiere que las imágenes no vean la luz pública, no se las haga. Cuando el culpable del robo de las fotos, Christopher Chane, fue condenado a 10 años de prisión, muchos fueron conscientes de que aquello que habían contemplado sin ningún remordimiento ni conciencia de estar participando de algo punible era un delito.

El “celebgate” del foro 4chan (2014)

El desnudo. A finales de agosto de 2014 aparecieron en Internet cientos de fotografías de famosas desnudas o en poses eróticas que habían logrado robar de sus móviles. Fueron publicadas en el famoso foro estadounidense 4chan y de ahí replicadas y compartidas en miles de páginas y redes sociales. Entre las famosas estaban Rihanna, Jennifer Lawrence, Kate Upton, Kaley Cuoco o Kirsten Dunst; siguieron apareciendo nuevas fotos de nuevas víctimas durante semanas. Hubo respuestas de todo tipo por parte de las implicadas; desde negar la autenticidad de las fotos a reírse de la filtración, pasando por múltiples denuncias y quejas sobre la seguridad de Google o ICloud. Pronto el escándalo pasó a ser conocido como celebgate o fappening.

La reacción. Si el caso de Scarlett había iniciado un cambio en la percepción del robo de imágenes privadas, este se verbalizó de veras con el infame celebgate. Frente a la idea extendida de “si no quieres que tus fotografías desnuda salgan de tu móvil, no seas tan tonta de hacértelas”, fue calando en la opinión pública la idea de que aquello era inmoral y podía ser constitutivo de delito. Muchos de los que las habían compartido, como el bloguero Pérez Hilton, las retiraron y se disculparon a los pocos días. El celebgate fue el caso más sonado de todas las filtraciones de desnudos en Internet, aunque no el único ni mucho menos. Fotos de famosas en las mismas circunstancias expuestas sin su permiso siguen apareciendo con cierta frecuencia, y ha quedado claro que no solo las celebridades son objetivo de este tipo de ataques. Hoy, vídeos y fotografías de mujeres anónimas practicando sexo o posando de manera erótica son a menudo distribuidos sin su consentimiento, y el revenge porn es una realidad. Algunos casos acaban en tragedia y otros, los menos, en condenas. Sí fue así con el celebgate; hasta hoy, cinco hombres -Ryan Collins, Edward Majerczyk, Emilio Herrera, George Garofano y Christopher Brannan- han sido condenados a penas de ocho a 18 meses de prisión.

En 2014, Kim Kardashian hizo arder las redes con su desnudo en la portada de “Paper mag”.

Kim Kardashian, en “Paper Mag” (2014)

El desnudo. Podría pensarse que por su práctica de exhibir distintos grados de desnudez en su Instagram día sí y día no, una portada de revista con un desnudo de Kim Kardashian no levantaría mucho revuelo, pero a finales de 2014 Paper mag la sacó (y ella por supuesto publicó también en su Instagram) enseñando el culo con el titular “rompe Internet” y, desde luego, estuvieron cerca de conseguirlo. La sesión de fotos corrió a cargo del fotógrafo francés Jean Paul Goude que recreó con Kim la icónica fotografía de disformia corporal que tomó a la aspirante a actriz Carolina Beaumont en 1976.

La reacción. La llamativa fisicidad de la imagen despertó cientos de miles de comentarios, la mayoría críticos, en los que aparecían agrupados todo el tipo de reacciones que generan estos gestos; desde avergonzarla con el “qué pensarían sus hijos”, con el “qué pensaría su padre”, o con el “ese culo no es real, es cirugía estética/Photoshop” a avergonzarla por haberse quejado de haber salido en el celebgate y luego aparecer desnuda por decisión propia. Otras críticas más elaboradas la acusaban de racismo por emular en una de las fotos –en la que abría una botella de champán mientras sostenía una copa sobre el trasero- un cliché asociado a las mujeres negras, grupo étnico al que además no pertenece, por lo que también la acusaron de apropiación cultural. Además de las diatribas sobre género, raza y clase social que suelen acompañar a los movimientos de las Kardashian, las fotos ratificaban un tendencia insólita para las generaciones anteriores: que un montón de personas fotografiaban y publicaban imágenes de sus cuerpos desnudos a cambio de nada a priori tangible, solo para recibir elogios, invitaciones a ligar o capital social –que luego tal vez monetizarían de alguna manera–. Al fin y al cabo Kim Kardashian era la prueba de que en un delito, como era la filtración de una cinta pornográfica casera, ella –o su madre– habían visto la oportunidad para levantar un imperio.

La revista “Cuore” publicó unas fotografías donde el actor Quim Gutiérrez aparecía completamente desnudo en la playa.

Quim Gutiérrez, Orlando Bloom y Justin Bieber, en la revista “Cuore” y “New York Daily News” (2016)

El desnudo. En agosto de 2016 aparecieron, con pocos días de diferencia, las fotografías de varios de los hombres más deseados completamente desnudos. Primero fue el actor español Quim Gutiérrez, fotografiado por la revista Cuore en Formentera con su pareja Paula Willems (segunda vez que se ofrecía su desnudo integral); luego el New York Daily News sacó al actor norteamericano Orlando Bloom de vacaciones en Cerdeña junto a su novia Katy Perry, y pocos días después el mismo medio publicó unas imágenes del cantante canadiense Justin Bieber (que ya había sido inmortalizado desnudo en Bora Bora un año atrás) con su novia de aquel momento, Sahara Ray, en Hawaii.

La reacción. Como se trataba de imágenes en lugares públicos –playas– y por tanto, legales, el público pudo disfrutarlas sin un ápice de culpabilidad, y en el caso de las fotos de Bloom y Bieber acabaron constituyendo un ejemplo de la llamada cultura de las celebridades: poder seguir, analizar y debatir cada acto de los famosos casi a tiempo real gracias a la cantidad de medios que se dedican a cubrir su existencias y que, en una inesperada vuelta del destino, muchos de ellos publican en redes cada uno de sus movimientos. Las fotos de Bloom y Bieber, como ambos tenían un historial de enemistad y peleas por la misma mujer –Miranda Kerr–, se consideró una muestra muda de rivalidad reducida a su más básica y elemental expresión: un demostrar quién la tiene más grande literal. Páginas de Internet crearon encuestas para comparar ambos penes y hasta Seth Rogen dio su veredicto en televisión.

Fuente: El País Icon. Autora: Raquel Piñeiro.

El desnudo a través de la historia

También Noé, bebió de su vino, se embriagó y quedó desnudo delante de su tienda, hasta que sus hijos, Sem, Cam y Jafet, cubriendo con un manto su desnudez.

San Francisco de Asís se despojó de sus vestiduras ante el altar y echó a correr hacia las puertas del templo. El obispo que estaba presente, le detuvo en su carrera, cubriéndole con un manto.

Isaías anduvo desnudo y descalzo durante tres años, como los cautivos de Egipto y los desterrados de Etiopía, conducidos por el rey de Asiria.

Friné, la cortesana griega de Tespia, pasó en su tiempo, siglo IV antes de Cristo, como encarnación ideal de la hermosura y del vicio. Acusada de impiedad, el orador Hipereides la desnudó en el Aerópago ante los jueces que, sorprendidos por su belleza, la absolvieron.

Salomé se despojó de sus siete velos, en una danza fatídica celebrada en el Tiveríades para obtener la cabeza de San Juan Bautista.

Recordamos, por otra parte, la Danza de la Inocencia, que formaba parte del culto a Diana de Lacedemonia que bailaban ante el altar de la diosa, doncellas espartanas, completamente desnudas con pasos lentos y graves y actitudes correctas y morigeradas.

Las Tres Gracias mostraron sus encantos sin rubor alguno, para atraerse el voto favorable de Paris en el que, al parecer, fue el primer concurso de belleza que se registra en los anales de la mitología.

Más tarde, en los siglos II y III, apareció en el norte de África, una secta herética, conocida con el nombre de adamitas que pretendió reformar la vida en sentido del estado de inocencia original; en el siglo XIV, revivió la herejía en Europa por medio de los Hermanos y Hermanas del Espíritu Libre, conocidos en Alemania con el nombre de “Begardos”, que vagaban desnudos en desenfrenada licencia. Los países de mayor raíz adamita fueron Francia, Holanda y Bohemia, donde se llamaron “Picardos” que, en 1421, fueron ejecutados en la hoguera y en 1781, en virtud del edicto de tolerancia de José II, se reanimaron. Se llamaron más tarde “Marrocanos” para adcribirse después de la secta de “Perfeccionistas” de Nueva York.

Los nudistas, pues, bien pudieran tener su origen en los adamitas, puesto que el nudismo, como doctrina y práctica, se asienta durante el siglo pasado en los países nórdicos. En algunas islas del mar Báltico, la tradición ha seguido ininterrumpida.

El “streaking” americano del mes de marzo, tiene -bien a su pesar-, otro antecedente universitario, ya que, también en marzo de 1118, los alumnos de la escuela parisiense de Notre-Dame, se presentaron en las aulas en traje de Adán, para protestar por ciertas reformas educativas que ellos consideraron lesivas.

Y vemos, como unos bachilleres sevillanos, a fines de 1620, efectuaron una parada en cueros, suponemos que protestando también.

También se despojaron de sus ropas unos cuáqueros ingleses, a principios del siglo XVII, acto que preocupó seriamente al Parlamento. Y el primer “streaking” del país se registra durante la segunda etapa del régimen de Fernando VII, cuando un grupo de estudiantes liberales de la Universidad catalana de Cervera, contrariados y dolidos por el lema que sus decanos expusieron al monarca -“Lejos de nosotros la funesta manía de pensar”-, manifestaron su repulsa, paseando en paños menores por las calles de Cervera, un domingo por la tarde, con el natural alboroto de los vecinos.

En 1908, un grupo de alucinados por supuestas apariciones anunciando el fin del mundo, se reuniron alrededor de una gran pira, donde arrojaron ropas, muebles y toda suerte de objetos, desnudándose a continuación, para impetrar la misericordia y el perdón del cielo. La Guardia Civil dio con sus huesos en la cárcel.

Sin embargo, es la hermos lady Godiva a quien corresponde la maternidad del “streak” contestatario. Lady Godiva, para situarnos, fue una chica, como la del coñac del spot de televisión, que se paseó a caballo desnuda, para liberar a los súbditos de Leofric, su esposo, conde de Mercia y lord de Coventry, de unos elevados impuestos.

En 1040, Leofric, perseguía a la Iglesia, tiranizaba a la pequeña nobleza de Coventry y oprimía al pueblo con elevados impuestos, creando una situación que iba haciéndose insostenible.

Lady Godiva, se apiadó de los súbditos de Leofric, de origen danés, y decidió interceder por ellos, para evitar una rebelión, tan inútil como cruenta. Leofric, que demostró no conocer el carácter resolutorio de su cónyuge, aceptó con ironía la propuesta de lady Godiva, a condición de que ella se pasease desnuda a caballo por la ciudad, convencido de que la dama rechazaría semejante propuesta.

Pero lady Godiva aceptó. Según William Camden, en una versión de este suceso del Medievo, escrita en 1659, la esposa del conde de Mercia, ordenó que en la fecha señalada, nadie osara salir ni mirar a la calle antes del mediodía y que se cerraran todas las ventanas. Luego, realizó el paseo en un caballo blanco; sin embargo, un sastre, apodado Peeping Tom, es decir Tom el indiscreto, violó la orden y presenció el paso de lady Godiva. Según Camden, el sastre perdió la vista torturado por los secuaces del gobernador de Coventry.

En recuerdo y conmemoración del paseo de lady Godiva, el condado inglés, junto al canal de su nombre, a orillas del Sherbourne y a 175 km. de Londres, celebra todos los años una cabalgata a la que concurren no menos de 100.000 personas y que discurre por la calle principal de Coventry, donde se alza un monumento ecuestre a la primera nudista.

Dice Antonio Gala en “Sábado Gráfico”, que el desnudo no es malo. “Hace unos años -añade- en una pequeña pieza musical mía, el estribillo de una canción era éste: ¡”Striptease” mental! ¡Desnudémonos! ¡Desnudémonos! Porque desnudo se anda muchísimo mejor”.

Y los enamorados Sergio y Estíbaliz, resto del primitivo Mocedades, andan por ahí cantando “Volver“, de Juan Carlos Calderón, donde dicen: “Volver desnudos como ayer…”.

Si el desnudo es bueno o es malo, allá cada cual con sus juicios, porque en tema tan delicado, cada uno opinará a su manera; ahora bien, el prêt a porter, los salones de la moda, los grandes modistos, los tejidos de Sabadell o Terrasa, a buen seguro, que no hacen mejor a la gente. Cada uno es como es, en cueros o en chaqué en una recepción, con la corbatita del administrativo o con la furtiva desnudez de un baño en Formentera en agosto.

No olvidemos, aparte las colonias de nudistas, la sauna finlandesa, tan popular en los pueblos nórdicos, donde se recomienda por la acción estimulante del vapor de agua muy caliente, la atmósfera resinosa y ciertas reacciones cutáneas promovidas durante el baño.

En Finlandia, la sauna suele tomarse por lo menos una vez a la semana y toda la familia reunida, acompañada de sus eventuales huéspedes, pues esta práctica, además de que se considera sumamente higiénica, tiene en las costumbres hogareñas un significado casi ritual de buena hospitalidad. El recinto destinado a la sauna ha de hallarse bien caldeado y para producir el vapor, se vierte agua sobre unas piedras cuya temperatura es elevadísima. Los bañistas acostumbran a tomar el baño completamente desnudos (hombres, mujeres y niños de ambos sexos).

Por otra parte, la sauna ya se ha implantado en España, naturalmente por separado y prohibiendo la desnudez completa.

Desde que Adán y Eva utilizaron hojas de higuera para ocultar su desnudez, el hombre jamás ha dejado de hacerse ropas para cubrirse. La finalidad de las ropas es diversa. Protegen de la inclemencia del tiempo, identifican al que las lleva y proclaman su condición o pueden llevarse como un ensalmo mágico o a causa de unas creencias religiosas. Además, naturalmente, cualquier tipo de ropa es también una forma de decoración.

Los materiales más antiguos que se utilizaron fueron las pieles de animales que cortaron y cosieron adecuadamente para realizar sus prendas de vestir.

En la época bíblica, los tejidos básicos fueron la lana y el limo. La palabra que algunos traducen por “seda” no puede serlo, realmente, ya que el gusanode seda era desconocido en aquellos tiempos en Palestina y en los países vecinos. El término puede significar lino fino o algún tipo de prenda extranjera, tal vez un chal.

La prenda interior más antigua fue probablemente algo similar a una falda corta, abierta, que se llevaba sobre el cuerpo directamente y que recibe el nombre de “ezor”.

Fuente del texto: Libro Correr desnudos como el rayo. Autor: J. Soto Viñolo. Ediciones 29, 1974.

Información relacionada:

Revista Nudelot nº 24. Adamitas, desnudos como Adán.
— Los adamitas: Primera parte. Segunda parte.
— Breve historia del naturismo: La antigüedad. La edad Media. La edad Moderna.