Celebran con bodypainting el vínculo entre humanidad y naturaleza

Muestra Imágenes de Patricio Robles Gil y otros siete fotógrafos, con un ensayo de Federico Reyes Heroles; proyecto auspiciado por el Congreso Mundial de Tierras Silvestres.

Circula en librerías de México (también en Internet) el álbum fotográfico Cuerpos pintados. Rituales salvajes (Editorial Océano, 2019): diseño y producción del fotógrafo Patricio Robles Gil y ensayo de Federico Reyes Heroles. En noviembre del año 2009, en el marco del Noveno Congreso Mundial de Tierras Silvestres (Wild 9), un grupo de artistas plásticos, fotógrafos y modelos, bajo coordinación de Patricio Robles Gil, se dio cita en la hacienda Tekik de Regil (El lugar de la sangre) de Yucatán para participar en una acción plástica singular: pintura corporal (bodypainting) en correlación con la naturaleza.

“Este libro cuenta la historia de ese ejercicio realizado hace 10 años: un acto que demostró hasta qué punto siguen vivos entre nosotros los aspectos rituales de un acto ancestral. En esta colección de imágenes se plasman, desde la perspectiva de la estética moderna, las proximidades espirituales de esa práctica de índices contiguos a lo litúrgico”, apunta, en la introducción del cuaderno, Patricio Robles Gil, presidente de la fundación Unidos para la Conservación.

El lector tiene en sus manos un catálogo que conjuga la imaginación gráfica de los artistas plásticos participantes (Carmen Parra, Fernando González Cortázar, Maria Sada, Álvaro Castillo, Eustaquio Cortina…) y la  ponderación visual de los fotógrafos (Jack Dykinga, Thomas D. Mangelsen, Patricia Robles Gil, Michael Nick Nichols…), que permitió suscribir un evento efímero (bodypainting) en un pergamino visual conformado por más de 50 iconografías untadas de la luz de los pinceles sobre la piel.

“La piel fue la primera superficie utilizada para la expresión pictórica. Los diseños sobre la piel y sus designios: guerra, religión, festejo, duelo. Colores con distintas codificaciones y, por supuesto, lo lúdico: pintarse el cuerpo por el simple gusto de hacerlo y con ello ser otro. Alterar el estado natural de la piel en los cortejos, las cosechas o la guerra. Este libro da testimonio de ese ritual de registro milenario vigente en pleno siglo XXI”, precisó, en entrevista con La Razón, el escritor y comentarista político, Federico Reyes Heroles.

¿Búsqueda de resaltar la belleza o acentuar ciertos rasgos? Cuando se trata de adornar o decorar el cuerpo el impulso es otro. Los colores utilizados son muchos más llamativos, más festivos y mucho más variados.

¿Obsesión atávica por ornamentar el cuerpo? Hay una curiosidad por lo sobrenatural en los seres humanos. En esas imágenes sobre la piel se invocan demonios y dioses. Esos impulsos están asociados con la imaginación y el exotismo.

¿Importancia de este libro? Patricio Robles Gil da testimonio de un encuentro excepcional ocurrido hace diez años, que posee asombrosa vigencia. Su aportación mayor se sustenta en la propuesta de lo ético empalmado con lo estético. En el libro se rescata la esencia ancestral para ponerla al servicio del presente y del futuro.

¿Quebrantamiento de los esquemas del bodypainting? No hay una exacerbación del desnudo: la desnudez como una alegoría del regreso a nuestros orígenes. Cuerpos que se transforman y son registrados por la cámara. El asombro, objetivo primordial. La desnudez en mudanza con la creación. Hembras y varones se han convertido en obra de arte. La piel como un lienzo inagotable. Este libro es más que todo, un homenaje a la vida en su articulación con la naturaleza.

¿Erotismo armónico con la naturaleza? Bodypainting sin “cuerpos perfectos” de mujeres hermosas. Fotografías que se convierten en la crónica de un evento singular.

Cuerpos pintados. Rituales salvajes (Hojear el libro aquí)
Autores: Patricio Robles Gil (diseño, producción y fotografía) Federico Reyes Heroles (ensayo)
Editorial Océano 2019

Fuente: La Razón de México. Texto: Carlos Olivares.

Desnud Arte: Antonio Canova

Antonio Canova (Possagno, actual Italia, 1757 – Venecia, 1822) Escultor italiano. Junto con el danés Bertel Thorvaldsen, Antonio Canova es el máximo exponente de la escultura neoclásica europea, de forma análoga a como el francés Jacques-Louis David fue el gran maestro del neoclasicismo pictórico. A causa de sus modestos orígenes familiares, no pudo realizar estudios artísticos y comenzó practicando otros oficios. En 1768, a raíz de su traslado a Venecia, Antonio Canova empezó a dedicarse a la escultura, y rápidamente alcanzó una fama y un prestigio que mantuvo durante toda su vida.

Sus primeras obras venecianas, como Orfeo y Eurídice o Dédalo e Ícaro, están impregnadas todavía del espíritu barroco que reinaba en la ciudad de la laguna. Cuando era ya un artista consagrado, se estableció en Roma (1781), donde definió el estilo que lo caracteriza, inspirado en la Antigüedad clásica y poderosamente influido por los principios teóricos de Winckelman, Milizia y otros autores cuyas doctrinas se hallan en la base del nacimiento del estilo neoclásico.

Sus primeras obras del período romano, como Teseo y el Minotauro, manifiestan ya la maestría técnica y la perfección en el acabado que le eran habituales. De hecho, todas sus obras fueron fruto de una larga elaboración, de una ejecución realizada con un detallismo casi artesanal. No fue Antonio Canova un escultor nato y de cincel fácil, sino que se forjó a través del estudio y el trabajo; mediante la práctica diaria del dibujo, por ejemplo, perfeccionó su plasmación del desnudo y superó las deficiencias de sus primeros estudios anatómicos.

El nombre de Canova se asocia esencialmente a esculturas de mármol de acabado y pulido perfectos, que encarnan la belleza ideal y son frías y distantes, libres de la expresión de cualquier sentimiento o turbación. Este escultor, que encarna de maravilla el gusto de su tiempo, plasmó la belleza natural en reposo, libre de cualquier movimiento espontáneo y con una monocromía y simplicidad que contrastan vivamente con la etapa precedente.

En su estudio romano desplegó una enorme actividad para poder atender todos los encargos que recibía de las más destacadas personalidades del momento, desde Napoleón hasta Catalina la Grande de Rusia. Era ya por entonces el principal escultor del estilo neoclásico, condición con la que se ha perpetuado su figura en la historia del arte.

En esta línea se inscriben sus dos creaciones más conocidas: el retrato de la hermana de Napoleón, Paulina Borghese, y Las tres Gracias. Paulina Borghese está esculpida como una Venus, sobre un diván, con la elegancia y la ligereza características de Canova. Las tres Gracias encarnan el desnudo femenino en toda su perfección, y en ellas el artista parece querer reflejar algo de su mundo interior.

Canova tiene, además, el mérito de haber renovado profundamente el género del sepulcro monumental, gracias a los que esculpió para los papas Clemente XIII y Clemente XIV. Entre las muchas efigies oficiales que realizó es particularmente célebre el Napoléon desnudo, cabal ilustración de los ideales neoclásicos. Su fama como artista le abrió numerosas puertas y lo convirtió en un hombre enormemente influyente, a quien el Papado encomendó algunas misiones delicadas, como la recuperación de las obras de arte expoliadas por Napoleón.

Fuente: Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea.

Información relacionada:

Antonio Canova. Italia 1757-1822.
Canova, lo genuino es tocar.
El desnudo en el arte: La escultura de Antonio Canova.

Vídeo relacionado:

Veinte años difundiendo nudismo

Veinte años han pasado desde que aquel 30 de diciembre de 1999 decidí publicar en la red la primitiva web “Lugares Naturistas 1999/2011” a la que han seguido tres blogs, “Info Lugares Naturistas 2008/2009”, “Info Nudismo 2009/2019” y el actual “Histonudismo 2019/…” ¡Veinte años que se cumplen hoy! Algo inimaginable siquiera en los inicios de mis primeros pasos por Internet.

La idea de esa nueva web me tentaba poderosamente, pensé que habría muchas personas como yo que no conocían lo que era el nudismo naturismo y donde practicarlo, y quizás nunca llegarían a conocerlo por la falta de información, casi inexistente en aquella época. Así que un buen día decidí crearla, las dificultades no faltaron, totalmente autodidacta tuve que superar problemillas técnicos, enlaces que fallaban, páginas que no se abrían, imágenes que no se veían, incomprensiones, etc.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Evolución de Lugares Naturistas, Info Nudismo e Histonudismo de 1999 a 2019

Pero hoy, los más de 10.000.000 de visitas recibidas hasta la fecha en la web y los blogs, y los más de 37.000.000 de páginas vistas desde 195 países han demostrado su utilidad y que no me equivoqué, nunca sabré cuantos datos e informaciones habrán sido mínimamente útiles para esa numerosa cifra de visitantes durante la ya larga historia de este proyecto informático.

Un proyecto que día a día crecía y se enriquecía en contenidos, y sobre todo, un sitio (no el único afortunadamente) que sirvió durante mucho tiempo para su propósito de informar abierta y libremente, convirtiéndose durante las dos últimas décadas en un referente de y para nuestro colectivo nudista.

Con el convencimiento de que hay suficiente material generalista publicado en la red y de calidad como para poder explicar con claridad y detalle que es “esto tan raro del nudismo” y contribuir así a que nuevas personas empiecen a conocerlo y practicarlo, y con la sensación de haber terminado una etapa de mi periplo por las redes y el nudismo llegó el momento de dar un giro y cambiar el sentido de lo que he estado haciendo hasta ahora.

Por todo ello, en junio de este mismo año decidí cambiar “Info Nudismo” por “Histonudismo”, este último blog pensado con el objetivo de conservar y guardar para la memoria colectiva todas aquellas historias e historia del nudismo, naturismo y desnudo artístico, que son muchas e interesantes (algo que apenas existe en la red) y que estoy seguro supondrá para los visitantes de esta nueva etapa una interesante experiencia donde ya tienen acceso a más de ciento cincuenta entradas o posts.

En el Facebook Racó de Conill se define Histonudismo como: “Un almacén de contenidos nudistas que se van sumando con cada entrada. La selección a partir de noticias en prensa o contenidos de diversas fuentes que siempre se citan hace que sea un lugar muy entretenido en el que se descubren muy diversos aspectos del Nudismo. Así se alternan estudios históricos (desde la desnudez en sociedades de la Antigüedad a los avatares del movimiento naturista durante el siglo XX) con valoraciones artísticas o recopilaciones de noticias más recientes. Como contenedor de mucha información es muy útil para aprender y entrar más a fondo en la ideología y la vivencia nudista.” No pueden explicarlo mejor.

Argentina. Los inicios del nudismo

No cabe duda de que el nudismo ha dejado de ser una curiosidad.

Sin embargo, no deja de asombrar que, en Castelar, en 1934, ya lo practicaran. Francisco Verding, Agustín Puyo y Roberto Ferrer, quienes lo hacían en forma individual y que tuvieron la idea de formar una comunidad nudista en la zona.

La tarea no les resultó nada fácil, primero eran sólo veinte, pero cuando llegaron a cien decidieron que debían tener un espacio para poder desarrollar la actividad.

Una vez que consiguieron financiar el proyecto, los dueños de los campos cercanos no querían que en sus propiedades se practicase el nudismo. Al querer crear la asociación nudista se sintieron perseguidos y mal interpretados, hasta que pudieron contactarse con un nudista que les ofreció su campo y su propiedad para poder hacerlo.

De esta forma nació el grupo PANDA, siglas que significaban (Primera Asociación Naturo Desnudista Argentina), en 1934. El grupo se reunía a orillas del río Reconquista, a 4 km del Puente Márquez. La noticia no tardó en llegar entre quienes veían con ojos raros la propuesta.

Aparecían curiosos por todos lados, autos, motos o bicicletas llegaban hasta el lugar para ver qué sucedía en esa extraña colonia. Hasta algunos utilizaban sus aviones para tener una vista diferente.

La idea de aquellos nudistas era la práctica de la naturaleza, hacían gimnasia, danzas rítmicas, juegos, descansos y conversaciones. Se juntaban los domingos, ya que en la semana todos tenían otras actividades. Cuando el día terminaba, todos iban a darse un chapuzón al río.

Aquellos encuentros eran un lugar de paz y armonía donde no se podía fumar ni beber, así como tampoco formar parejas aisladas, quienes no cumplían con el reglamento podían ser expulsados. El reglamento también establecía que estaban prohibidas las conversaciones sobre política, religión o cualquier tendencia social.

La Nación publicaba lo siguiente el 18 de diciembre de 1934: “Sostendrán los adamitas o nudistas de Castelar que nadie puede privarles de la libertad de poner práctica lo que piensan. Es cierto. Más tampoco se puede privar a los que pasean por aquellos parajes del derecho de hacerlo sin herir sus escrúpulos. En este sentido es irreprochable la interpretación policial. No tenemos por qué molestar a los adamitas a condición de que no molesten. Es lo que olvidaron en Castelar. En adelante ejercerán sus principios en sitios que no sean públicos”.

Seguramente, la presión de la época fue muy grande y por ello tuvieron que dejar de reunirse. Lo que no podemos negar es que, sin duda, fueron adelantados en la zona oeste del Gran Buenos Aires.

Fuente: Revista Nudelot – Diciembre 2019.

Información relacionada:

Nudismo en Argentina: orígenes, playas y anécdotas del culto a la liberación.
Nudelot – La Revista Naturista de Argentina y América Latina.