Croacia busca reavivar la llama del naturismo

Turistas descansan al sol en Koversada, el mayor camping naturista de Croacia.

Croacia fue durante mucho tiempo un gran destino del naturismo, gracias a sus apartadas calas, que atraían a la costa adriática a turistas de toda Europa. Pero esta práctica cada vez tiene menos adeptos, y de mayor edad, y el país busca cómo volverla a impulsar.

“Para mí el naturismo es libertad”, dice Dusan Salomon, un esloveno de 65 años que lleva más de medio siglo viajando a Koversada, el mayor campamento naturista de Croacia, donde uno puede deambular desnudo para las actividades en el exterior, aunque debe vestirse para entrar en tiendas y restaurantes.

Dusan y su esposa, Katarina, se dicen afortunados porque a su hija y su nieto de 20 años también les gustan estas vacaciones en Koversada, un inmenso complejo de 100 hectáreas situado en Istria, una península del noroeste cercana a Italia.

Una señal callejera en Vrsar, cerca de Koversada, muestra que están prohibidos los trajes de baño.

Y es que casi toda la clientela tiene más de 40 años. “Para las generaciones más jóvenes, el naturismo ya no tiene el atractivo que tenía para sus padres”, lamenta Nenad Skuflic, gerente de Adris Group, la empresa que gestiona Koversada.

El campamento actual puede acoger hasta 6.000 turistas, ya sea en tiendas de campaña, autocaravanas o apartamentos. La clientela es casi exclusivamente extranjera, ya que los croatas no suelen acampar y frecuentan poco las estructuras de turismo organizado en Croacia.

La cifra puede parecer elevada pero está lejos de los 15.000 campistas naturistas que se apiñaban cada verano en la década de 1980.

Koversada está ubicado en Istria, una península del noreste cerca de Italia.

Entonces, Croacia era, junto con Alemania y por detrás de Francia, uno de los líderes europeos del naturismo, señala Jerko Sladoljev, fundador de la asociación de campamentos de Croacia y ex dirigente de la asociación de turismo de Istria.

Hasta el rey de Inglaterra

Koversada, el primer campamento naturista comercial de Europa, se fundó en 1961. El movimiento ya contaba con una sólida tradición en Croacia que se remontaba a los años 1930.

De hecho, el rey de Inglaterra Eduardo VIII provocó un enorme escándalo en 1936, al bañarse desnudo en la isla de Rab con su amiga estadounidense Wallis Simpson, por la que renunciaría a la Corona de Inglaterra.

El camping naturista abrió en 1961 como el primer camping naturista comercial de Europa. Ahora, puede albergar a unos 5000 turistas a la vez en carpas, casas rodantes o apartamentos.

“Todos los grandes periódicos europeos hablaron de ello. Fue una publicidad enorme para el naturismo de la que nos beneficiamos mucho sin ni siquiera darnos cuenta”, afirma Jerko Sladoljev.

En dicha isla, el austríaco Richard Ehermann había creado esa misma década un campamento naturista, en reacción a la prohibición por Adolf Hitler de tales lugares en Alemania, cuna del movimiento.

Un turista entra al agua en el camping naturista de Kanegra, cerca de Umag, en el norte de la península de Istria, en la costa del Adriático.

Gracias a esa larga tradición, Croacia, a pesar de ser un país muy católico, se volvió más tolerante con el nudismo en las playas que países latinos como Italia y España. El comunismo de la época de Tito, que quiso mantener las distancias con la Iglesia, explica también esta tolerancia.

El sol se pone en Koversada, que busca retornar a los días de gloria de la década del 80, cuando cuando recibía hasta 15.000 naturistas.

A mediados de los años 1980, Croacia contaba con 34 campamentos naturistas. Pero su éxito fue desvaneciéndose con la emergencia de los campamentos naturistas italianos o españoles en esa misma década, y con la posterior pérdida de adeptos del movimiento.

Actualmente, en Croacia no quedan más que nueve campamentos.

“Mercado de nicho”

Los adeptos del naturismo sueñan con recuperar esa “belle époque” en Croacia. Muchos consideran que para lograrlo, el país debe apostar por la gama alta, privilegiando las estructuras pequeñas –campamentos reducidos o urbanizaciones de casitas y apartamentos chicos– para crear un “mercado de nicho”, señala Jerko Sladoljev.

El año pasado, 19 millones de personas visitaron Croacia.

El año pasado, 19 millones de personas visitaron Croacia, la mayoría de ellas la costa adriática. Pero solo hubo 300.000 nudistas, sobre todo alemanes, eslovenos, austríacos y holandeses, según cálculos de la Federación de Naturistas croatas.

No obstante, uno de cada diez turistas nada ocasionalmente desnudo en esta costa adriática repleta de calas protegidas de las miradas, según dicha federación.

Vojko y Vesna Blaznik, una pareja de eslovenos de la capital Liubliana.

Fue precisamente por la gama alta por lo que apostó Valalta, otro campamento naturista de Istria creado a finales de los años 1960 y que fue renovado para seducir a la clientela contemporánea.

La dirección invirtió recientemente en nuevos apartamentos, en la mejora de las playas y en infraestructuras para los niños.

Uno de los mejores campamentos de vacaciones de Europa.

Y desde 2013, es designado regularmente como uno de los mejores campamentos de vacaciones de Europa por el Automóvil Club Alemán ADAC.

Fuente: infobae.com Texto: Lajla Veselica. Imágenes: Denis Lovrovic.

Desnudos y baños mixtos en el Manzanares: la historia inédita del Siglo de Oro

La costumbre de los españoles de bañarse desnudos en los ríos, hombres y mujeres juntos, no concordaba con la idea de aquella España católica preservadora de la “buenas costumbres morales”.

Baños en el Manzanares en el paraje del Molino Quemado (Museo de Historia de Madrid).

La imagen de una Edad Media oscura, fanática, insalubre, dominada por los hombres y obsesionada con la represión sexual se repite en cada escena de cine y pasaje de literatura que elige este periodo para ambientarse. Con la misma poca precisión histórica, en el caso español se extienden estos tópicos a principios de la Edad Moderna, de modo que la tétrica estampa de la España de los Reyes Católicos y de la posterior sobriedad de los Austrias lo domina todo. Nada más lejos de la realidad…

En cuanto se acude a las fuentes del periodo, desde estampas cotidianas a escritos y cartas, resulta fácil refutar mitos como que marido y mujer no se veían jamás desnudos o que “ir en pelota” (del vocablo pellote, prenda que iba sobre la saya o el brial durante los siglos XIII y XIV) era prácticamente un pecado. Desde su cuenta en Twitter y en sus blogs Indumentaria y costumbres en España (desde la Edad Media hasta el siglo XVIII) e Historias para mentes curiosas, la experta Consuelo Sanz de Bremond Lloret se dedica a diario a desmitificar este tipo de tópicos fuertemente arraigados en la mente de la gente y a señalar episodios desconocidos de nuestra historia.

Buen ejemplo de ello es la costumbre de los españoles de bañarse aún en el Siglo de Oro desnudos en los ríos, lo que, a ojos de los viajeros, no concordaba con la idea de esa España católica, preservadora de la “buenas costumbres morales”. En su blog, esta experta en indumentaria de la Edad Media y el Siglo de Oro relata que hombres como mujeres acudían en el siglo XVI y XVII al río durante las fiestas veraniegas para disfrutar, sin tapujos, de sus aguas. Algunos usaban camisas para bañarse, pero otros no dudaban en hacerlo sin nada encima. También era habitual hacerlo cuando el sol ya se había puesto.

De este nudismo en el Manzanares, el genio de las letras Francisco de Quevedo se refiere en uno de sus romances:

“Descubre Manzanares secretos de los que en él se bañan
Manzanares, Manzanares,
arroyo aprendiz de río,
tú que gozas, tú que ves
en verano y en estío
las viejas en cueros muertos,
las mozas en cueros vivos”.

Otro tanto de lo mismo decía el novelista y dramaturgo Luis Vélez de Guevara en su obra “El diablo Cojuelo” (1641):

“Daban en Madrid, por los fines de julio, las once de la noche en punto, hora menguada para las calles y, por faltar la luna, jurisdicción y término redondo de todo requiebro lechuzo y patarata de la muerte. El Prado boqueaba coches en la última jornada de su paseo, y en los baños de Manzanares los Adanes y las Evas de la Corte, fregados más de la arena que limpios del agua, decían el Ite rio est”.

En este sentido, Consuelo Sanz de Bremond Lloret destaca en su entrada dedicada a esta curiosa costumbre madrileña la impresión que causaba la costumbre a los viajeros y visitantes venidos de fuera de la Península Ibérica. Es el caso del Cardenal Francesco Barberini, que anotó en su diario en 1626:

(…)en cada fiesta el Diablo quiere su propio altar, y así, si por una parte se desarrollan adecuadamente tal y como apenas [se ha descrito], por otra el desorden no es poco ya que, por el calor que trae la estación y por hacerse la vigilia en esta noche (23 de junio), gran parte de la ciudad y sobre todo las mujeres, va a aquel río Manzanares, al puente Segoviano, y allí gentes del populacho, tanto hombres como mujeres, se lavan entremezclados con poco recato para el servicio del alma. Aquellos otros de mejor condición pasan la velada yendo de arriba abajo, así como entrando con las carrozas en el río para gozar de las locuras de estos primeros. Acostumbran la mayoría de las mujeres a acudir aquí esta noche y al amanecer aparecen desgreñadas, adornando las carrozas y los caballos con vegetación y flores, que en definitiva parece una arcadia, el Siglo de Oro respecto de la libertad y de la poca vergüenza. Entre estas mujeres se ve también a gentiles damas que con el pretexto de creer que el fresco de aquella noche les hará bellas sus cabelleras y se las mantendrá, descienden de sus carrozas y con el acompañamiento adecuado despeinadas caminan paseando y pavoneándose”.

La extraña alianza

Siglos después de aquellas estampas, a principios del siglo XX, nació el movimiento Naturista en Europa. En 1898, se fundó en la Alemania occidental el primer “Freikörperkultur” (FKK), un club donde los amantes de la desnudez en lugares públicos podían compartir su particular afición. El movimiento, que heredaba muchas de las ideas de los higienistas decimonónicos, enemigos de la Industrialización, defendía la “libre cultura del cuerpo” y una convivencia plena con la naturaleza. De Croacia a Francia, la extraña moda se extendió por Europa.

En Alemania, una parte importante de este movimiento de exaltación del cuerpo y del campo devino en una corriente nacionalista que exaltaba la sangre germana; sin embargo, paradójicamente, encontró un abrupto final con el ascenso del Nacionalsocialismo, que, lejos de seguir promoviendo estas prácticas, prohibió de facto el nudismo. Al contrario que allí, como explica Carmen Cubero Izquierdo en su libro “La pérdida del pudor. El naturismo libertario español“, este movimiento llegó a España vinculado, en parte, a las corrientes anarquistas de principios del siglo XX. Se hiló así ideológicamente el Naturismo a la denuncia del sistema moral conservador y, en eso sí como en otros países, al rechazo por la vida urbana y el hacinamiento.

En los albores de este movimiento, los recovecos del río Manzanares se convirtieron en un lugar habitual de reunión tanto para grupos anarquistas como para hombres y mujeres “desnudistas” (como se las llamaba entonces) que hacían excursiones por esta zona, en ocasiones armados con rifles para protegerse de redadas y detenciones policiales. Tomaban baños de sol tal y como lo hacían sus antepasados para volver a unirse a la naturaleza y lograr su emancipación, según defendía este movimiento.

Fuente: ABC Historia. Texto: César Cervera.

El club nudista más antiguo de Canadá celebra su 80 aniversario

El club nudista más antiguo de Canadá, el VanTan Club, celebró el pasado sábado 10 de agosto su 80 aniversario.

Fundado en 1939, el club fue el primero en su tipo en abrir en Vancouver, así como en el país. Durante el inicio del club, no muchas personas tenían automóviles y, como resultado, llegaban a la propiedad del club en autobús o a pie.

Hoy en día, el club se reúne en una propiedad de North Vancouver, pero ya no tienen una casa club. Sin embargo, la propiedad ofrece, “una sauna de leña y una bañera de hidromasaje, instalaciones para voleibol, bádminton, herraduras, tejo, croquet, equipo de juegos para niños, etc. con amplios céspedes para tomar el sol y muchos árboles de sombra”.

Los posibles miembros deben visitar la propiedad hasta tres veces para determinar si se considerará su solicitud de membresía. El club se describe a sí mismo como amigable, pero sin imponer la libertad personal y la privacidad de cada miembro. También se describe a sí mismo como un “club naturista familiar” y está afiliado a la American Association for Nude Recreation.

Daniel Jackson, portavoz del VanTan Club, dijo a Vancouver Is Awesome en un correo electrónico que el club una vez tuvo que colocar ‘anuncios crípticos’ en los periódicos para atraer a nuevos miembros: el nudismo no era tan aceptado socialmente como lo es ahora. Sin embargo, en los años 60 y 70, la práctica se consideraba más socialmente aceptable; las familias más jóvenes comenzaron a unirse al club y el número de miembros creció sustancialmente.

Jackson señala que el Club da la bienvenida al público a visitar el club en dos casas abiertas cada verano, y los alienta a comprender de qué se trata la práctica. También tienen carrozas en los “Lynn Valleys days y Canada Day parades“.

Actualmente, el Club tiene unos 50 miembros, pero no todos acuden el mismo día. Como tal, los visitantes tienen un amplio espacio para relajarse y disfrutar de la propiedad pacífica de tres hectáreas.

Obtenga más información sobre VanTan Club aquí.

Fuente: vancouverisawesome.com Texto: Elana Shepert (Texto original en inglés).

Desnud Arte: Gerhard Riebicke

Gerhard Riebicke (1878-1957) era un artista alemán conocido por sus fotografías de desnudos de personas dedicadas a actividades deportivas. Sus fotografías en blanco y negro resaltaban las muchas formas en que el cuerpo podía moverse a través de imágenes de hombres y mujeres bailando, luchando y corriendo. Sin embargo, sobre todo, el trabajo del artista idealizó la salud y la belleza en la Europa postindustrial al mostrar imágenes románticas de mujeres elegantes y hombres musculosos.

Las imágenes ofrecían un contraste con el estilo de vida irremediablemente alienado que la gente enfrentaba en todo el mundo industrializado. Los problemas eran los mismos en aquel entonces y también las ideas de cambio: el eco-movimiento, la liberación sexual y la salud otorgada por la naturaleza no son descubrimientos de la contracultura de los años sesenta, estas ideas están profundamente arraigadas en la historia cultural europea.

Nacido el 6 de febrero de 1878 en Lausitz, Alemania, Riebicke pasó la mayor parte de su infancia en Suiza, y más tarde estudió en la Universidad de Tübingen. Después de completar sus estudios, Riebicke trabajó temporalmente como fotógrafo de prensa en Berlín hasta que abandonó su carrera en el periodismo para dedicarse al arte.

Su amigo cercano, el maestro Adolf Koch, invitó más tarde a Riebecke a trabajar en la Escuela de Educación y Nudismo, donde tomó muchas de sus fotografías más conocidas. Durante todo el régimen nazi, Riebicke trabajó principalmente en fotografía deportiva y apareció en varias publicaciones contemporáneas, pero finalmente fue objeto de censura por parte del Tercer Reich. Riebicke murió en 1957 en Berlín, Alemania.

Fuentes: doorofperception y Naturismo Perú ANNLI.

Nota: Haciendo clic sobre cualquiera de las fotografías puedes visualizarlas en sus tamaños originales, en modo “pase de diapositivas”.