Belles Lettres: The Naked Alphabet (1971)

En 1971, los artistas, fotógrafos y diseñadores gráficos holandeses: Ed van der Elsken (10 de marzo de 1925 – 28 de diciembre de 1990), Anna Beeke, Pieter Brattinga (31 de enero de 1931 – 8 de julio de 2004), Anthony Beeke y Geert Kooiman crearon “Belles Lettres” un alfabeto humano, de la A a la Z de desnudos, para el último número de la revista Avant Garde Magazine.

Editado por Ralph Ginzburg y dirigido por Herb Lubalin, Avant Garde Magazine (publicada en Nueva York; enero de 1968 a julio de 1971) fue “una revista reflexiva y alegre sobre arte y política”.

El desnudo Belles Lettres se basa en la fuente “Baskerville Old Face” y fue una adición al alfabeto de damas desnudas de Anthon Beeke (1968), una protesta “contra los alfabetos mecanicistas, supuestamente deshumanizantes, e indescifrables”.

Nota: Haciendo clic sobre cualquiera de las letras del alfabeto puedes visualizarlas en sus tamaños originales, en modo “pase de diapositivas”.

Información relacionada:

El cuerpo desnudo en fotografía: Los alfabetos corporales I
El cuerpo desnudo en fotografía: Los alfabetos corporales II

Vídeo relacionado:

Desnud Arte: Fritz Henle

Comenzando una carrera en Alemania en 1928 que abarcó seis décadas, Fritz Henle (Dortmund, Alemania, 1909-1993) viajó por el Mediterráneo, India, China y Japón en la preguerra de 1930 documentando esos viajes con su confiable Rolleiflex antes de emigrar a los EE. UU. En 1936. Apasionado por el relativamente nuevo medio de fotografía, Henle fue a la vez un exitoso reportero gráfico independiente, trabajando para la revista Life a partir de 1937; uno de los mejores fotógrafos de moda en Nueva York durante los años 40 y principios de los 50; un fotógrafo de retratos buscado por notables en el momento; un documentalista muy viajado cuyo trabajo lo llevó a Asia en los años 30 anteriores a la guerra, más tarde a México, París, en todo Estados Unidos y al Caribe a fines de los años 40, donde viajó por las islas antes de establecerse en St Croix en 1958.

Incansablemente prolífico, Henle publicó diecinueve libros de su trabajo, desde su primer This is Japan en 1936 hasta Casals en 1975. Sus fotografías fueron publicadas durante décadas en innumerables revistas; entre ellas, historias de portada para Life , editoriales de moda filmados para Holiday, Harper’s Bazaar, Mademoiselle, Town & Country y otros, artículos en periódicos de fotografía e ilustraciones en la sección de Viajes del Sunday New York Times.

Numerosas exposiciones individuales que comenzaron con This is Japan en Tokio en 1936 ayudaron a establecerlo como un visionario creativo con una técnica excepcional, un sentido agudo de composición sorprendente y una determinación para capturar la belleza de la vida. Se hizo conocido como “Sr. Rollei” por su dedicación a la cámara de formato cuadrado medio Rolleiflex a lo largo de su carrera.

Su producción fotográfica de desnudos no fue especialmente abundante, pero si de gran calidad, sus fotografías de desnudo femenino en espacios naturales brillan por si mismas.

Posiblemente uno de los fotógrafos más conocidos de América a mediados de la década de 1950, Fritz Henle, quien murió en 1993, ha sido descrito por el fallecido historiador fotográfico, Helmut Gerensheim, como el “último de los grandes fotógrafos clásicos”.

La última década de la vida de Henle estuvo comprometida con la preservación del trabajo de su vida por el cual trabajó sin cesar para preservar y, en última instancia, formar parte del Centro de Investigación de Humanidades Harry Ransom de la Universidad de Texas en Austin. Allí, Henle y sus herederos crearon, editaron e imprimieron una Master Print Collection a lo largo de esa década de más de 1,200 imágenes seleccionadas por Fritz.

En 2009, el Centro celebró el centenario de Fritz Henle con la exposición y la publicación “In Search of Beauty, de Roy Flukinger”. La monografía es la retrospectiva y biografía más completa de este notable fotógrafo.

El Fritz Henle Estate continúa el trabajo de preservación del Archivo Fritz Henle.

En 2017, una gran parte del Archivo Fritz Henle fue donado al Harry Ransom Center para su preservación continua y accesibilidad para investigadores y laicos por igual.

Más información, exposiciones, porfolios, libros, biografía, etc. en su website: Fritz Henle.

Nace el streaking

Caricatura en el Daily Princetonian que representa a los streakers que interrumpen la conferencia de historia romana de Frank Bourne, marzo de 1974.

El streaking nació en la primavera de 1974 en algún lugar del sur de Estados Unidos. Unos dicen que en Memphis (Mississipi) y otros se inclinan por alguna ciudad soleada de Florida. Se dice que en Memphis, universidad conservadora que cuenta con 20.000 estudiantes, un domingo por la noche dos jóvenes guardias de la Universidad, aparecieron desnudos cerca de un dormitorio femenino. Otros guardias de uniforme, no tardaron en deternelos, pero el streaking había comenzado.

La prensa norteamericana ha informado que Rocky Janda y Dwinght Lee fueron los primeros que practicaron el streak, según los cánones. Abrieron súbitamente una puerta y aparecieron “elegantemente” desnudos en una pista de tenis, mientras se disputaba un torneo. Llevaban tan sólo unas zapatillas de tenis y unos calcetines de lana. Atravesaron corriendo la pista, entre el asombro del público.

Rocky Janda, manifestaría después de la exhibición: “Realmente sentí algo soberbio. Por primera vez en mi vida, conseguí lo que me propuse. Y no he causado daño a nadie”.

Se dice igualmente que el padre de streak fue un estudiante universitario de los Estados Unidos al que una noche, un súbito trastorno intestinal, obligó a arrojarse de la cama, buscando los servicios. No falta quien asegura que el streak pudo nacer en una playa. Que alguien dijo, quizá despojándose de su mínima indumentaria: “Nixon debería desnudarse”. Y la alusión al tristemente célebre “Watergate”, comenzó a orientar una nueva forma de protesta.

El streak tiene su origen en el nudismo. El nudismo, como sistema y práctica colectiva, difiere de la desnudez primitiva o casual. Forma parte de la rebelión contra la civilización actual. Los nudistas consideran que la excesiva insistencia en el vestido, produce un estado mental insano por lo que al cuerpo humano respecta, aparte de impedir que los rayos solares alcancen a todo el organismo. El desnudismo está relacionado con un movimiento general de “retorno a la naturaleza”; los naturistas estiman que las sociedades primitivas y sus normas de vida eran superiores a las actuales. El movimiento se complementa con la búsqueda de dietas a base de alimentos más naturales.

En los Estados Unidos y Europa, existen campos especiales donde se practica el nudismo.

En los Estados Unidos y Europa, existen campos especiales donde se practica el nudismo, incluso por familias enteras. Solamente en los Estados Unidos, existían entre 1930 y 1940, más de 100 campos, así como múltiples revistas que defendían el movimiento. Éste se inició en Alemania después de la I Guerra Mundial como parte de la rebelión postbélica contra las viejas tradiciones o convencionalismos y se extendió rápidamente a otros países.

El desnudismo gozó de gran popularidad en su época de apogeo. Los colaboradores de prestigiosas revistas que visitaron los campos estimaban que, una vez superada la primera impresión, la falta de vestidos nada parecía tener de extraño.

En España, aunque en menor grado, también cuajó esta doctrina naturista. Caballeros de Reus, de Figueras, de Alcoy, de Barcelona, amigos del escritor José María Carandell, le confesaron que amigos suyos o familiares, practicaban todavía el nudismo. Alguien que lo hizo durante muchos años hasta el treinta y seis, dijo que solían acogerse para sus ejercicios en las frondas del Tibidabo, en Barcelona, donde por cierto está constituida una “Sociedad Naturista”, discreta y celosa de sí.

Y de cualquier forma, recordemos, por ejemplo, como cualquier ocasión es buena -o la hacen buena- para practicar el nudismo. Treinta extranjeros de ambos sexos, fueron sorprendidos por un comerciante de Arrefice, cuando se bañaban totalmente desnudos en la playa denominada “Puerto de Muelas”, situada en la costa sur de aquella isla, a cuarenta kilómetros de Arrefice. Fue, a finales de marzo, en plena “Primavera del Streaking”.

Un grupo de streakers en la Universidad de Princeton, marzo de 1974. Foto del Daily Princetonian.

El nudismo en el “campus” también tiene su propia y orgullosa tradición. Fred R. Pierce, de 74 años, confesó en el semanario Newsweek, que él había sido expulsado de la Universidad de Stanford por exhibirse desnudo para ganar una apuesta de 5 dólares. “Yo no corrí, sino que me arrastaba”, añadió Pierce, a quien su exhibicionismo no estropeó su carrera, ya que llegó a ser presidente del Tribunal de Apelación de California.

Pierce juzga de forma tolerante a los streakers. “Son tan sólo un puñado de muchachos locos. y yo también fui un muchacho loco”.

Como todos los movimientos que subvierten el orden establecido, el desnudismo ha tenido muchos contradictores. El primero y más importante, la Iglesia Católica que, estimándolo una seria amenaza para la moral, lo denunció vigorosamente.

Fuente del texto: Libro Correr desnudos como el rayo (fragmento). Autor: J. Soto Viñolo. Ediciones 29, 1974.

Vídeo relacionado: